Boletín diario

RECIBA NUESTRO BOLETÍN DIARIO

Indicadores Económicos

Estrellas en ascenso en la W Radio: Camila Zuluaga

¿Quién es Camila Zuluaga, que a los 26 años puede seguirle los pasos a Félix De ...

Con un BlackBerry envuelto en una pijama de caucho morada y un termo con forma de bala en la mano derecha, Camila Zuluaga inicia su jornada. Son las 5:30 a. m. y ella se sienta en la cabecera de la mesa, justo en el vacío que dejó Félix de Bedout. Este año, Julio Sánchez Cristo, el director de la emisora, sólo ha estado un par de veces en Bogotá, pero su presencia desde las 4:30 a. m. se siente como la de un ser omnipresente. Este día, por ejemplo, transmite desde Madrid, y parece que estuviera sentado en todos y cada uno de los rincones de La W, en la sede de la Cadena Radial Colombia, Caracol, en Bogotá.

Las paredes de la cabina radial están hechas de paneles acústicos color vainilla. El piso es de un azul hospital, un azul algo depresivo. En el centro hay una mesa en forma de boomerang con cinco computadores: uno en la punta, en la cabecera de la mesa, y los otros cuatro repartidos en las dos aletas de aquel cuerpo de madera llamado por muchos “la mesa de trabajo”. Frente al boomerang radial hay una enorme ventana de vidrio que mira hacia el exterior, donde está el master de la cabina. Arriba del vidrio hay un letrero rojo que se apaga y se ilumina para anunciar la frase definitiva: “Al Aire”.

Camila tiene puestas unas baletas cafés, unos jeans vaqueros, un blusón beige y una chaqueta de cuero que hace juego con sus zapatos de adolescente. La periodista tiene 26 años. Sus uñas color rosa, pintadas de forma perfecta, prenden el computador para teclear un sin fin de palabras en un programa de mensajería instantánea. Desde allí se comunica con sus fuentes y también habla con sus ex compañeras de universidad. Saca de su bolso Louis Vuitton una libreta de apuntes donde tiene anotado con gran detalle y paso a paso su plan de trabajo del día. Sus actividades están separadas por colores de manera estricta: con marcador verde dice “enviar premio Simón Bolívar”, con negro “llamar a Guillermo Puyana”, con fucsia “pagar paseador perro $250.000”, con amarillo “viaje mamá USA”, con azul “Millos 6:20”…

Del mismo bolso desempaca un sobre de manila que tiene un letrero grande en el que dice “DENUNCIA”. Saca los documentos de su interior, se pone sus gafas para leer y abre una hoja en blanco del procesador de palabras de su computador. Comienza a armar un rompecabezas con los datos de la posible denuncia. Subrayado van los nombres, entrecomilladas van las acciones y con asteriscos van los teléfonos que se deben conseguir para las entrevistas.

Quince pasos hay de la puerta de la cabina de Los 40 Principales a la cabina de La W Radio. Los primeros quince los dio Camila un sábado 10 de junio del año 2006, cuando tenía 21 años. Días antes la había llamado uno de los productores del programa W Fin de Semana para hacer un remplazo, y ella se lanzó sin pensarlo dos veces. Esa fue la primera vez que entró a la gran cabina. Pero su historia de madrugadas para trabajar había empezado mucho antes.

A los doce años formó parte del elenco de Padres e Hijos, en el papel de Andrea, la hija de Gabriela Sánchez de Franco. De aquellas tres temporadas aprendió que para llegar lejos hay que madrugar a trabajar. Como persistía su gusto por las cámaras, a los 16 años estuvo en un programa de variedades llamado Súper Play, en Canal 13. De aquel episodio aprendió la importancia de la investigación para poder tener carne en una parrilla televisiva. Tal vez por eso decidió entrar a la universidad y se matriculó en 2004 en la carrera de Ciencia Política en la Universidad de los Andes. La tesis con la que se graduó, cuatro años más tarde, enfrentaba los postulados del filósofo alemán Jürguen Habermas. Ella argumentó, con base ejemplos de los noticieros colombianos, que los medios de comunicación sí influyen en los procesos de construcción de la sociedad. Tal vez no sabía entonces que ella se convertiría en una de las generadores de contenidos formadores de sociedad a través de la radio matutina.

En 2005 llegó la oportunidad de entrar a la radio. La emisora Los 40 Principales abrió un concurso para encontrar una DJ con actitud y desenvolvimiento al hablar. Las compañeras de universidad pegaron el grito en el cielo, aconsejándole que no participara en un reality. Sin embargo, Camila sabía qué quería.

—Es la única manera de poder entrar a la radio, a mi casa no me van a ir a buscar, y yo sé que me voy a ganar ese concurso –les decía a sus amigas.

  • http://twitter.com/amintemasques Andrew Barbosa

    Señores esto se llama Publireportaje!!!!!!!!!!!

pasaje comercial
Estamos atentos a sus comentarios
cerrar

Dirección: Carrera 7 No. 156 – 78 Piso 8 Oficina 802, Bogotá D.C. Teléfono: 6012310