Indicadores Económicos

¿De qué vive El Pibe?

Era la primera vez que Juan Pablo visitaba Santa Marta y él, que a sus diez años no perdona partido de fútbol en la televisión y que tiene al día sus juegos de Fifa en el computador, quiso ir a conocer el estadio de la ciudad sin importar que Unión Magdalena, el equipo local, jugara en la B.

Al llegar al escenario se sorprendió con la estatua gigante de un jugador de fútbol con el pelo ensortijado y bigote. Juan Pablo la vio asombrado, nunca había visto un monumento dedicado a un futbolista y cuando Fabio, su papá, estaba a punto de hablarle de lo bien que jugaba Carlos Alberto “El Pibe” Valderrama, de sus aportes a la Selección Colombia años antes de que él naciera, de ese talento en la creación que él le vio al “Pibe2 en su amado Deportivo Cali, su pequeño hijo soltó una frase que destruyó todo el romanticismo del momento:

‒¡Uy, el de las papas!

La primera vez que Colombia oyó esta frase fue en 2005, cuando Fritolay lanzó una peculiar campaña publicitaria para su producto estrella: Papas Margarita. En ella, Valderrama, que se había retirado el 1 de febrero del 2004, se mostraba como un verdadero adicto a los pasabocas, tanto que el comercial planteaba que en el país ya nadie conocía al “Pibe” por ser el capitán de la Selección Colombia en los Mundiales de 1990, 1994 y 1998, por haber sido elegido el Mejor Jugador de América en 1987 y 1993, por estar en la lista de los cien mejores jugadores vivos que hizo la Fifa en 2004 y mucho menos por ser el primer futbolista colombiano al que su ciudad natal le rinde el homenaje en una estatua. El objetivo de la campaña era que a Carlos Alberto Valderrama, el máximo referente del fútbol colombiano en los últimos treinta años, se le conociera por comer Papas Margarita. Bien lo dice una actriz que en el comercial interpreta a una guía turística que se para frente a su estatua: “Este es el monumento de… del de las papas”

http://www.youtube.com/watch?v=v9DSC_Wtm4c

Por supuesto, el anuncio causó estupor en la comunidad futbolera. Una cosa es que un jugador preste su imagen para promocionar un producto, cosa que cualquier futbolista exitoso aspira a conseguir por cuestión de ingresos, y otra muy distinta es que incluso ponga su prestigio y la gloria que consiguió como deportista por detrás de un mensaje comercial.

Al “Pibe”, claro, no le importó. “Sabía que me iba a retirar, también sabía que tenía que seguir caminando y buscar otras maneras de trabajar, así que ahora hago muchas cosas, entre ellas, campañas de publicidad”, le dijo el año pasado a la revista P&M. Además, su imagen se ha mantenido intacta en la afición deportiva y se convirtió en uno de los grandes ganchos publicitarios del país.

Porque Valderrama no sólo es la imagen oficial de Fritolay, para la que ha hecho varios comerciales en los que canjea jugar en su propio partido de homenaje por un paquete de papas, recorre su Pescaíto natal para evocar las frituras caseras o, cómo olvidarlo, sale de punta en blanco en una promoción de las Margarita de pollo con el fondo musical de “quién tuviera la dicha que tiene el gallo, racatapum-chinchín el gallo sube…”

http://www.youtube.com/watch?v=uZ5iN2dANu0

El legendario 10 es una marca registrada que promociona con eficiencia casi cualquier cosa. Carlos Alberto Valderrama ahora es “El Pibe®”, y sus ingresos por eso son tan buenos como los que tuvo cuando era una estrella en las canchas: se dice que el ex jugador gana más de $50 millones por campaña publicitaria.

En víspera del Mundial de Suráfrica que se disputó el año pasado, Globo Esporte, la cadena deportiva más importante de Brasil, hizo una lista de los diez jugadores más feos en la historia de las Copas del Mundo. Carlos Valderrama fue el octavo de una tabla encabezada por Trifon Ivanov, una especie de hombre lobo búlgaro que con justicia se llevó el primer lugar.

Lo curioso es que por esa época en toda Latinoamérica estaba al aire un comercial en el que “El Pibe” salía de una piscina de manera sensual mientras un par hombres miraban con envidia su cuerpo musculoso y su melena. Claro, hay que aclarar que los caballeros de la pauta eran de la tercera edad y que el anuncio hizo parte de una campaña de DirecTV en la que Valderrama, junto a otras glorias del fútbol suramericano como Gabriel Batistuta, Iván Zamorano, Alex Aguinaga, Rafael Dudamel y Teófilo Cubillas, eran internados en una casa de retiro porque les dijeron que estaban “muy viejos para el fútbol”

pasaje comercial
Estamos atentos a sus comentarios
cerrar

Dirección: Carrera 7 No. 156 – 78 Piso 8 Oficina 802, Bogotá D.C. Teléfono: 6735278