Boletín diario

RECIBA NUESTRO BOLETÍN DIARIO

Indicadores Económicos

¿Quién mató a Andrea Marcela García Buitrago?

Esta historia reconstruye paso a paso el crimen de la niña de Tunja, que cincuenta días ...

Andrea Marcela García

El lunes primero de octubre María Buitrago, empleada doméstica, amaneció enferma y le pidió a su hija mayor, Andrea Marcela, que fuera hasta la tienda –a una cuadra de la casa en el barrio El Milagro de la ciudad de Tunja– para llamar a su jefe y avisarle que no podría ir a trabajar. Ese día, a diferencia de cualquier otro, mandó a la niña de doce años sola, sin la compañía de su hermana Claudia Liliana, de nueve. Andrea Marcela salió de su casa a las 8 de la mañana camino a la tienda que se puede ver desde la casa de la familia García Buitrago. La tendera afirma que llegó hasta allí y habló por teléfono. Pagó la llamada con dos monedas de cien pesos, salió sin despedirse y caminó en dirección hacia su casa, en lo alto del cerro, casi a las 8:15 de la mañana.

A las 8:30 la niña no había vuelto a la casa y María asumió que estaría donde su abuela, a una cuadra de distancia de la tienda y a casi tres cuadras de la casa de la familia García Buitrago: los tres lugares en una línea recta desde el cerro hacia abajo. A las 11 de la mañana, cuando ya la niña debía comenzar a arreglarse para la escuela, María decidió buscarla y solo entonces advirtió que no estaba donde su abuela y tampoco en la tienda. Entonces llamó a Alberto García, su marido. Juntos  empezaron a buscarla en las casas de sus amigas, en el colegio y en todo el barrio. Hacia las tres de la tarde llamaron a la policía y mientras eran interrogados, los agentes comenzaron a buscar a la niña en los alrededores de la casa, en las calles y el colegio.

Andrea Marcela García
La casa de la familia Buitrago queda en las montañas que rodean la ciudad de Tunja.

Andrea Marcela desapareció a plena luz del día, en el tramo entre la tienda y su casa. Nadie la oyó gritar. La última en verla con vida fue la tendera.

Los padres de la niña afirman que la policía nunca buscó en los cerros y jamás entraron a ninguna casa. Mientras tanto la niña estuvo desaparecida durante cinco días. Desesperados, Alberto y María dicen que salieron con el hermano de Alberto, en su carro, y comenzaron a buscar a Andrea Marcela hasta que el motor del carro se dañó. Casi enloquecidos, abrieron el capó y se quemaron con el agua hirviendo del motor. El tío sufrió una quemadura muy grave en la mano; Alberto una leve herida en el brazo derecho. Actualmente, dice María, la historia clínica de su cuñado está desaparecida del hospital, lo cual le hace pensar que están investigando la quemadura de su mano.

Continuaron la búsqueda durante toda la semana. Alberto asegura que el viernes al mediodía se dirigió hacia la que llaman ‘La curva de la muerte’, en el barrio La Fuente. Esta zona –a dos kilómetros de la casa de los García Buitrago–situada cerca a la salida hacia Villa de Leyva, donde termina la ciudad y empiezan el bosque y los cerros, es famosa por ser el lugar donde los criminales se deshacen de los muertos. Alberto bajó la loma y se metió entre los árboles llenos de basura por donde merodean perros callejeros. Caminó un rato por la zona y al no encontrar a su hija, salió de allí y siguió buscándola y repartiendo volantes con su foto, en la que se la ve con el uniforme del colegio y hay una descripción de la ropa que llevaba puesta cuando salió de su casa la última vez.

El día siguiente, sábado casi a las 2 de la tarde, el tío de la niña volvió a la zona donde su hermano había estado veinticuatro horas antes. Esta vez sí encontró el cadáver de su sobrina. De inmediato llamó a la Policía;  sin embargo los padres de la niña aseguran que  hay un CAI muy cerca, los oficiales no se presentaron hasta tres horas más tarde. Vecinos cuentan que una vez llegaron los oficiales el tío, histérico, acusó a los oficiales de haber asesinado a la niña y le lanzó a uno de ellos un ladrillo que por poco le golpea la cabeza. Al parecer, el hombre luego se desmayó.

