Habla el ingeniero que construyó la disciplina de James Rodríguez: su padrastro

Habla el ingeniero que construyó la disciplina de James Rodríguez: su padrastro

24 de Julio del 2014

¿Cómo creció, cómo formaron a James Rodríguez para que a sus 23 años sea un hombre tan disciplinado, respetuoso, padre de familia (se casó a los 19) y asuma con tanta tranquilidad el frenético crecimiento de su carrera?

Parece que la religión tiene mucho que ver, se colige por las declaraciones de su padre adoptivo, Juan Carlos Restrepo, quien tomó como suya la formación, cuando se casó con la madre del niño, cuando éste apenas tenía tres años.

Primero que todo – nos contesta Restrepo- gracias por las felicitaciones, a veces son inmerecidas porque el único que hace la obra está en los cielos, se llama Dios.

“Nosotros simplemente fuimos un instrumento que Dios usó para traer bendición a la familia de James. ¿Qué hicimos? Identificar un talento, colocar las reglas de juego claras, enseñarle que en la vida se tiene tiempo para todo, pero que si lo hacíamos con disciplina, con profesionalismo y con honestidad con nosotros mismos lo podíamos lograr.

Entonces lo que hicimos fue acogernos a un plan de trabajo estricto, a una disciplina férrea, y a un poder de convencimiento del joven. Un proyecto nace primero que todo en la iniciativa y en la visión que Dios le da a uno, y después colocar las mayores herramientas de trabajo al servicio de la causa, y la mayor disciplina para lograr el objetivo.

Eso fue lo que hicimos, afortunadamente contamos con la buena voluntad de James, que siendo tan joven aceptó el reto, se propuso que podía llegar a hacerlo y así lo logramos, con mucha disciplina y con mucho cariño por el proyecto”.

Hay quienes piensan, señor Restrepo, que mucha religión conduce al fanatismo. Hablemos de sus creencias religiosas y cómo las practica en familia.

En muchas ocasiones la religiosidad implica un mal concepto. El tema es que nosotros no hacemos religión, nosotros no somos religiosos, tenemos una forma de pensar que incluye a Cristo en nuestras vidas, son dos cosas diferentes. Una cosa es estar todo el día en una iglesia o tener un dogma de religión que no permite ver más allá de esas fronteras, y otra cosa es tener un principio de vida fundamentado en Cristo, en sus buenos haceres, en su buen mensaje.

Porque si tú escudriñas La Biblia, que es como nosotros lo hacemos, no estamos apegados a una devoción fascista, sino a principios de vida. Allí está el cómo se hace, con disciplina. Allí está el cómo se fundamenta el ser, en los principios morales.

Lo que hicimos fue traer todos esos principios a nuestra familia, y a James lo formamos y lo educamos bajo esos principios, no ocultándole el mundo y la realidad del mundo sino diciéndole por el contrario, usted está en el mundo, pero si en el mundo tú aplicas estos principios, estos valores, estas formas, seguramente el mundo no te va a atropellar, el mundo no te va a golpear y tú vas a andar por un camino correcto.

Le dimos esa información, todos los días le transmitimos esa información, le regalamos esa manera de ver la vida y él aceptó de buena voluntad y ha venido rigiéndose por ella sin rayar en fascismos ni fanatismos. La misma palabra de Dios dice que todas las cosas pueden hacerse perfectamente y en orden.

Con mucho respeto por su intimidad, ¿quiere recordarnos los días en que se encontró con la mamá de James y los inicios de su relación?

James y Pilar (la madre) llegaron a mi vida cuando él tenía tres años. Estaba viviendo en Manizales, trabajando para la Gobernación de Caldas y me hicieron un ofrecimiento profesional en la ciudad de Ibagué, ciudad de la cual yo soy originario. Allí está mi señora madre.

Acepté la propuesta profesional (soy ingeniero) y comencé a trabajar con Cementos Diamante del Tolima.

