Las técnicas de María Luisa Piraquive para retener a sus fieles

Las técnicas de María Luisa Piraquive para retener a sus fieles

10 de Febrero del 2014

Mónica* tuvo que someterse a terapia psicológica luego de abandonar la Iglesia de Dios Ministerial de Jesucristo Internacional, liderada por María Luisa Piraquive. Creía que iba a recibir un castigo divino. Tuvo pesadillas por varias noches y lloró de manera desconsolada. Hizo parte de esta iglesia durante ocho años, tiempo en que trabajó gratis para ellos. “Era una bendición barrer la iglesia”, dice. Fue incitada a leer ‘Vivencias’, la biografía de Piraquive, y a comprar una colección de música con coros y canciones religiosas.

Cambió drásticamente su forma de vestir. Pasó de usar jeans y pantalones a faldas largas. Las camisas ceñidas al cuerpo las reemplazó por camisones holgados que cubrían la totalidad de sus brazos. Se alejó de su familia y amigos porque, según la doctrina que aprendió, compartir con personas ajenas a la iglesia era un riesgo para llenarse de espíritus malignos. También participó en política por el Movimiento MIRA. Tuvo que pagarse su propia campaña política y firmar un documento en el que aseguraba haber recibido supuestas donaciones del partido.

Iglesia Mira, Kienyke

Mónica acudió a la iglesia cristiana con la esperanza de que su esposo volviera a la casa. Algo que nunca sucedió. Mientras buscaba una solución a sus problemas familiares a través de la fe, la iglesia la animó a vender su casa –valorada en $30.500.000– argumentando que le traía “tristeza” a su vida. Cuando tuvo el dinero la iglesia le pidió el diezmo. El resto lo gastó en viajes para ver a María Luisa predicar en diferentes partes del país y donaciones a la iglesia. Su devoción terminó cuando fue revelado que María Luisa rehizo su vida con Humberto Romero, luego de quedar viuda en 1996, conducta que estaba prohibida en la iglesia. Fue así como descubrió que la congregación manejaba un discurso incoherente y decidió apartarse. Admite que muchos continúan asistiendo a la iglesia por miedo.

Aunque la Iglesia de Dios Ministerial de Jesucristo Internacional y su líder, María Luisa Piraquive, han sido objeto de varios escándalos como las millonarias propiedades en el extranjero, investigaciones por presunto lavado de activos y un video que evidencia la discriminación de Piraquive hacia los discapacitados; miles de fieles siguen congregados en esta iglesia. ¿Qué la hace atractiva?, ¿Cuáles son sus técnicas para atraer fieles? Y ¿cuál es el perfil psicológico de su líder? KienyKe.com entrevistó a Myrna García, directora del programa de Consejería Psicológica y fundadora de Red Apoyo, para conocer más sobre el funcionamiento interno de esta iglesia, presente en más de 40 países del mundo y considerada por la doctora Myrna García como una secta destructiva con intereses políticos.

Iglesia Mira, Kienyke

Fotografía de uno de los eventos de la iglesia de Piraquive

¿Por qué las personas tienen la necesidad de acudir a una iglesia?

Buscar una iglesia, desde el punto de vista psicológico, hace parte de la naturaleza del ser humano y de su desarrollo psicosocial. Buscamos a Dios por una necesidad de sentirnos protegidos.

En América tenemos ciertos valores morales que han sido transmitidos a través de las distintas generaciones: buscar a Dios y una religión. A cambio se esperan beneficios como la unión familiar y la orientación del ser humano.

Tradicionalmente las personas buscan a un Dios todopoderoso que ayude a resolver todos sus problemas. Es un comportamiento positivo. Es ventajoso tener fe. Se tiene esperanzas y confianza. Pero en el caso de las sectas, hay delincuentes y personas con otros propósitos. Tienen otro interés como controlar a la personas y estafarlas. Existen  sectas de tipo comercial, políticas, terapéuticas o educativas.

¿Qué tipo de técnicas usan estas sectas para congregar a los fieles?

El miedo y terror es muy importante en las sectas. Son sumamente poderosos y están relacionados con los castigos, las maldiciones y la creencia de que algo malo me va a pasar sino sigo cierto camino.

La persuasión es otra de las técnicas. Suelen usar estímulos, cambiar el ambiente, usar colores estratégicos y aplicar la técnica de repetición hasta que las personas terminan pesando que cierta idea es verdad y no se atreven a cuestionarla. También redefinen conceptos como el del amor, la pareja y el verdadero discípulo de la iglesia.