Resultados de la necropsia realizada el martes al cadáver concluyen que la causa de muerte fue asfixia por estrangulamiento manual. La niña además fue torturada, le quemaron parte del cuerpo y abandonaron su cuerpo debajo de unos árboles, al pie de una loma. Los perros de la zona, tuertos, bajitos y de patas gruesas, se habrían comido un brazo de la niña y partes de otras extremidades.  Pero dejaron la cara intacta y fue así como pudo ser identificada por sus tíos, pues sus padres, así como no han querido ir a la zona donde la encontraron por sentir que al ir están haciendo algo mal, no quisieron verla sino hasta el entierro.

Andrea Marcela García
La niña fue encontrada en un lugar boscoso, cercano a su casa.

Por ahora, lo único que hay son preguntas. ¿Cómo es posible que nadie hubiera visto nada, si eran las 8:15 de la mañana y la niña solo debía recorrer un trayecto de una cuadra? Esto hace pensar que debió irse con alguien que conocía, por lo tanto no hubo ningún forcejeo y esto explicaría que nadie la hubiera oído gritar. Cerca al cuerpo de la niña encontraron una maleta en la que se cree que la persona que la mató cargó el cadáver para dejarlo allí abandonado y quemado, quizá con la intención de que los perros de la zona la devoraran y su rastro desapareciera para siempre. La zona está llena de casas, ¿cómo es posible que nadie hubiera visto nada? Nadie sintió el olor nauseabundo que despide la carne humana cuando es quemada y nadie vio una fogata, lo que indicaría que la niña estuvo secuestrada durante cinco días, asesinada quizá donde la escondían y luego abandonada en ‘La curva del muerto’.

Alberto y María afirman que no tienen explicación para lo que le pasó a Andrea Marcela.

—No me cabe en la cabeza, no me cabe en la cabeza, no me cabe en la cabeza…  —dice María, desesperada, mientras se aprieta ambos lados de la cara con las manos.

Aseguran que si tienen enemigos no los conocen, como tampoco conocen el motivo por el cuál podrían tener enemigos. No creen que haya sido una venganza. Dicen que los medios de comunicación están especulando cuando se refieren a la culpabilidad del tío de la niña. También se niegan a oír los chismes de los vecinos, quienes aseguran que la familia tuvo que ver con la desaparición y cruel asesinato de Andrea Marcela. Mientras tanto, se rumora que Jorge Iván Guarín, el fiscal a cargo del caso, habría afirmado durante un almuerzo el miércoles que toda su investigación apuntaría a la familia de la niña.

En la casa de los Buitrago

María y Enfelberto –quién prefiere que lo llamen Alberto– viven en una casita muy humilde sobre los cerros que rodean Tunja. Desde allí se puede  ver toda la ciudad. Desde allí se puede  ver toda la ciudad. Los tunjanos le tienen miedo a El Milagro, pues afirman que es muy peligroso. La poca gente que hay en las calles mira con desconfianza.

Cuando estamos a diez metros de la casa detenemos el carro en un camino destapado y nos bajamos.  Entonces vemos unos niños sentados sobre el pasto a un costado de la casa. Cuando nos ven se levantan muy rápido y se desaparecen. Tocamos a la puerta y adentro no se oye nada, como si se estuvieran escondiendo de nosotros. Al rato sale una mujer muy seria caminando entre unas plantas que rodean la propiedad, lleva los brazos cruzados sobre el pecho. Le digo que tengo una entrevista con Alberto García y trato de entregarle una botella y un ponqué que he traído conmigo, pero la mujer se niega a recibirlo. Dice que la situación está muy complicada y que desconfían de todo el mundo. A nadie le reciben nada, ni a policías o periodistas. Alberto está en el CTI con su mujer, no demora en llegar, pero luego de hablar con él por teléfono decidimos ir a buscarlo y después de mucho insistir, la mujer me recibe la botella no sin antes batirla, como confirmando que es, de hecho, Coca-cola.

Alberto y María están vestidos de negro. Serios, muy serios, ojos chiquitos, caminan con mucho trabajo, como si les pesara el alma. Debo insistir mucho para que se suban al carro y volvamos hacia El Milagro. Una vez allí la mujer de antes vuelve a disculparse por no haber querido recibir la botella. Se trata de la hermana mayor de María.

—Estamos muy asustados —dice Alberto mientras levanta a David del piso y María asiente con la cabeza—. Tenemos miedo de la gente, miedo por los niños, miedo de que los vecinos nos vayan a hacer algo, o las personas que le hicieron esto a la niña.

Andrea Marcela García
Después de 47 días, el crimen de Andrea Marcela aún no se ha esclarecido.

Por dentro la casa es muy fresca, tan fresca que es obvio que por la noche se sentirá mucho frío. Está en obra negra y los rayos del sol se cuelan por entre varios huecos que tiene la precaria construcción. Tiene un baño diminuto, dos cuartos y un corredor que hace las veces de comedor y cocina. La única decoración que hay es una imagen de la Virgen María detrás de las fotos de Andrea Marcela y un afiche de Mickey Mouse en la puerta del cuarto de los niños. En este cuarto hay dos camas en las que descansan colchones desnudos y una cuna desordenada. Pareciera que estuvieran durmiendo todos juntos en la habitación de los padres. El ambiente de la casa es tenso. No se siente dolor sino  miedo, pánico, paranoia. No hay sonrisas, pero tampoco hay lágrimas.

El pequeño David, de dos años, se mueve inquieto entre los brazos de su papá, escurridizo. Tiene la cara y las manos muy sucias, como uno de esos niños que no vale la pena bañar porque estará lleno de mugre de inmediato. Abraza una botella de Coca-Cola de dos litros. Aún queda un poco de la gaseosa en el fondo y él no deja de batir la botella hasta que no le sirven el refresco en un vaso de plástico hondo. Luego mete los dedos en el vaso y se los chupa. Su papá le seca la mano con la suya y le dice que no haga eso. David no hará caso y no se quedará quieto hasta que no comencemos a hablar de las fotos de su hermana Andrea Marcela. Entonces me quitará una foto de ella de las manos y la tomara entre su pulgar y el índice y se quedara quieto, muy quieto, mirando la foto de su hermana con la más solemne seriedad. No deja que le quiten la foto de las manos. Será él mismo quien la vuelva a acomodar entre la veladora y el arreglo de flores blancas que hay sobre la mesa de madera del comedor.

Durante la entrevista, no nos ofrecerán de la Coca-Cola que la tía guardó en una nevera tan pequeña como las de los cuartos de hotel. Cuando ya nos hemos despedido la mujer sale detrás nuestro insistiendo que tomemos un vasito, que ya nos ha servido. Entonces volvemos a entrar a la casa y nos sentamos sobre las sillas de madera que hacen juego con la mesa del comedor y bebemos presionadas. Solo entonces Alberto se servirá un vaso y beberá él mismo. Nos iremos de allí sin haberles podido tomar ni una foto, pues el pánico no se los permite.

  • memoriasde

    “Tiene la cara y las manos muy sucias, como uno de esos niños que no vale la pena bañar porque estará lleno de mugre de inmediato”.

    No sabia que un infante no sea digno de cuidado,limpieza, alimentación etc

  • gloriasoto

    Que no quede impune.

  • Katire

    Yo no leo estos artículos porque simplemente no quiero imaginar  el pánico de esta niña, pero una vez insisto y digo, Colombia es el país con mas psicópatas por metro cuadrado del planeta.

    Algún dia un policía me dijo que en este país a muchos les salia mas barato contratar un sicario que contratar un abogado. Me dejo pensativo.

  • http://www.facebook.com/profile.php?id=1078674829 Analida Lemacks Fuentes

    Pero en Colombia siempre ha sido una costumbre enviar a los niños y niñas solitos hacer algunos “mandados” como decimos , pero en estos tiempos de crisis moral, es mejor no hacerlo, tambien he visto madres que caminan un metro adelante de su hijo, y el niño o la niña estan atras sin supervisión, sin nada , en algunos casos realmente es descuido de los padres porque ya no vivimos en un mundo de gente buena

  • http://www.facebook.com/rivasperdomo Ivan Rivas Perdomo

    El problema en Colombia es la mala justicia que tenemos, propio de la corrupción en la administracion de Justicia, pues, por un lado, la justicia frágil que tenemos, y por otro lado la corrupción, a los cargos de jueces no llegan los que  han ganado el concurso, a ese cargo llega primero la burocracia de los magistrados del Tribunal Superior, aun en provisionalidad, hay se quedan, y en esa forma llega cualquier persona, miren el caso Colmenares, una Juez que cuando litigante le llamaban CHULO, tomando decisiones, ese es el problema. adiós. 

  • http://twitter.com/auroraletycia letycia A

    Minimo un policia fue y estan amenazados…

  • http://www.facebook.com/pepita.mendieta.946 Pepita Mendieta

    Virginia Mayer, sus textos son cada vez peores. Este intento de crónica deja mucho que desear en términos de cohesión, coherencia y uso de tiempos verbales. Es increíble que el editor o editora permita que se publiquen textos sin la más básica revisión de redacción.

  • http://www.facebook.com/ivan.lopezobando Ivan Lopez Obando

    de este caso nunca se escucho nada mas, tanto que la gente marcho pero al fin de cuentas todo se olvido que se esclarezca este caso y la pena de muerte para los responsables, este tipo de gente no le hace bien a la sociedad merecen morir

  • luisg692010

    esta seudoperiodista hace unos artículos pésimos, esa narración tan precaria y amarillista hasta despectiva en algunas ocasiones. esta señora es pésima escritora 

  • PalomaV

    Solo cuatro comentarios para un drama como este.?..triste, seguramente si Virginia hubiera escrito sobre Laura Acuña o sobre Marbelle habría en este momento más de 50 comentarios. La indolencia es la respuesta, ya no nos duelen estos crímenes tan repugnantes, que en cualquier otro país causarían que la gente le exigiera a las autoridades que cumplieran con su labor y encontrarán a los responsables. Y la pobreza también, ustedes creen que si hubieran asesinado de esta forma tan miserable al hijo de un político o de un empresario estaría la familia después de 47 días esperando aún algún indicio?

  • http://www.facebook.com/people/Jorge-A-Castillo-C/615433681 Jorge A Castillo C

    No es la primera vez ni será la última en la que un menor es desaparecido, abusado y después asesinado. Tampoco es Colombia el único lugar donde se dan estos casos. Tampoco es la primera vez que las autoridades por neglligencia, por costumbre, por carencia de recursos o por falta de preparación, no actúan de la forma debida para hacer la investigación pertinente. Tampoco es el único caso de este tipo que se da en circunstancias similares o que permanece impune. Creo que vale la pena hacer un estudio serio sobre este tipo de asesinatos y abusos, y preparar profesionalmente un equipo de investigadores que se metan de verdad en el cuento, que les duelan las víctimas así sean de un barrio marginal. Ya me figuro cómo removerían cielo y tierra para encontrar al autor de un asesinato de un menor proveniente de una familia “prestante”. Lo cierto es que existen clases sociales para la aplicación de justicia.

  • http://www.facebook.com/people/Laura-Garcia/1049070416 Laura Garcia

    Durante la lectura, es terrible la sensación de que la familia sabe que la van a inculpar. Sabe.

  • http://www.facebook.com/profile.php?id=694014223 Catalina Ceballos

    que horrible… que crónica tan fea … que periodista tan despreciable,  a usted que le importa si el niño esta limpio o sucio o si la vida de estas personas refleja la cruel realidad de este país con tanta miseria. llegar con torta y gaseosa no alivia el dolor de nadie… AMARILLISTA. Le ayudó a la familia? les brindo apoyo?  o fue de chismosa a husmear en el dolor ajeno para ganarse el sueldazo que usted gana mientras otra gente vive en la miseria… es despreciable. 

  • armandot68

    que articulo tan pesimo.

  • http://www.facebook.com/profile.php?id=722448599 Yahir Silva

    Un remedo de crónica es este escrito… y la forma en que trata el tema y sus personajes es bajo!!! basura!!!!

  • http://www.facebook.com/suministros.tecnoaudiovisuales Suministros Tecnoaudiovisuales

    Como diria un celebre autor “No me sorprenden los actos de la gente mala, me sorprende la indiferencia de la gente buena”

  • http://twitter.com/lyne3158 nelly

    Mi nombre es Sharik Hannady Alvarez Galindo, soy escritora y tengo 12 años. Vivo en la ciudad  de Tunja y me conmovió tanto la muerte de Andrea que le hice esta poesía.
    EN MEMORIA DE ANDREA MARCELA
    DESPIDIENDO UN ANGEL
    Por: Sharik Hannady Álvarez Galindo
    El cielo de Tunja tan limpio y azul
    Reluciente cielo que a los niños cubre
    Tan inmenso y claro como hermoso tul
    Fue testigo mudo de este triste octubre.
    Las horas que pasan con intensa prisa
    Callaron tu canto inocente niña
    Termino tu historia, se trunco tu vida
    Un triste suspiro fue tu despedida.

    Apenas tu vida despuntaba al día
    Pero noche oscura cegó tu sonrisa
    Tu voz se apago en la mano asesina
    Que piedad no tuvo de tu frágil vida.

    Absorta la gente en la vida diaria
    En el afán del día no oyó tu lamento
    Tus sueños se fueron sin quien te ayudara
    Se elevo en silencio tu último aliento.

    Mi alma esta triste y yo no comprendo
    Le pregunto al cielo y no me responde
    ¿Quién destruye sueños, quien siembra la muerte?
    Es la decadencia, mundo indiferente.

    Eras una niña Andrea Marcela
    Jugar con muñecas era tu destino
    Edad tan temprana donde el sufrimiento
    Se encuentra muy lejos, perdido en el tiempo.

    Tu nombre está escrito con letras doradas,
    La luz de tu rostro parece que vuela
    Estrella fugaz de risas aladas
    Es tu tierna luz, Andrea Marcela.

    Dios te ha recibido con brazos abiertos
    Los ángeles danzan alegres al viento
    Eres como un sol allá en el firmamento
    Estarás por siempre en nuestro pensamiento.

    Qué vergüenza ciento por actos como estos
    El terror asedia como monstruo hambriento
    Cuida tú los niños por Dios te lo pido
    Nunca más un niño sufra este tormento.

    Tu madre hoy llora, aun sin comprenderlo
    Cual fue tú pecado pequeña princesa
    Tu ausencia es agudo puñal en el pecho
    Dejaste en el alma profunda tristeza.

    Serás nuestro Ángel que cuides los sueños
    De todos los niños que amamos la vida
    Justicia pedimos por tu sacrificio
    descansa en Paz, no Te olvidaremos.

    • http://twitter.com/tigresa8821 tigresa

       Hermosa tu poesía. Ojalá el mundo estuviera poblado de gente sensible como tú.

  • http://www.facebook.com/people/Darío-Sánchez/100001576681682 Darío Sánchez

    había un CAÍ cerca,por que demoraron mas de tres horas en hacer acto de presencia ,esto de muestra la ineptitud de nuestra policía,eso significa que en vez de coger al ladrón lo único que cogen es un resfriado,si la madre estaba enferma y la niña fue sola e hizo la llamada significa que el que la mató la estaba esperando al regreso y era conocido.

