Indicadores Económicos

El ratón que correteó a ‘La gata’

Para que Marcelo Torres Benavides no perdiera por fraude la alcaldía de Magangué, la Registraduría Nacional de la Nación tuvo que implementar la identificación biométrica; la herramienta electoral más sofisticada del mundo que utiliza el reconocimiento electrónico de la huella dactilar para evitar la trashumancia, los carruseles y cualquier otro entuerto que tratara de torcer los caminos de los votos por convicción.

Dos veces lo había intentado, pero los candidatos patrocinados por Enilce López, ‘La Gata’, la controvertida empresaria del chance que ha pagado cárcel, lo habían derrotado desde 2003. En ese año, el hijo de ‘La Gata’, Jorge Luis Alfonso López, ganó con una ventaja sospechosa. Después llegó Arcesio Pérez, un personaje patrocinado por los López que pudo llegar a la alcaldía en las primeras votaciones atípicas en la historia de Magangué.

Pero en el 2011 el conteo digital informó que Marcelo Torres Benavides –candidato del Partido Verde– obtuvo 20.034 votos, contra los 12.780 de Giovanni Meza –candidato del PIN– apoyado por los López. La gente había derrotado el miedo y con la nueva herramienta de la Registraduría se consiguió sacarle el quite a la trampa.

Los candidatos patrocinados por ‘La gata’ derrotaron a Marcelo Torres por 8 años. 

La tercera fue la vencida. Pocos pensaron que este hombre nacido en estas tierras, a orillas del río Magdalena, que estudió sociología en la Universidad Nacional y fue cofundador del Movimiento Obrero Independiente y Revolucionario –MOIR–, junto a Jorge Enrique Robledo, arrasara con el fortín de la mujer más rica de Bolívar y venciera el miedo de los habitantes de un pueblo que cantaba obligado “¡Que viva la tierra paramilitar!”. Porque si algo no ha negado ‘La Gata’ es su amistado en las fiestas y en los negocios con Salvatore Mancuso y ‘Jorge 40’. Sus negocios del chance lograron controlar casi toda la Costa Atlántica, con un poder económico, político y social que llevó a coronar a su hija, Wendy Vanessa López, ‘La gatica‘, y ponerla a desfilar en la carroza más ostentosa del Carnaval de Barranquilla.

Torres recibe un municipio en el que parecen habitar las hiperbólicas imágenes de ‘Cien Años de Soledad’. Paradójicamente, el pueblo de la mujer más adinerada de la comarca, que manda desde un palacete que ocupa una manzana entera, debe esperar a que cada quince días llegue agua potable a sus casas, que luego vuelve a irse por otros quince días más. Y así sucesivamente, mes tras mes, años tras año, sin que tres alcaldes se hubieran dado cuenta de que su gente tenía sed. La última calle se pavimentó hace más de cinco años, pero por ahí no pasa ni el diez por ciento de la población. “Pavimentaron la que no era”, dicen con resignación los magangueleños.

Wendy Vanessa López ,’La gatica’, desfiló sobre la más fastuosa carroza del Carnaval de Barranquilla. 

Esos mismos habitantes tratan de que su pueblo no huela a basura. Para evitarlo guardan los sedimentos como mejor pueden y esperan a que pase el carro recolector, que a veces llega tan cargado que apenas tiene cupo para una pequeña carga.

Sin haber tomado posesión, el alcalde Marcelo Torres encontró su primera piedra en el zapato. En la media noche del viernes 25 de noviembre, de manera extraña, un incendio devoró gran parte de la ESE Municipal de Magangué (Empresa Social del Estado). Los documentos que podrían demostrar los malos manejos del municipio se habían convertido en cenizas y humo. Pero como dijo uno de los periodistas radiales: “gracias a Dios no había ningún funcionario, porque ahí si se habían quemado todas las porquerías”.

pasaje comercial
Estamos atentos a sus comentarios
cerrar

Dirección: Carrera 7 No. 156 – 78 Piso 8 Oficina 802, Bogotá D.C. Teléfono: 6735278