La Drag queen que escapó a la Oración Fuerte al Espíritu Santo

5 de julio del 2013

Billy Muñeka también huyó del ejército, de una espiritista y de varios sacerdotes que trataron de “enderezar” su camino (reportaje en video)

Billi Muñeca, Kienyke

Por: El Poste

Billy Muñeka alista los tacones, la falda, el labial. Con lentitud deja atrás al hombre que la habita. Se sienta en una silla incómoda y comienza a hablar. Al principio luce tensa, pero conforme avanza en las respuestas se suelta. Sonríe, mueve las manos, acomoda su cabello. Ahora es toda una mujer.

La primera vez que se sintió bien con ropa femenina fue en 1993 cuando, a escondidas, hizo un asalto al clóset de su mamá. Se travestía en secreto. La primera persona que la descubrió fue su abuela materna, quien con una “sonrisa extraña” – cuenta Billy – la llamó “señorita”.

Después de esos primeros rodeos con el clóset su yo femenino tuvo que esperar más de una década para vestirse de mujer. Su familia supo de sus inclinaciones y trataron corregirla. Billy, o mejor, Andrés, fue obligada (obligado) a visitar la Oración Fuerte al Espíritu Santo, sacerdotes, grupos católicos juveniles, un monje budista, una hipnotizadora, una serie de psicólogos, un seminario y hasta tuvo que ir al ejército, experiencia que terminó, cuenta Billy, “en una unidad de psiquiatría” del batallón.

Pero su empeño ganó y hoy en día se describe como una persona habitada por dos almas: “Soy dragformista independiente. Un término acuñado por mí misma en el que se mezclan dos tipos de transgeneristas: la drag queen y la transformista; un ser femenino a medio camino entre las divas clásicas del cine de los 50 y las estridentes rockeras angloeuropeas de fin de siglo”. 

Cuando Billy Muñeka habla, quien la escucha sabe que detrás del maquillaje, bajo la peluca, sobre los tacones, hay una sensibilidad bien construida, una persona que se ha dedicado a elaborar una profesión. Ese es su sueño, que su actividad como dragformista sea un oficio, que el hecho de subirse a un escenario a interpretar un personaje sea su forma de vida.

Billi Muñeca, Kienyke

Muñeka no solo se desempeña en el escenario. También escribe. Dice que “el momento en que la escritura y el ser drag queen se juntan fue al rededor del 2011″, gracias a la inspiración de la drag queen española Diosa, que tenía una columna sobre la prensa rosa, manejaba “un tono kitsch, bizarro, burlón, pero también muy glamuroso y femenino”. Lo que más estimuló a Billy fue “ver un personaje real, no creado por la literatura”, que escribía, opinaba y tenía una vida propia. Hoy en dia Billy Muñeca tiene un blog en Cartel Urbano

Billy Muñeka participará en un festival erótico en Medellín, en octubre. Allí podrán ver su show que gira en torno a la música de los 80, Cyndi Lauper y Fangoria, más elementos de clown, a través de la fonomímica. En este reportaje ella habla de su oficio, y se ve qué hay detrás de este personaje.

[youtube width=”540″ height=”360″]http://www.youtube.com/watch?v=nYmeCXekkEo[/youtube]

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO