La caída del Hércules en la guerra de las Malvinas

La caída del Hércules en la guerra de las Malvinas

20 de Marzo del 2017

El 1 de junio de 1982, en el marco de la Guerra de las Malvinas, el piloto inglés Nigel “Sharkey” Ward derribó un avión de carga argentino matando a sus siete tripulantes, en un episodio que el aviador retrató en su libro “Sea Harriers sobre las Malvinas: La muerte negra”, del que Sputnik Nóvosti reproduce un fragmento, cuando se cumplen 35 años del conflicto bélico.

En el libro, publicado en 1992, Ward describe el momento en que, desde su avión de combate, dispara el primer misil Sidewinder, que impactó contra el ala derecha y los motores del Hércules argentino.

Con el avión de carga ya averiado e incendiándose el piloto descargó la munición de sus cañones en la cola del Hércules, que se hundió en el mar, eliminando toda posibilidad de salvación de las siete personas a bordo.

“El primero de junio, mi sección había salido después del amanecer y ya habíamos realizado nuestro trabajo de patrulla aérea de combate sobre Falkland Sound [el estrecho de San Carlos] sin problemas. Todo parecía tranquilo en los cielos al este mientras que dos jets comenzaban a bajar al norte de San Carlos en ruta al barco […].

HMS Minerva era el barco de Control del Área Local y todavía no habíamos salido de su radiofrecuencia. La peñascosa costa norte de la Isla East Falkland [Isla Soledad] estaba bien abajo nuestro cuando los auriculares de mi casco crepitaron con una llamada desde el Minerva.

“Tengo un contacto 40 millas al noroeste de ustedes. Lo vi en tres barridas del radar y desapareció. ¿Quieren investigar? Fuera’. Podía decir, por la voz del controlador, que realmente pensaba que había algo, pero no quería que perdiéramos nuestro tiempo si estaba equivocado. Después de todo, 40 millas náuticas era un largo camino en la dirección equivocada cuando nuestro avión se podía quedar sin combustible.

No debía preocuparse; ni yo ni Steve dejaríamos pasar la menor oportunidad de enfrentar al enemigo. Antes de que hubiera terminado la llamada, ya había empezado a girar, con Steve siguiéndome […]

Con el controlador de mano del radar, bajé la antena por debajo del horizonte y mientras que nos dirigíamos al norte en orientación noroeste, ahí estaba el blanco. El blip verde del radar se mantuvo en el centro de mi pantalla a no menos de 40 millas.

‘¡Judy! Contacto en 38 millas. ¡Investigando!’. Esta era una posibilidad que no podíamos perder. (‘Judy’ es el nombre usado para informar al oficial de dirección de aire que el piloto de combate está a cargo de la intercepción aérea).

Decidí bloquear el radar en el blanco para conseguir información más precisa sobre la altura. El radar me indicó que el objetivo debía ser grande y me respondió lo que yo quería saber: una diferencia de altura de 4000 pies. Yo estaba a 12.000, y el blanco a 8.000. Desbloqueé el radar para no alertar al objetivo (estaría escuchando en su receptor de advertencia de radares) y aceleré a 500 nudos en una caída suave.

El rango se redujo rápidamente a 34 millas, 30 millas, y luego pareció mantenerse. Solo había una razón para eso.

‘Steve, creo que se está yendo. Está a la derecha a 10 grados a 28 millas y 4000 pies abajo’.

‘Roger. Contacto’. ¡Bien! Steve también tenía contacto.

Bloqueé el radar en el objetivo otra vez. Seguía 4.000 pies por debajo, pero nosotros ya habíamos descendido a 10.000 pies.

‘Se está yendo y está descendiendo. Deben habernos visto’. Los radares costeros de control de las fuerzas argentinas deben haber monitoreado el comienzo de nuestra interceptación y les pasaron esta información.

Ahora era una carrera contra el tiempo y el combustible. El [portaaviones] Invincible estaba a 200 millas y deberíamos ya estar dirigiéndonos hacia él. Pero había una alternativa fácil. Llamé al HMS Minerva por la radio.

‘Vamos a estar cortos de combustible después de esto. ¿Pueden preguntar a los buques de asalto a ver si nos pueden recibir en San Carlos?’

Corta pausa antes de la respuesta del Minerva. ‘Tenemos pistas listas para recibirlos si lo necesitan’.

‘Roger. Por favor verifique que las armas estén bien aseguradas en la zona de misiles si lo visitamos’. Sabía que no era necesario recordar al Minerva de esto pero era mejor asegurarse que arrepentirse […]”.

Habiendo resuelto el problema del combustible, podía concentrarme en seguir al blanco, que ahora se dirigía al occidente y que estaba descendiendo a un nivel por debajo de las nubes. Todavía estábamos encima de las nubes con un cielo radiante. Verifiqué mis switches de misiles y armas; los flaps de seguridad estaban arriba y todo estaba listo […].

Ya nos aproximábamos a la parte superior de las nubes a 6000 pies, y nos estábamos acercando rápido a la nave en huida. Para sobrevivir, el blanco, que era más lento, debería permanecer entre la capa de nubes y tratar de evadirnos con maniobras difíciles. Pero había muy pocas posibilidades de que tuviera éxito porque yo tenía mucha práctica contra blancos grandes escapando entre las nubes de día y de noche […].

