Palomino se declara “feliz” un año después de su retiro

Palomino se declara “feliz” un año después de su retiro

14 de Febrero del 2017

Hace un año el general (r) Rodolfo Palomino – para gran parte de la opinión pública – estaba a las puertas del infierno.

El 17 de febrero de 2016 renunció a la dirección de la Policía Nacional en medio del escándalo por la presunta existencia de una red de prostitución masculina en el interior de la institución. La Comunidad del Anillo, se le bautizó al caso en los medios de comunicación.

Ese día, acompañado por su esposa y sus tres hijos, Palomino reiteró su inocencia y aseguró que “así como la Fiscalía ha estado investigado y no ha encontrado hasta el momento elementos para vincularme, estoy seguro de que la Procuraduría tampoco lo hará”.

Le puede interesar: El caso Ferro por asesinato: ¿lo encubre la fiscalía?

Casi 365 días después de esa renuncia, el general habla por primera vez con un medio de comunicación. El hombre que duró 36 años en la policía, le dijo a KienyKe.com que aún se siente “tranquilo y feliz”. Una vez más, el exalto oficial insiste que es inocente de los cargos que se le imputan.

“No hay un colombiano  que no me haya profesado, personal, pública y privadamente la admiración. No olvido que durante mi paso por la policía, fui el ciudadano colombiano  de mayor credibilidad”.

Vea también: Palomino y otros personajes en el regreso de los toros a La Santamaría

alt_palominoc

General (r) Rodolfo Palomino: No tengo nada de que avergonzarme

Palomino le dijo a este medio de comunicación que, hasta el momento, ha ” resultado absuelvo en las investigaciones que han fallado. Eso no es gratis, si hubiera hecho algo ilegal, tenga la certeza que ya hubiera salido a la luz pública. Pero no tengo nada de que avergonzarme. Ni yo, ni mi familia”, aseguró.

Además: General Palomino: Vicky Dávila fue utilizada

El diálogo con Palomino se interrumpe un par de veces. En ambas oportunidades, para atender la llamada de su esposa. “Excúseme, ahora lo más importante es la familia”, explica.

Pese a que se podría pensar que de aquel escándalo que hace un año tenía al país prendiendo televisores, leyendo periódicos y consultando portales web, el general (r) salió perjudicado, en últimas se quedó sin trabajo, Palomino piensa otra cosa.

“Soy una persona inmensamente feliz. No creo que haya salido perjudicado. Así no me siento. Eso (el escándalo de la Comunidad del Anillo) no me amargó porque tenía perfectamente claro que se trataba de una infamia”.

Estar sin el uniforme puesto le permite decir cosas que antes no podía. Incluso con nombres propios.

“Ninguno de los que pretendió hacer cosas para dañarme lo logró, ni los que pretendían hacerle daño a la institución lo lograron. Ahí está que los que prendían hacerme daño, ni llegaron a la dirección de la policía, ni el carrusel de los reintegros se continuó, ni el señor Mina Rubio llegó a ser el asesor de prensa de la institución. El clán Úsuga tampoco logró atentar contra este servidor”.

Pese a que ya no porta el uniforme, Rodolfo Palomino dice que aún se siente policía. Por eso, cuando se encuentra con excompañeros de la institución, les recuerda unas palabras que siempre le dijo a sus subalternos.

“Es el consejo que le sigo dando a los policías: disfruten hasta los problemas, somos policías porque nacimos para resolver problemas, especialmente los de los demás. Si esa actividad no lo hace feliz, nunca debió haber sido policía”, dice.

Sobre Vicky Dávila, la periodista siguió la ruta en la investigación sobre la red de prostitución de la Policía Nacional, Palomino prefiere no opinar.  “En este momento no tengo interés en generar polémica”, dice a KienyKe.com.

Finaliza el diálogo reiterando una idea que no se cansó de repetir: “Fui inmensamente feliz en la policía, ahora soy inmejorablemente feliz”.