Pilar, la mamá de James, era secretaria de gerencia. Muy rápidamente entablamos una relación que nos llevó a tomar la decisión de formar un hogar después de muy poco tiempo, seis meses. Una vez que formamos el hogar asumí las riendas de la figura paterna de James David, y de llevarlo al mejor norte posible.

Entonces tomamos algunas decisiones con Pilar, como que ella tenía que dejar su trabajo porque antes que trabajadora necesitábamos que fuera madre, acción que tomó de muy buena voluntad y fue muy, muy provechoso para todos. Ella estaba muy pendiente de toda la familia.

Lea también: El padre de James Rodríguez confiesa que pidió perdón a su hijo.

¿Tuvieron hijos como pareja?

Sí. Tenemos una niña de 16 años que se llama Juana Valentina Restrepo Rubio, la hermanita de James David.

Padrastro-James-01

James Rodríguez y su padrastro.

¿La señora Pilar entró rápidamente en el tema de la religiosidad suya?

No señor, siempre he sido muy respetuoso de los espacios de las personas. Intenté llevarla por el camino de mi forma de ver la vida y de mi forma de sentir a Dios. Ella tiene su propia filosofía, no es practicante cristiana en la forma en que lo soy yo, ella se confiesa en la Iglesia Católica, yo me confieso en la Iglesia Cristiana.

El Señor me dio la fortuna de que James sí siguió mis pasos, James sí es cristiano, James ha sido buen lector de La Biblia. Entonces los principios en la familia eran, yo respeto tu espacio, tú respetas el mío, siempre y cuando los espacios y las actividades conduzcan a un mismo propósito, a un mismo bienestar.

No hubiera estado yo dispuesto a formar un hogar si los principios de Pilar no fueran más o menos colindantes con los míos, entonces afortunadamente le respeté su espacio, ella practica su devoción como bien la tiene, y yo practico la mía.

Mi hija es asidua de las formas de sentir la vida de Pilar y James fue y es muy asiduo a las formas de sentirla yo.

¿Usted a qué se dedica señor Restrepo?

Soy ingeniero de sistemas con muchos años de experiencia, trabajo en el área de la consultoría de alta plataforma tecnológica para la banca y para los seguros.

¿Juega fútbol o contribuyó en algo en la formación futbolística de James?

Fue una bendición el haber bregado por muchos años con el fútbol, me dio la sabiduría para saber cuáles eran las limitantes que tenía un deportista, y saber cómo se suplían esas limitantes y saber qué se tenía que hacer para garantizar que no fuera un albur de la vida, alcanzar una meta, desarrollar un proyecto.

Como sufrí esas necesidades de jugar al fútbol aficionado, de intentar muchas veces llegar al fútbol profesional y no lograrlo por falta de espalda, diría yo, de quién me apoyara, entonces decidí que si la oportunidad se me repetía lo haría bien. Y lo hice con James.

Primero fue detectar que James tenía un don y un talento. Segundo, saber qué se tenía que hacer, y poner todas las cosas para que el proyecto no fuera una posibilidad, sino que tuviera un margen de certeza lo máximo posible.

¿La relación con el padre biológico de James es buena?

Se lo coloco así: fui quien le consiguió trabajo en la ciudad de Envigado con el club Envigado, yo fui quien intercedió por él para que el señor Gustavo Upegui, cuando estaba vivo, le concediera la oportunidad de trabajar en las divisiones inferiores como asistente técnico de algunos profesores.

En muchas ocasiones fui bastón de ayuda de James y en algunas dificultades lo pudimos ayudar. Nunca a James David le negamos, porque fue un principio mío en el hogar, de que él tenía un padre biológico, y que su padre biológico era Wilson James Rodríguez.

Y un día me encontré con él después de mucho tiempo en Envigado, nos pusimos a hablar un buen rato y lo que me expresó te lo voy a expresar. Me dijo “Juan Carlos, yo le doy gracias a usted, porque lo que es James David es por usted”.