Bajé en picada entre la capa de nubes, hasta salir por debajo, a 1800 pies. Todavía tenía al enemigo en mi radar; un blip gordo a 6 millas y acercándose rápido. Miré por arriba del radar y de los instrumentos de vuelo, y ahí estaba, 20 grados a la izquierda, un Hércules que se dirigía a tierra tan rápido como podía. Estaba a una altura de cerca de 300 pies sobre las olas.

‘¡Tally ho, un pájaro Herky! Ven junto a mí, Steve’.

Me acerqué muy rápido al transporte de cuatro motores y cuando sentí que estaba en el alcance del misil […] disparé mi primer Sidewinder. Como siempre, fue una eternidad antes de que saliera y se dirigiera hacia el objetivo. La traza de humo blanco espeso se diluyó al quemarse el motor y el misil continuó dirigiéndose hacia el ala izquierda del Hércules. Estaba seguro de que iba a llegar, pero a último momento se quedó increíblemente corto y bajo y cayó al agua.

No hubo error con el segundo misil.

Dirigí el Sidewinder a los motores derechos del avión, sentí su rugido al encenderse y disparé desde una distancia menor a 1 ¼ millas. El misil salió de los rieles con su ruido característico y se dirigió inevitablemente hacia el ala derecha del Hércules, impactando entre los motores. Inmediatamente ambos motores y la superficie del ala estallaron en llamas.

Ya nos quedaba poco combustible, por decir lo menos. Había que terminar el trabajo y rápido. De otra manera, la nave argentina con su carga de municiones y provisiones podría cojear y escapar hasta su casa. Sabía que el Hércules tenía un excelente sistema de supresión de incendios en las alas y no lo podíamos dejar escapar.

[…] Me puse nuevamente a rango de tiro y disparé el gatillo. Mi objetivo era la puerta de atrás y la cola del avión, y todas las 240 piezas de municiones de 30 mm altamente explosivas dieron en su blanco. Ni una sola cayó al mar.

Al terminar de disparar, con sus controles del timón y su elevador destruidos, la aeronave se ladeó gentilmente a la derecha y se precipitó al mar. No podía haber sobrevivientes.

[…] Llamé a Minerva. ‘¡Splash, un Hércules!¡Bien hecho por haberlo detectado!’

Mientras que la excitada voz del controlador llegaba, podía escuchar las exclamaciones en la Sala de Control en tierra. Ellos también sabían que los Hércules habían estado llevando provisiones a Stanley diariamente, generalmente de noche y siempre volando a un nivel muy bajo. Este Hércules mostró cierta ligereza subiendo a 8.000 pies y pagó el precio.

[…]En las semanas anteriores habíamos hablado mucho entre nosotros sobre bajar a un Hércules u otro avión similar. Si teníamos la posibilidad, todos estaban a favor de volar al lado de la cabina y hacerle señales a la tripulación para eyectarse. No sentíamos ninguna animosidad frente a los pilotos argentinos. Estaban haciendo lo que tenían que hacer y si sus vidas pudieran salvarse, así se haría. Desafortunadamente en esta ocasión no había tiempo para caballerosidad. La opción era darle al enemigo la oportunidad de sobrevivir y, tal vez, de quedarnos sin combustible o de tener una rápida victoria. Las circunstancias y en particular el nivel de combustible, imponían la segunda opción. Sinceramente deseé que hubiéramos tenido más tiempo para maniobrar.

29 años después del final de la guerra pude hablar sobre esto con el hijo del piloto, Ezequiel Rubén Martel Barcia, que tenía solo diez meses cuando su padre, el capitán Rubén Héctor Martel, murió de manera tan trágica.

Fue muy conmovedor para los dos y entiendo que le ayudó a él, a su madre y a sus hermanas, lograr cierto cierre a su trágica pérdida. Él me pidió con mucha cortesía si le podía enviar un ramo de flores para colocar en el homenaje a su padre -era lo mínimo que podía hacer”.

El martes Sputnik Nóvosti conversó con el hijo del piloto fallecido, quien viajó a Malvinas esta semana.

“Para mi Malvinas es un lugar de encuentro; mi padre dejó la vida aquí, murió haciendo lo que amaba: volar”, dijo Martel a esta agencia.

Piloto de la Fuerza Aérea Argentina, pero también aficionado al surf, el joven de 35 años viajó hasta el archipiélago para surfear en la playa en la que murió su padre cuando él tenía apenas un año.

“Volví para cumplir mi sueño, sentirme más cerca de él que nunca”, aseguró.

La guerra, que se desarrolló entre abril y junio de 1982, concluyó con la derrota de Argentina y provocó la muerte de unos 900 soldados de ambos bandos.

Actualmente, una delegación de la Comisión Provincial de la Memoria, encabezada por Adolfo Pérez Esquivel, premio Nobel de la Paz en 1980, se encuentra en las islas para solicitar se comience el proceso de identificación de los 123 soldados NN enterrados en el cementerio de Darwin.

Con información de Sputnik Noticias.