Otra técnica es la modificación de la conducta, el control sobre la independencia, la culpa, la humillación en público para que así otros eviten cualquier acción que produzca dolor y coaccionar a la personas a ciertas conductas para así evitar el castigo.

Iglesia Mira, Kienyke

¿Cuáles son las principales características de las sectas?

Tienen una estructura piramidal. En la cima está el líder que crea y desarrolla la organización. En los siguientes niveles se encuentran los otros miembros estratificados según los niveles de poder. Su estatus no depende de su nivel económico ni de educación.

El maltrato es otra característica. Es constante y es allí donde hay una invasión del líder a la intimidad y vida personales de los que están sometidos. El líder controla su trabajo, su rutina y hasta los planes en pareja.

Siempre aíslan a los fieles de sus familiares. La secta necesita que la persona esté sola para así garantizar la fidelidad hacía el líder. Otra característica es lograr una idolatría hacía el líder. Por esta razón, es necesario que todas las personas mantengan una imagen sobrenatural de él. Su imagen debe ser sinónimo de autoridad y soberanía. Finalmente está el fanatismo en los seguidores.

¿Cuál es el perfil psicológico de los líderes de las sectas?

Suelen padecer dos tipos de trastornos psicológicos: trastorno antisocial de la personalidad y el trastorno narcisista de la personalidad.

El antisocial consiste en que va a sentir poca compasión hacia la persona que sufre, incluso puede sentir placer ante el dolor de otro. El narcisista hace referencia a los delirios de grandeza. Los líderes son carismáticos y tienen gran capacidad para hablar y convencer a la gente que los sigue.

Iglesia Mira, Kienyke

¿Cuál es la principal motivación de las personas para dejar una secta?

Es importante entender que desde que la persona entra al grupo su independencia está controlada.  Existe una gran presión de grupo y no se siente libre. No es fácil salirse de allí porque sienten que es como un gigante que los puede aplastar.

Pero las personas logran desprenderse cuando ven al líder realizar un acto que realmente no puede ser explicado por su lógica. Es completamente contrario a la moral impuesta por la secta y se contradice con todo lo que anteriormente entendía como correcto. Para los fieles significa una traición por parte del líder.

¿Qué tipo de consecuencias psicológicas trae abandonar una secta?

Principalmente genera trastornos de ánimo. La gente suele padecer depresión severa y otros trastornos relacionados al estrés y ansiedad. Hay quienes desarrollan fobias y ataques de pánico.

La más común es la fobia social porque como viven aislados y han evitado compartir con otros, aparecen los miedos a los grupos incluso a subirse a un bus.

La gente que no recibe ayuda en el momento más crítico puede tomar decisiones malas. Muchos de ellos lo superan pero con ayuda psicológica.

“Terminé allí porque me prometieron una solución a mis problemas”

Durante 12 años, Thomas* hizo parte de la Iglesia de Dios Ministerial de Jesucristo Internacional en Estados Unidos. Admite que se unió luego de un desajuste emocional y esperando una solución a sus problemas. Al principio encontró lo que buscaba: un ambiente religioso y de aparente tranquilidad. Sin embargo, las inconsistencias dentro de la iglesia entre la vida de los líderes y el discurso impuesto fue el motivo principal para retirarse definitivamente.

Su primer cuestionamiento tuvo que ver con Iván Dario Moreno Piraquive, quien admitió que era homosexual en 2006, pero que luego de una supuesta curación espiritual dejó de serlo y obtuvo un papel protagónico en la iglesia, especialmente, en el aspecto político. Lo sorprendente para Thomas es que según la congregación los gays están poseídos por espíritus malignos.

Luego de varias averiguaciones encontró que Alexandra Moreno Piraquive escondió su divorcio y que Perla Moreno, otra hija de la líder, luego de divorciarse rehizo su vida amorosa. Conductas cuestionadas por la misma iglesia. A esto se sumó la prohibición de ver noticias, estar pendiente de los medios de comunicación y tener poco contacto con la gente. Comenzó a desconfiar de la iglesia.

Finalmente, Thomas y su familia dejaron la Congregación. Sus relaciones sociales mejoraron. Poco a poco él y su familia han podido recuperar el tiempo que estuvieron aislados y olvidado los miedos que por años fueron sembrados en su pensamiento.

La psicóloga Myrna García concluye: “La peligrosidad de una secta es relativa a la cantidad de población que tenga. La secta es una extensión de la personalidad del líder. Hay que ser como él, seguir su conducta. Es una especie de calabozo mental. La gente me llama y pregunta: ¿cómo hago para salir de acá?”.

*Los nombres fueron cambiado por petición de los entrevistados.