Indicadores Económicos

Morrales rosados que detienen balas

Miguel Caballero y Carolina Ballesteros

A primera vista parece un morral cualquiera, como el que llevan las niñas de colegio en la espalda. Es rosado, de lona, y lo decoran líneas de colores estampadas. Pero por dentro esta hecho de Aramidas, un material capaz de detener la ráfaga de una ametralladora calibre 9 milímetros. Cada pulgada cuadrada de este maletín, cuyo precio es de 500 dólares, resisten un impacto de bala.

La empresa de Miguel Caballero nació hace veinte años y como parte de su ética de negocio nunca quiso diseñar ropa blindada para niños. Cree que los niños deben permanecer al margen del conflicto armado. Por eso hace cinco años se negó a diseñar chalecos antibalas para menores de 18 años. Pero luego de la masacre a veinte niños de un mismo curso en un colegio en Newtown (Estados Unidos), la empresa recibió cientos de correos electrónicos de padres de familia estadounidenses que, con cierta desesperación, solicitaban ropa blindada para sus hijos.

“Un día llegó Miguel a la casa y me comentó lo de los correos”, dice Carolina Ballesteros, esposa de Miguel y creadora de la colección para niños. Los esposos Caballero solo conocían la existencia de maletines blindados para niños. Pero después de esa conversación, Carolina creó cinco prendas de ropa blindada para niños: el chaleco-morral, maletines, chalecos, camisas interiores y un chaleco antibalas de color rojo para ser usado como un utensilio de prevención de accidentes que esté siempre a la mano en los colegios, como los extintores y botiquines de primeros auxilios.

La noticia de que un colombiano lanzaría el 8 de enero ropa blindada para niños se filtró en los medios y se conoció en todo el mundo. Miguel recibió más de 500 correos electrónicos de medios de comunicación y consumidores a pesar de que las prendas aún no han salido al mercado. El 98% de los correos aprueba la idea, pero el 2% restante no está de acuerdo con que crear chalecos antibalas para niños sea la salida al problema.

“La colección de ropa para niños está lista para salir al mercado, es mentira, como lo dicen otros medios, que ya hemos vendido prendas”, afirma Miguel. El primer cliente interesado en ser distribuidor de la marca Miguel Caballero con su colección para niños llegó a Bogotá el pasado 10 de enero, y su identidad se mantiene en reserva. Los costos de las prendas oscilarán entre los 200 y 700 dólares.

Miguel Caballero
Miguel Caballero nunca estuvo de acuerdo con diseñar prendas blindadas para niños. Pero con la matanza en Newtown,  vio la necesidad que tenía el mercado en Estados Unidos. 

El precio es alto, entre otras cosas, porque las prendas son elaboradas, del Aramidas, con un material regulador de temperatura certificado por la Nasa. El calibre más alto que soportan es el popular 9 milímetros, que usan varias pistolas y subametralladoras como el MP5 y la Mini Uzi.

Aunque nunca quiso lanzar ropa para niños, Miguel lo vio como una urgencia y necesidad del mercado americano, en donde la marca Miguel Caballero se comercializa solo en Miami gracias a un distribuidor con quien hacen negocios. Para la empresa de Miguel es muy complicado vender sus prendas directamente y todos sus negocios los hace a través de distribuidores. El 95% de sus productos se exportan principalmente al mercado asiático y América Latina. Solo el 5% se queda en Colombia. La marca es conocida más en el exterior, donde llega a 50 países del mundo.

Al preguntarle su opinión acerca del porte legal de armas en Estados Unidos, Miguel responde que la cultura en Estados Unidos es muy distinta a la colombiana. Primero aclara que en la constitución de ese país es un derecho protegerse. Asegura que el consumidor latinoamericano compra cuando tiene una necesidad; el consumidor gringo lo hace por diversión. “En Estados Unidos existen entre 81 y 90 armas por cada 100 habitantes, es un producto hecho en Colombia pensado para el cliente americano”.

Miguel está convencido de que este negocio nunca se acabará, si no hay demanda de ropa blindada para niños, no tiene ningún problema en cerrar esa nueva línea de negocio. Pero con la filtración de los medios y las solicitudes de los padres de familia espera producir 2000 prendas en el primer lote de su colección. La ropa blindada para niños sólo se venderá a distribuidores en Estados Unidos y China. En el país asiático han solicitado chalecos que protejan a los niños de ataques con armas cortopunzantes.

Chalecos blindados
Cuarenta horas es el tiempo de producción de una prenda, ya sea para adultos o niños.

Sin embargo esta ropa no puede ser utilizada por menores de ocho años. El estudio de mercado para lanzar la ropa fue acompañado de pediatras que recomendaron no utilizar las prendas en un niño menor de ocho años porque el impacto de la bala podría afectar su cuerpo, que aún no tiene la suficiente grasa para resistir el golpe de un proyectil. Además la columna vertebral de los niños menores de esa edad no podría soportar el peso del chaleco o del maletín, aunque las prendas no superan los dos kilos.

Acompañado del chaleco-morral, Miguel Caballero quiere que su chaleco antibalas rojo sea institucionalizado en los colegios de Estados Unidos: “Que sólo la profesora de la orden a los estudiantes de ponerse el chaleco”. Que el chaleco esté debajo de los pupitres o ubicado cerca a donde los niños dejan sus chaquetas son algunas de sus ideas. Antes de lanzar la colección, había clientes que sugerían que esa prenda fuera de color azul, pero Miguel se negó a esa opción porque el rojo es el color más llamativo de cuantos hay. Miguel dice: “si usted es el atacante, a lo primero que va a disparar, en esa situación como la de Newtown, es a lo más llamativo que encuentre en ese momento, necesitamos que él dispare en el chaleco y no en otra parte”. Con adultos funciona al contrario, jamás se pensaría para un adulto un chaleco antibalas de color rojo.

Miguel habla orgulloso de que Colombia no sea tan inseguro como Estados Unidos con respecto al porte de armas. En una entrevista a una emisora de Chicago (Estados Unidos) el locutor decía:

–Claro, diseñar ropa blindada en un país como Colombia es lógico, porque hay armas, narcotráfico y drogas.

–No, eso era hace diez años, hoy mi país es más seguro que el suyo –respondió Miguel.


  • http://twitter.com/El_Mayonesa Demetrio Saturdino

    Eso es a lo que llaman malicia indigena, que lamentable ver que se dan medidas de prevención y no soluciones reales bien por el creador pero la causa es totalmente despreciable

  • David Gutiérrez

    ¿Cuánto tiempo necesita una persona en Estados Unidos para comprar un arma? y ¿Cuánto tiempo se malgasta en la producción de un arma?

  • http://www.facebook.com/MARIOALBERTOGONZALES Marío Alberto Gonzales

    Me tristeza que Caballero se aproveche y use su empresa de Guerra para usufructuarse de los inconvenientes por la permisividad de las armas en USA

pasaje comercial
Estamos atentos a sus comentarios
cerrar

Dirección: Carrera 7 No. 156 – 78 Piso 8 Oficina 802, Bogotá D.C. Teléfono: 6012310