  • http://www.facebook.com/javierivan.gonzalezneira Javier Ivan Gonzalez Neira

    No se sabe si es una crónica, una narración, un relato, un cuento, una historia o que, pues no tiene una conclusión final. Le toca al lector sacar sus propias conclusiones. Fuera de eso, hacen mucho énfasis en la botella de dos litros, como si el artículo fuera patrocinado por Coca-cola. Definitivamente, qué periodismo tan extraño…

  • http://profile.yahoo.com/AUXUCUKFSKKZBQPAHJD4VBBRMM jeca

    Es triste que un periodista que debe tener  la capacidad  de investigar a profundidad y aportar a  la sociedad, solo se preocupó por mostrar las precarias condiciones económicas y  la cruda realidad de una familia humilde de nuestro país. 
    Se ve la poca investigación,  no hay nada que atrape mas a un lector que los diferentes puntos de vista de la familia, los vecinos, las autoridades.
    Si quieren darle la oportunidad  periodistas nuevos de abrirse campo en los medios, deberían ser mas estrictos en la redacción, y el contenido de las historias.
    Es un tema con muchísimo potencial, del mismo podrían crearse centenares de crónicas y ninguna seria igual… 
    Esto es Colombia y a los Colombianos nos gusta el periodismo con contenido, no el relleno que hacen en otros países.
    Los que nos formamos como periodistas en esta Nación, nos enseñan muchísima responsabilidad al escribir y respeto por el lector y aun mas por las victimas y mas en caso tan delicado.

  • soyLira

    me gusta como escribe Virginia

  • http://www.facebook.com/juan.d.guarin Juan David Guarin

    este articulo es en su totalidad amarillista, tiene mala redaccion y mas que un articulo parece mas una cronica. 

  • galatas

    No entendí nada, esto era un a entrevista o un relato de un libro común y corriente escrito de afán. No le ví claridad ni entendí lo que quiso transmitir el periodista.

  • olgamarcela

    ayombe que manera de relatar.

  • http://twitter.com/tigresa8821 tigresa

    A este reportaje le falta sensibilidad.

  • jaguerra

    Además de la pésima redacción que caracteriza a este artículo, finalmente no se concluye nada, el lector queda con la expectativa de un mejor final, la trama se rompe y da la impresión que este esbozo de crónica continuará. Por favor pongan más énfasis en la ediciones de estas publicaciones.

  • alejoap

    Que ARTICULO TAN MEDIOCRE, FACILISTA, CARENTE DEL MAS MINIMO RIGOR PERIODISTICO.

  • alejoap

    QUE VERGUENZA, Y ESTE TIPO DE PSEUDOPERIODISTAS SI SIGUEN EN EL PORTAL….

  • Pleyade

    Que publicación tan horrible, desde todo punto de vista…

  • http://twitter.com/Amparoxyz Amparo Pérez Arango

    Definitivamente qué porquería de escrito, no deja ningun mensaje y ademas como dijeron es amarillista y despectiva. GAS! 

  • http://www.facebook.com/juansalvador.delarosa Juan Salvador de la Rosa

    Esta señora mayer no escribe para nada bien. primero un tono informativo y después trata de lucirce con su redacción frente a esta tragedia. no se por que escribe tanto acá. escribe de todo y para nada es buena.

  • http://www.facebook.com/profile.php?id=751137758 Gabriel Montoya Gomez

    Amarillismo puro,,pense que estaba leyendo un articulo de el espacio.

  • Glenda Lariza Martinez Osorio

    Este es el mejor ejemplo de cómo una historia que debería ser conmovedora y solemne, en honor a su protagonista, termina echada a perder por cuenta de la incapacidad de quien escribe. Es una pena que Andrea Marcela no le haya inspirado una crónica de altura a la autora ni al editor que por decencia debería no haberla publicado.

  • Bluebird981

    Amarillista eres amarillista

pasaje comercial
Estamos atentos a sus comentarios
cerrar

Dirección: Carrera 7 No. 156 – 78 Piso 8 Oficina 802, Bogotá D.C. Teléfono: 6012310