Boletín diario

RECIBA NUESTRO BOLETÍN DIARIO

Se cierra el cerco a los hermanos Uribe Noguera

Se cumple un mes del crimen de la pequeña Yuliana Andrea Samboní.

Alt Hermanos Uribe Noguera

Este miércoles 4 de enero se cumple un mes del brutal asesinato de la pequeña Yuliana Samboní a manos de Rafael Uribe Noguera, quien ya confesó su responsabilidad en el caso. Sin embargo, aún quedan muchos temas por aclarar, como el verdadero papel de los hermanos del acusado, Francisco y Catalina.

Lea también: Carta de un padre de familia indignado por el crimen de Yuliana

Luego de que Rafael confesara lo sucedido, solo se está a la espera de la imputación de cargos en su contra el próximo 11 de enero, en la que se le acusará formalmente de feminicidio agravado, abuso sexual agravado y secuestro simple. Con esto, resta establecer si efectivamente los hermanos Uribe Noguera trataron de obstaculizar las investigaciones, como lo asegura la Fiscalía.

El pasado martes la nueva fiscal encargada del caso, María Lorenza del Castillo, realizó un detallado recuento de los hechos sucedidos el 4 de diciembre del 2016, según el cual, tanto Francisco como Catalina habrían mentido a las autoridades, por lo que se les imputó el cargo de favorecimiento y se solicitó una medida de aseguramiento que les prohíba de salir del país. La petición fue aceptada por el juez 68 de control de garantías de Bogotá. Además no podrán salir de Bogotá a menos que cuenten con un permiso especial por parte de la Fiscalía.

Además: Las 12 mil ‘Yulianas’ que el país ignoró

Esto luego de que el pasado 25 de diciembre Catalina, junto con unos familiares, intentara tomar un vuelo con rumbo a Estados Unidos. Sin embargo, al llegar a la fila de abordaje la aerolínea le informó que la embajada del país norteamericano le había cancelado la visa.

De esta forma, las autoridades creen que los hermanos Uribe Noguera estarían pensando salir del país para huir del juicio, por lo que se recomendó a la entonces fiscal del caso, Adriana Alarcón, pedir la medida de aseguramiento, trámite que nunca realizó, por lo cual el Fiscal General de la Nación, Néstor Humberto Martínez, la alejó de sus responsabilidades.

También le puede interesar: En la mente de Rafael Uribe Noguera

“Se apartó de la decisión del comité técnico jurídico, retirando la solicitud de medida de aseguramiento que se había previsto e inclusive contra el concepto del Ministerio Público. Esta decisión fue adoptada de manera inconsulta y contraria a sus deberes legales”, explicó en su momento Martínez.

plantilla-postal-Yuliana

Las autoridades están cercando cada vez más a los Uribe Noguera, a quienes se les acusa de saber con anterioridad lo sucedido y a pesar de esto, prefirieron ocultar en sus testimonios detalles importantes, aún cuando por su formación académica tenían pleno conocimiento de que se trataba de un delito.

“Francisco y Catalina Uribe Noguera sabían que tanto Rafael y la camioneta eran buscados por el secuestro de una menor (…) Ellos decidieron de su propia mano llegar al lugar de los hechos cuando debieron ser las autoridades, y de esa manera garantizar que la verdad de los hechos se conociera. Sabían que había ocurrido un secuestro desde tempranas horas, y ese tema pareció no importar”, mencionó en la audiencia la fiscal Del Castillo.

Las pruebas en contra de los hermanos Uribe Noguera

Durante la audiencia de imputación de cargos, la Fiscalía relató su versión respecto a las acciones de los hermanos Uribe Noguera el pasado 4 de diciembre. En horas de la mañana. Francisco fue informado de que una camioneta registrada a su nombre fue vista en el lugar donde fue secuestrada la niña. El abogado aseguró que no tenía conocimiento de quién podía tener el vehículo y que se dirigiría a su vivienda pasa informarse de la situación.

“Francisco se dirigió al edificio dónde estaba Rafael con Catalina, pero le dice al Gaula que iba a su casa cuando en realidad se va a la casa de Rafael: Francisco Uribe Noguera le miente al Gaula”.

Cuando llega al edificio Equus 66, encuentra allí a Catalina, quien intentaba que el portero se comunicara con el apartamento 603, en el que vivía Rafael, el asesino. Estando allí, va al sótano y encuentra la camioneta sin seguro y con el zapato blanco de Yuliana en el interior.

“No da aviso a las autoridades y asume la tarea de entrar al apartamento, saltando un muro para salir por la terraza, y eso no le correspondía a él sino a las autoridades. Y Catalina ya sabía la ubicación de la camioneta y de Rafael”.

Luego de ingresar a la propiedad a la fuerza, los tres hermanos permanecen una hora y media en el apartamento, para luego salir hacia las 5:27 de la tarde, como queda registrado en cámaras, y toman un taxi hacia el norte de la ciudad con destino a la Clínica Monserrat. Catalina se queda a mitad de trayecto. Después, al no ser internado, el mayor de los hermanos lleva a su Rafael a la Clínica Navarra.

Este detalle fue corroborado gracias a la declaración del taxista Tomás Ricardo Melo. Pese a esto, Francisco, una vez internado su hermano recibió una llamada de los agentes del Gaula, a quienes les dijo que todavía no sabía del paradero de la camioneta ni de su hermano, a quien describió como “una persona de bien”. Según la fiscal esto es falso, gracias a las pruebas anteriormente mencionadas.

“Estos elementos indican que el actuar pudo haber entorpecido la investigación, la posibilidad de encontrarla viva, de establecer qué pasó ahí, en síntesis la Fiscalía encontró que ambos son coautores del favorecimiento”, comentó Del Castillo, y agregó: “la conducta indica que se adelantaron acciones para evitar que las autoridades atendieran oportunamente el caso, los imputados desde un primer momento entorpecieron la acción de las autoridades”.

Los hermanos Uribe Noguera se habrían enterado de los actos de Rafael a las 3:30 de la tarde, pero informaron lo sucedido hasta las 8 de la noche, aunque omitiendo importantes detalles que después fueron revelados por la investigaciones.

Por su parte, la defensa aseguró que se trata de una malinterpretación por parte del ente acusador. Así lo dio a entender el abogado Pedro Aguilar, que también es quien defiende a Laura Moreno y Jessy Quintero en caso Colmenares.

“Nunca hubo ocultamiento de información a las autoridades: cuando se ubicó a Rafael por parte de Francisco y Catalina, ellos buscaban averiguar qué había ocurrido con la menor y si era verdad que había sido secuestrada por su hermano, Rafael”, aseguró el defensor de los hermanos Uribe Noguera.

Treinta días desde el asesinato

Este miércoles se cumplen treinta días de la muerte de la pequeña Yuliana Samboní, y en medio del dolor de su pérdida, Juvencio Samboní, padre de la niña aseguró que siente que se está haciendo justicia en el caso de su hija, ya que “ese señor está en la cárcel”. Sin embargo, aclaró que no estará satisfecho hasta que en verdad Rafael Uribe Noguera sea condenado.

Respecto al tiempo que el confeso asesino pasará en la cárcel, Samboní cree que los 60 años de prisión, sin beneficio de rebaja que pedirá la fiscal, pena máxima en Colombia  “sería poquito por lo que le hizo a la hija mía. El castigo justo sería la cadena perpetua”.

pasaje comercial
Estamos atentos a sus comentarios
cerrar

Dirección: Carrera 7 No. 156 – 78 Piso 6 Oficina 602, Bogotá D.C. Teléfono: 6012310