Indicadores Económicos

Así funciona el negocio de los juguetes de segunda

Juguetería En excelente estado

Comprar un juguete de segunda hace diez años no era una opción en Colombia. Los padres no querían darle a sus hijos algo que otro niño ya hubiera usado. Pero esto ha cambiado. En Bogotá existen varios negocios que se atrevieron a apostarle al mercado de los juguetes usados. Tres de ellos son los líderes en ventas de juguetes y artículos para bebé. Todo allí es usado, pero cada juguete está en perfecto estado.

En Excelente Estado, Como Nuevo y Mejor que Nuevo, funcionan de manera muy similar. Quienes quieran vender los juguetes que sus hijos ya no usan, pueden ir a cualquiera de estos almacenes, dejar en consignación el juguete y esperar a que sea vendido. El propietario o administrador del negocio recibe el juguete, lo valoriza y le da un precio. Del precio final el almacén se queda con el 30%. Un juguete se demora en venderse entre 30 y 45 días. Luego de la venta, el almacén llama al anterior propietario para que recoja su plata. El precio del juguete varía dependiendo de su marca, tamaño y utilidad. En los tres almacenes el artículo más barato está en mil pesos.

Algunos de los principales clientes que visitan un almacén de juguetes de segunda son papás jóvenes, jardines infantiles, dueños de bares y coleccionistas. Todos van en busca de un juguete que los haga feliz a ellos o a sus hijos.

Dentro de estos negocios, que nacieron hace 12 años, sí escasean los juguetes. Los más solicitados son: los personajes de Toy Story (Buzz LightYear, Woody, Jessie), colecciones o artículos de Star Wars, marcas como Radio Flyer que fabrican triciclos, carretas y patinetas. Aquí están los tres pequeños empresarios que crearon una nueva cultura de compras en Colombia y ofrecen grandes marcas de juguetes a mitad de precio.

Alberto Rico-En Excelente Estado

Alberto Rico propietario de En Excelente Estado. Foto: Lina Rozo

Alberto Rico comenzó en un pequeño local de 35 metros cuadrados, hoy su tienda es 12 veces más grande que ese tamaño. Es coleccionista de juguetes y decidió montar un almacén de artículos de segunda gracias a sus viajes a Estados Unidos, lugar de donde copió la idea. Además nació en una familia donde los juguetes nunca faltaban.

El almacén de Alberto está ubicado en Galerías, vende peluches que pueden costar entre 25 mil y 35 mil pesos, una Barbie vale 15 mil, artículos que según él van muy bien con el bolsillo de los colombianos. Además de recibir juguetes por consignación y tener comisión del 30% del valor del producto, En Excelente Estado los clientes pueden cambiar un juguete usado que ya no les sirva por uno que necesiten. Asegura que más que dar a conocer su negocio su trabajo consistió en cambiar una cultura de compra: “que la gente tuviera una tercera opción de compra: la primera, ir a un centro comercial; la segunda, ir a san Andresito; la tercera, ir a un almacén de segunda donde dicen que los juguetes salen buenos”.

El proceso de limpieza de un juguete usado debe ser cuidadoso. Personas de toda la ciudad visitan En Excelente Estado buscando una opción más barata. Las marcas de juguetes usados que Alberto maneja son: Fisher Price, Little Tikes, Graco, y marcas nacionales. Los precios de éstos varían desde los mil pesos hasta los 600 mil, valor que puede costar un carro a control remoto. El juguete que más solicita la gente que no conoce cómo se mueve el negocio de los usados, son los juguetes que están en temporada, y éstos no van a estar en el almacén porque toca esperar a que quienes lo compran nuevo lo usen.

María del Socorro Basán, Como nuevo

María del Socorro Basán, administradora de Como Nuevo. Foto: Lina Rozo

Como Nuevo abrió sus puertas al público en agosto del 2000. María del Socorro comenzó a trabajar en diciembre de 2001. El negocio funciona recibiendo los juguetes por consignación, revisan en qué estado llegan y sugieren un valor para ponerlo a la venta. Se les entrega a los dueños un documento donde relacionan el juguete usado que se deja en consignación con el precio que se van a vender y el valor de la comisión del 30%. Los papá y los jardines infantiles son los principales clientes. María del Socorro está convencida de que comprar cosas de segunda ya no es tan difícil como antes: “El tabú de las cosas usadas se ha perdido mucho, tú ves acá personas estrato seis comprando ropa y juguetes para sus hijos”.

Dentro de Como Nuevo hay una zona específica para recibir y comprobar el estado de los juguetes. Allí trabajan personas capacitadas y entrenadas para mirar detalladamente cómo se encuentran los artículos. Dentro de los juguetes que más se venden en este local, ubicado en la calle 122 con carrera séptima, se cuentan los Max Steel, Spiderman, Barbies, Polly Pocket y los juegos didácticos como rompecabezas. Y los más escasos son los personajes principales de la película Toy Story.

Los jardines infantiles visitan el lugar para comprar lo que será usado durante la temporada escolar, es por esto que enero es un buen mes en Como Nuevo. El lugar hoy se da a conocer gracias al “voz a voz”. María del Socorro asegura que hoy ya no es necesario tener publicidad.

Lo más curioso de este almacén es que reciben muñecos en miniatura de plástico, los depositan en bolsitas y los llaman ‘chucherías’. Cada bolsa de tres muñecos puede costar entre mil y dos mil pesos. De igual forma también manejan marcas premium como Fisher Price, Hasbro, Play School, entre otras. Lo único en juguetería que no se encuentra en Como Nuevo son los aparatos electrónicos como Nintendo y Play Station.

Por este almacén han pasado muchos clientes que confiesan que compran cosas nuevas porque después de ser estrato 6, cayeron en banca rota, así lo confirma su administradora. Además dice que a los niños no les importa que el juguete sea usado a quien le importa es a los papás.

Juguetería Mejor que nuevo

Fotos: Linda Sarmiento

Alexander Peñuela propietario de Mejor que Nuevo

Alexander, al igual que sus colegas, entró al negocio de juguetes de segunda hace 12 años. Es fanático de visitar ventas de garaje en la ciudad, donde ofrece precios razonables por los artículos que pueden ser vendidos en su almacén, ubicado cerca al centro tecnológico Unilago. Los principales compradores que van a Mejor que Nuevo son coleccionistas, en su mayoría publicistas, que Peñuela llama ‘gomosos’, quienes buscan accesorios de Star Wars, también lo visitan mucho propietarios de bares pues una de las marcas que Alexander vende es Radio Flyer, estos clientes buscan triciclos, carretas y patinetas para utilizar como decoración en sus establecimientos.

Alexander cree fielmente que lo que hace este negocio rentable son sus precios y la calidad con la que se entrega el juguete de segunda: “La única forma de que pierdan el miedo de comprar algo usado es ofreciendo precios bajos”. Los juguetes que se encuentran en este almacén son para niños y adultos que estén buscando algo especial que no se encuentra en un almacén de moda.

Los únicos juguetes que Alexander colecciona son para su hija de tres años. Ella es fanática de Hello Kitty, y a la tienda de este empresario llegan cosas curiosas de esta caricatura, como un carro de perros calientes, peinadora, cocina y hasta un completo supermercado.

pasaje comercial
Estamos atentos a sus comentarios
cerrar

Dirección: Carrera 7 No. 156 – 78 Piso 8 Oficina 802, Bogotá D.C. Teléfono: 6012310