Entonces el vínculo es bueno, con James David no me atrevería a decir en qué grado sea bueno o en qué grado sea malo, ni qué tanto acercamiento haya. Me imagino que hay una relación formal, pero no sé qué tan sólida sea, la verdad no estoy en capacidad de definirlo yo.

Alguien me dice que usted es un santo, por lo que dice, por la forma como actúa. No sé si el comentario es en serio o una mofa…

Es factible que en algunas ocasiones lo digan con mofa, es factible que en otras ocasiones lo digan con una buena forma de pensar. El tema es que la conciencia es la que le habla al ser humano y yo hablo de mi conciencia, hablo de lo que yo soy, de lo que yo fui, de lo que practico, de mi creencia, de mi forma de pensar, sin interesarme quién lo escucha y quién no lo escucha y cómo lo toma o cómo no lo toma, porque yo sé que arriba está el que para abajo mira, y cuando llegue allá me va a tocar rendirle cuentas, y entonces cuando le rinda cuentas va a haber muchas cosas que no me van a restar sino que me van a sumar.

¿Cuántos años tiene usted, señor Restrepo?

47.

¿Su esposa Pilar tiene cuántos años?

44.

Se la llevan muy bien, me imagino.

Pues tenemos muy buena amistad ante todo, somos buenos amigos y tenemos muchos temas que nos unen para seguir luchando.

¿Cómo es ella?

Pilar es una mujer a la que le gusta compartir con sus hijos, es una mujer que tiene muy buena manera de vivir, le gusta vivir tranquila, le gusta vivir bien, su parte académica es aceptable, es muy inteligente, muy buena madre, muy buena amiga y una gran, gran mujer.

¿No dijo buena esposa, o eso está incluido?

Por eso digo que es una gran mujer. La palabra mujer encierra todo porque mujer no es el sexo sino mujer es el ser, el ser, la persona. Decir mujer encierra una gran, gran responsabilidad, porque es tan grande la responsabilidad que tiene la mujer en la vida que es el único ser al que Dios le dio la posibilidad de procrear.

¿Cómo se entiende que James se haya casado tan joven, a los 19 años?

Pues créame que para mí fue una bendición, porque cuando él se fue para Portugal nosotros pensábamos mucho…se va solo, va con alguna juventud que puede correr en contra de él. Pero Danielita su señora es una gran niña, es una gran mujer, y es una persona que me parece que es el complemento ideal de James, porque también se hizo en el deporte de alto rendimiento, son muy complementarios.

Danielita fue selección Colombia de voleibol, estuvo en Panamericanos, en Suramericanos, entonces conoce todo este tema de lo que son las concentraciones, conoce lo que sufre el deportista cuando por ejemplo no es titular frecuente en las nóminas, conoce cómo se pueden apoyar mutuamente.

Siendo aún una decisión prematura, muy joven, en medio de todo fue una decisión acertada. Primero, porque se consiguió una compañía idónea, y segundo porque se complementan muy bien, y tienen una hermosa hija que se llama Salomé que es un solecito de hija.

Perdóneme la pregunta cruda, ¿qué le toca a usted del triunfo y de la plata de James?

Un día le dije a James David Rodríguez: hijo, o calidoso, como le digo yo, gloria a Dios tengo una profesión, me gano en mi forma de vida, nunca me ha faltado el trabajo, entonces lo que pueda pedir se lo voy a pedir así: en la vida, cualquier hombre puede ser padre, y mira cómo aparecí yo en tu vida, pero en la vida solamente se tiene una madre.

Entonces cuando tú triunfes te voy a pedir un favor, primero tu mamá, segundo, si yo no estoy vivo, te pido el favor que saques adelante a tu hermanita, que la hagas profesional, y tercero, te voy a pedir el favor que a mí me pagues contestando el teléfono, cuando yo te llame me contestas, cuando yo quiera una boleta para ir a ver el equipo en el que juegas me la das. Nunca le pediré plata a James porque gracias a Dios tengo la vida y la oportunidad de trabajar.