Conocieron el éxito sin ir a la universidad

11 de septiembre del 2014

Rebeldes y autodidactas. ¿En cuánto se calculan sus fortunas?

Quentin Tarantino, Jesús Guerrero, Woody Allen

Aunque grandes pensadores y empresarios del mundo pasaron por las mejores universidades para moldear sus capacidades y salir a competir al mundo, existe un grupo de exitosos rebeldes, varios con problemas con la educación formal, que concluyeron que la universidad era un impedimento para hacer lo que les gustaba.

Decidieron hacer lo que les apasionaba y esa decisión los llevó a tener grandes fortunas, y de paso, burlarse del sistema educativo al demostrar que es posible desarrollar mejor las capacidades en la vida real que en las aulas.

Bill Gates

Bill Gates es la imagen perfecta de un nerd. Su mirada pensativa, sus ojos detrás de unos enormes lentes y su peinado con ‘carretera’ esconden uno de los cerebros más importantes de los últimos años. Gates es el hombre más rico del mundo gracias a Microsoft, empresa que fundó en 1975 junto a Paul Allen. Cualquiera diría que Gates es un ingeniero graduado de alguna prestigiosa universidad, pero la verdad, para crear Microsoft, Bill abandonó sus estudios en Harvard para empezar su camino con el emporio en que se convertiría Microsoft. Hoy en día, junto a su esposa Melinda, hacen labores netamente filantrópicas y está retirado de la compañía.

Bill Gates

Michael Dell

Dell es una marca de computadores, tal vez la más famosa en las oficinas del mundo. También es el apellido de Michael, un judío nacido en Texas (EEUU) que abandonó sus estudios de medicina y se dedicó al negocio de fabricación de computadores. Durante su vida repartió periódicos y trabajó en un negocio de sellos y tarjetas de béisbol. Siempre tuvo un olfato particular para los negocios.

Su vida cambió cuando logró desarmar el Apple II. Descubrió que tenía un talento especial para la informática. Su curiosidad lo llevó a armar él mismo los computadores que vendía con piezas que provenían de empresas como IBM y Compaq. En 1984 salió de la universidad y al año siguiente, con solo 20 años, tenía 30 empleados trabajando para él. Su fortuna está valorada en 15.300 millones de dólares, según ‘Forbes’.

Michael Dell

Steve Jobs

Steve Jobs siempre vestía de buso negro y jeans. Algunos dicen que esta filosofía de vestir siempre lo mismo se la copió a Albert Einstein, quien no le gustaba perder el tiempo pensando qué ponerse. Apple fue su idea y su vida. Ha sido catalogada como la empresa más innovadora en tecnología y ha llevado al mundo a una verdadera revolución digital con productos como el iPad y el iPhone. Jobs no era ingeniero ni tenía una profunda formación universitaria, simplemente era un genio que no encontró lo que buscaba en la universidad y decidió que Apple sería su mejor escuela.

Steve Jobs

Estanislao Zuleta

En Colombia se han dado casos y en esta oportunidad mencionaremos a uno muy destacado en el campo de las ciencias sociales y la educación. Se trata de Estanislao Zuleta. Un paisa que Cali adoptó para llevarlo a la cima intelectual. Zuleta abandonó sus estudios de bachillerato y se dedicó a ser autodidacta. Sus estudios se enfocaron en filosofía, arte y literatura. Llegó a dar clases en varias universidades y su único título fue un Doctorado Honoris Causa.

Estanislao Zuleta

Woody Allen

Es un maestro del cine. Da para pensar que Allen cultivó todo este talento en una universidad gracias a una férrea disciplina académica. Pero no fue así. Su disciplina la creó él mismo luego de que salió del colegio y se dedicó a escribir obras de teatro. Tuvo una carrera como humorista y luego dio el salto al cine donde mostraría toda su capacidad e inteligencia para convertirse en uno de los directores más respetados del mundo.

Woody Allen

Quentin Tarantino

Ha deleitado al mundo con sus películas. Sus sátiras de la violencia con la dosis perfecta de humor negro han creado películas como ‘Pulp Fiction’ y ‘Kill Bill’. Tarantino desde joven demostró gran amor por las artes visuales. Sus pasatiempos eran ver series de televisión y cine. De hecho, su primer trabajo en el séptimo arte fue ser el acomodador en un cine XXX.

Luego trabajó para un cine club, donde día y noche veía películas. Nunca hubo tiempo para la universidad y en 1994 se graduó como director de cine con Pulp Fiction, una de sus obras maestras.

Quentin Tarantino

Mark Zuckerberg

Es el responsable de que el mundo esté conectado con mensajes y likes en una red social llamada Facebook. Este estudiante de Harvard abandonó el centro educativo cuando Facebook dejó de ser un experimento de programación para ser la red social más importante del mundo. Hoy en día la historia se cuenta en una película que narra como Zuckerberg llevó a la cima su experimento. Su fortuna está calculada en 19.000 millones de dólares, según la revista ‘Forbes’.

Mark Zuckerberg

Sir Richard Branson 

No era un buen estudiante. Sus calificaciones no eran sobresalientes y luchaba para poder ganar un espacio en el mundo académico. A los 16 años Branson empezó su camino empresarial y fundó su primera empresa. Hoy en día Virgin Group agrupa empresas dedicadas a la música, el transporte y el turismo. Sus columnas de opinión están cargadas de consejos de emprendimiento. Su fortuna está valorada en 4.000 millones de dólares.

Richard Branson

Sheldon Adelson

Representa el sueño americano. Es hijo de inmigrantes judíos que se habían radicado en Estados Unidos. No fue a la universidad y los negocios han sido su arte, encontró en la ciudad de Las Vegas el paraíso para hacer dinero. Allí es dueño de hoteles y ha impulsado proyectos de casinos en Europa y Asia. Adelson es el dueño del Venetian Resort, una réplica de la ciudad italiana de Venecia con sus góndolas y canales. Su fortuna está valorada en 27.000 millones de dólares.

Sheldon Adelson

Los hermanos guerrero

Son hijos del departamento de Boyacá y han demostrado llevar en su sangre el emprendimiento del boyacense. Jesús y Luz Mary Guerrero transportan con los camiones de Servientrega miles de encomiendas de los colombianos día a día. Sus negocios empezaron en una pequeña casa del barrio Veraguas de Bogotá. Allí empezó una historia que en la actualidad cuenta con 22.000 colaboradores en el mundo y  más de 10.000 en Colombia. Es una de las empresas que más recibe solicitudes de franquicias. Jesús recibió un Honoris Causa de la Escuela Nacional de Ingenieros de Metz, Francia.

Jesus Guerrero

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO