Indicadores Económicos

Los sobrevivientes de Buena Vista Social Club

Mientras conduce un Audi gris modelo 1992 por las calles de La Habana, Jesús Aguaje cuenta la historia de la orquesta Buena Vista Social Club. Interrumpe la entrevista para comentar que comenzó a llover y que tiene que parquear el carro, porque no es permitido hablar por teléfono y conducir. A sus 54 años dirige a los doce músicos que conforman la legendaria banda cubana, que llegó al éxito con una sola producción.
Además, toca el trombón y canta.

Aguaje conoció el Buena Vista Social Club cuando era niño. Recuerda que era un lugar reconocido donde gente pobre se reunía a conversar y bailar danzón. De ahí tomó el nombre de la orquesta, casi cincuenta años después. En la casa, que aún existe en medio del abandono, viven algunas personas y los músicos quieren recuperarla para convertirla en un salón de baile.


Benito Suárez Magana, Ibrahim Ferrer, Salvador Repilado, Julio Alberto Fernández, Compay Segundo.

La orquesta es el resultado de la suerte y la improvisación. El músico cubano Juan de Marcos y el guitarrista estadounidense Ry Cooder tenían la idea de grabar un disco híbrido, entre la música cubana y africana, pero nunca lo lograron. El lugar de encuentro era en La Habana, pero los artistas que venían de África no llegaron, se quedaron atrapados en Francia por problemas con sus papeles. Tomaron la decisión de reunir los músicos más celebres de la música cubana, aunque para la época la mayoría estaban retirados o en otras ocupaciones. Por ejemplo, el cantante Ibrahim Ferrer lustraba zapatos y vendía lotería, el pianista Rubén González había perdido su piano y se rumoraba que ya no tocaba porque sufría de artritis.


Rubén Gonzáles y Orlando Cahaito López

pasaje comercial
Estamos atentos a sus comentarios
cerrar

Dirección: Carrera 7 No. 156 – 78 Piso 8 Oficina 802, Bogotá D.C. Teléfono: 6012310