El apoyo de la ONU, verdades a medias: Gómez Martínez

El apoyo de la ONU, verdades a medias: Gómez Martínez

26 de Enero del 2016

El exembajador y excongresista Miguel Gómez Martínez considera que el supuesto apoyo de la ONU al proceso de paz de Colombia no es como lo describe el presidente Santos.

Realmente es la Celac la que tendrá el encargo de supervisar el desarme “y este organismo no tiene ni los dientes ni la autoridad para ejercer esa delicada función que es vital para la consolidación del proceso de paz”.

Gómez Martinez, hijo del exsenador Enrique Gómez y sobrino de Alvaro Gómez Hurtado, hizo el siguiente análisis de la situación, a instancias de KienyKe.com.

El gobierno anunció el respaldo del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas al proceso de verificación del cese al fuego. En horario triple A, el presidente Santos calificó el apoyo de la ONU de “gran espaldarazo a todos los colombianos”. Como sucede con frecuencia con el gobierno, se pone excesivo énfasis en el aspecto mediático de las noticias hasta el punto de distorsionarlas. Y no la CELAC.

Asamblea de la ONU

Santos tiene razón al decir que el Consejo de Seguridad respalda el proceso de paz de Colombia. Lo que el Consejo no se comprometió fue a asumir el control del acuerdo de cese al fuego. No habrá, como hay en otras regiones del planeta, un cuerpo de seguridad armado de Naciones Unidas (los famosos cascos azules) vigilando el cumplimiento del cese al fuego. Lo que el Consejo de Seguridad hará es delegar en la Celac (La Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños), un ente creado en el 2010 y compuesto por 33 países de la región, la vigilancia del proyectado cese al fuego.

La Celac opera en Caracas y es un organismo montado por el gobierno de Venezuela para contrarrestar el peso de OEA, que ha sido un foro de fuertes críticas contra los abusos a los derechos humanos del gobierno de Nicolás Maduro.

La Celac es por lo tanto una organización en la que Venezuela ejerce una preponderancia pues obtiene el apoyo de un número importante de islas caribeñas y naciones centroamericanas que se benefician del petróleo subsidiado enviado por Caracas. La Celac jugó un papel fundamental en la reciente derrota diplomática de Colombia en la OEA cuando se llevó el tema del cierre de la frontera venezolana. La Celac no es un organismo prestigioso y, sobretodo, no es un favorable a Colombia.

Prestigioso sería que naciones de peso diplomático internacional como Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Rusia, Suecia o Japón fueran garantes del cese al fuego. Y no la Celac.