Boletín diario

RECIBA NUESTRO BOLETÍN DIARIO

¿Quién golpeó a Manuel Teodoro en la audiencia por el caso Colmenares?

“El señor se fue contra mí tratando de asfixiarme. Me defendí con todas las fuerzas, que ...

Literalmente, le estrellaron una puerta en la cara. El periodista Manuel Teodoro, director del programa ‘Séptimo Día’, debió ponerse hielo y algún desinflamatorio porque su nariz se hinchó, deformada. No le partieron el tabique, pero le causaron mucho dolor.

Teodoro preparaba el programa del próximo domingo sobre el asesinato del estudiante Luis Colmenares. Y estaba en la audiencia (martes en la noche) en la que finalmente le negaron la libertad (hoy tienen arresto domiciliario) a las dos jóvenes universitarias implicadas en el crimen: Laura Moreno y Jessy Quintero.

“Infortunadamente, quien me empujaba era mucho más grande que yo. De haber sido más pequeño no estaría tan dolido”, explicó el periodista.

En uno de los múltiples capítulos judiciales –explica Teodoro– los defensores de las niñas Moreno y Quintero solicitaron a un juez la liberación. Hacia las 7 de la noche el juez determinó que deben continuar en su casa por cárcel.

El periodista Manuel Teodoro recibió un fuerte golpe en la nariz en la audiencia de Laura Moreno.

Lo que pasó enseguida con el periodista es lo siguiente, en sus palabras:

“Cuando salieron todos los proponentes, tanto de la defensa como de la familia Colmenares y sus defensores, yo le pedí una entrevista al señor Moreno, padre de Laura. De una forma cortés, me identifiqué claramente, el señor estaba un poquito picado porque no se salieron con la suya y me preguntó ‘¿de qué se trata la entrevista?’, le dije ‘se trata de saber si usted siente que hubo justicia hoy’. En eso llegó un camarógrafo de CARACOL TELEVISIÓN y cuando nos íbamos acercando al señor, fue rodeado por un grupo de familiares suyos. Calculo unas 20 o 25 personas, todas jóvenes.

Fueron ellos quienes comenzaron a obstaculizar el inicio de la entrevista, llevándoselo como los guardaespaldas se llevan a los políticos. Se dirigieron hacia la puerta de salida. Yo iba detrás preguntándoles por qué no querían dar su versión de la historia. Tienen el derecho a hacerlo, como el público colombiano tiene derecho a recibir información.

Cuando iba saliendo por una puerta bastante grande, uno de los acompañantes del señor Moreno, calculo que un muchacho de unos 22 o 24 años, me tiró la puerta, pero lo hizo con tal violencia que me golpeó, casi me tumba. Y el tipo trancó la puerta. Era una escena casi surreal.

Halé la puerta con fuerza y cuando estaba afuera, donde estaba él, el señor se fue contra mí tratando de asfixiarme. Me defendí con todas las fuerzas posibles, que a mis 52 años son pocas, y evité lo que pudo ser una paliza.

Afortunadamente los policías de la Fiscalía intervinieron. Hubo algún alboroto, escándalo y los periodistas –en un acto de camaradería– comenzaron a perseguirlo.

Lo que yo buscaba era respuesta, no peleas. Ya en la calle, frente a la Fiscalía, seguí a la familia preguntándole en voz alta si querían responder a las preguntas que la justicia y toda Colombia se estaban haciendo. A cambio recibí agresiones verbables inmencionables. Todos fuimos de alguna forma blanco de amenazas. Al final hablamos con el abogado de Jessy Quintero.

Están bravos porque no se salieron con la suya. Pretendían buscar unos términos muy complicados dentro del Código Penal –una especie de “miquito”– para tratar de lograr la libertad de las jóvenes. El abogado Jaime Lombana (en representación de la familia Colmenares) y el Fiscal lograron demostrarle al Juez lo contrario. Obviamente el revés los puso iracundos.

Hay indicios de mucho manejo de poder por parte de ese lado y debe ser muy frustrante sentir que no siempre se pueden salir con la suya. En términos generales, yo creo que eso va para largo y será una pelea dura”.

pasaje comercial
Estamos atentos a sus comentarios
cerrar

Dirección: Carrera 7 No. 156 – 78 Piso 6 Oficina 602, Bogotá D.C. Teléfono: 6012310