Boletín diario

RECIBA NUESTRO BOLETÍN DIARIO

¿Por qué encallaron y murieron las ballenas?

20 ballenas han tenido que ser sacrificadas.

Ballenas Bueva Zelanda

Durante los últimos días, en la Bahía Golden de Nueva Zelanda, el panorama ha sido preocupante y desalentador. En sus costas, usualmente más tranquilas y rodeadas de turistas, han recibido una visita inesperada que ha provocado que sus puertas se cierren para todos los que no sean voluntarios.

La imagen es impactante; personas en trajes de baño revoloteando entre la playa, caminando bajo el sol, el mar y la arena entre cientos de ballenas piloto. Hombres y mujeres, adultos y jóvenes que transportan cubetas de agua que luego arrojan con suavidad sobre las ballenas varadas en la costa. Estas acciones se enfocan en sus cabezas, aletas y colas, que son más vulnerables a secarse.

Las ballenas están cubiertas con telas húmedas, para cubrirse del sol y el viento, y están ubicadas sobre hoyos profundos, que los voluntarios han cavado para permitirles una mejor movilidad. De vez en cuando, les vierten agua en la cabeza para quitarles el rastro de arena y mucosidades o las tocan para calmarlas, sin ningún accesorio para evitar dañarlas. Las personas que las atienden se mueven calmadamente, sin hacer ruidos repentinos, pues conocen el peligro al que se enfrentan si las asustan.

Otros están en el agua, uno junto al otro, tratando de formar una barrera humana que impida que otro grupo de ballenas llegue a la costa. Hasta el momento, los voluntarios han tenido que “matar humanamente” a 20 ballenas que se encontraban en muy mal estado.

Lea también: Más de 400 ballenas mueren encalladas en Nueva Zelanda

ballenas c

Hay mucha emoción en el ambiente; tristeza y frustración por las que no resistieron, ansiedad y solidaridad por las que siguen varadas, incertidumbre por las causas y la posibilidad de que llegue otro grupo.

Son tanto los voluntarios que los estacionamientos estaban llenos el fin de semana y cientos de personas se han reunido en la playa para atender la emergencia.

A pesar de que Nueva Zelanda es el país con mayor indice de varamientos de cetáceos, es también el país con mayor indice de rescates, según Project Jones.

Sin embargo, el varamiento de ballenas en los últimos días ha sido sin precedentes: se estima que alrededor de 700 ballenas piloto han quedado varadas en la costa. Estos animales pueden alcanzar hasta los seis metros y las tres toneladas de peso y se caracterizan por tener una frente abombada y cuerpo robusto y tener un sistema de ecolocalización, que les permite conocer su entorno a través de la emisión de sonidos y la interpretación del eco producido por los objetos de su entorno.

El primer varamiento ocurrió el jueves y para el fin de semana, ya sumaban 400 las ballenas en peligro, el doble que su antecedente más cercano en 2015. Sin embargo, el sábado llegaron 240 cetáceos más en la costa y los voluntarios sólo habían podido reflotar a 100 mientras que las otras 300 habían fallecido debido a las precarias condiciones en las que se enfrentan.

Los voluntarios trabajan sin descanso en un intento por reflotarlas y mantenerlas vivas hasta que estas mueren. La esperanza que les queda es que suba la marea para poder ayudar con el proceso. Sin embargo, sin saber cuantas ballenas más puedan llegar a quedar varadas y con los resultados que se tienen el panorama no es muy alentador.

Mientras que estas personas trabajan continuamente, los científicos hacen un esfuerzo por resolver el misterio: ¿Qué está provocando que estas ballenas queden varadas?

Teorías diferentes

KienyKe.com habló la bióloga marina Nataly Morales, quien explicó que en este punto los varamientos son “muy frecuentes, dado que es un canal de migración y si la marea llega a bajar mucho, los animales quedan atrapados. Igualmente, como estos animales son muy sociales, se desplazan en una gran manada y cuando suceden los varamientos, se hablan de más de cien cetáceos afectados”.

Sin embargo, Morales afirma que no se tiene una sola conclusión por el momento, sino diferentes teorías que podrían causar para un fenómeno de estas magnitudes. Entre las posibles causas de este fenómeno, afirma que se encuentran el cambio climático, tormentas solares y el cambio de magnetismo en la tierra, que hace que estos animales se desorienten.

Además: La fruta de la muerte silenciosa

Además, la marea podría ser otro factor. La bióloga marina explica que en esta zona en especifico “se generan unos bancos de arena que son casi como una trampa, dado que si baja la marea, las ballenas quedan atrapadas en este espacio”.

Además, Morales explica que la contaminación también podría ser un factor importante. “Debido a la gran cantidad de residuos químicos que son segregados en el mar, se generan muchos tóxicos que promueven la presencia de parásitos en el cerebro. Debido que estos cetáceos siempre tienen  un líder, cuando el cerebro de ellos se ve afectado, todo el grupo se desorienta y terminan varado”.

 Entre las otras teorías que se han considerado por los expertos se encuentran un problema del sistema de ecolocalización en aguas poco profundas, una confusión en los cetáceos por culpa de los sonares que utilizan los barcos y submarinos en ejercicios navales y el ataque de tiburones que las pudo haber llevado hasta la costa.

El nuevo miedo de Nueva Zelanda

Este lunes, las autoridades manifestaron su temor de que los cadáveres de cientos de ballenas que están varadas en la costa exploten debido a los gases que estos animales tienen en su interior.

Por eso, el departamento de conservación debe decidir qué hacer con las carcasas, ya que arrojarlas al mar no es una opción, debido a que se pueden llenar de gas y flotar a bahías pobladas.

Más de 400 ballenas han fallecido en las costas y al calentarse, los gases se acumulan en su interior y como consecuencia, el intestino explotan. Para evitarlo, los voluntarios han trabajado haciendo agujeros en los restos de los cetáceos en un intento de que explote el gas.

El Departamento de Conservación dijo que las carcasas de más de 300 ballenas están siendo empujadas a una ubicación inaccesible para el público y donde puedan descomponerse con normalidad. Sin embargo, teniendo en cuenta el tamaño de estos animales, esto se ha convertido en todo un reto, por lo que las operaciones avanzan lentamente.

Alt_gif_nueva_era

pasaje comercial
Estamos atentos a sus comentarios
cerrar

Dirección: Carrera 7 No. 156 – 78 Piso 6 Oficina 602, Bogotá D.C. Teléfono: 6012310