Verdades sobre la vacuna contra el virus del papiloma humano

Verdades sobre la vacuna contra el virus del papiloma humano

12 de Mayo del 2014

El cáncer de cuello uterino cobra alrededor de 1.986 muertes cada año en Colombia. Es el segundo cáncer con más incidencia y mortalidad entre las mujeres. Esta enfermedad es provocada por el Virus del Papiloma Humano (VPH) que se transmite sexualmente y permanece en el organismo sin presentar síntoma alguno durante años. Al VPH también se le relaciona con el 90% de los casos de cáncer anal, 40% de los de órganos genitales externos (vulva, vagina y pene) y al menos 12% de los orofaríngeos (faringe y garganta).

Supuestos testimonios de niñas afectadas por la vacuna contra el Virus de Papiloma Humano (VPH) se han dado a conocer en las redes sociales. Se hace referencia a enfermedades raras y múltiples afectaciones como fuertes dolores en el cuerpo, cabeza y pérdida de la conciencia. Sin embargo, en el mundo no hay evidencia científica que lo demuestre. Es claro que esta vacuna ha sido polémica en otras partes del mundo porque está asociada a la sexualidad y promiscuidad. KienyKe.com consultó a Ministerio de Salud sobre la seguridad de la vacuna y casos que se han hecho públicos. Estas son las seis verdades sobre la vacuna contra el VPH.

Mujer

¿Cuántos casos han sido reportados?

Según Diego Alejandro García Londoño, coordinador nacional del Programa Ampliado de Inmunizaciones del Ministerio de Salud, en el Sivigila (Sistema Nacional de Vigilancia en Salud Pública) se han reportado 16 casos supuestamente atribuidos a la vacuna del VPH. Explica que la mayoría hacen referencia a errores operacionales, es decir, que ocurren a la hora de la aplicación de la vacuna. Por ejemplo, el enrojecimiento de la piel. Estos reportes son hechos por médicos tratantes.

Sin embargo, dos casos se han estudiado a fondo. El primero fue de una niña de Arauca que se dio a conocer en 2013. Ella presentó una enfermedad autoinmune. “Cuando se hizo el análisis de la niña se encontró que su familia tenía antecedentes de esta enfermedad autoinmune. La abuela la había tenido y su hermana un cuadro similar hace dos años”. Finalmente se concluyó que su dolencia era genética y se descartó que fuera por la vacuna.

El otro caso es el de una niña de Bogotá que presentó una enfermedad autoinmune similar al  lupus. Se logró demostrar que la adolescente ya había presentado un cuadro similar. La unidad de expertos concluyó que no estaba asociado a la vacuna. Hasta el momento no hay evidencia científica.

¿Cómo se introdujo la vacuna contra el VPH al país?

El Comité Nacional de Prácticas de Inmunización (CNPI), integrado por representantes de las diferentes sociedades científicas, Entidades Territoriales de Salud, Ministerio de la Protección Social, Instituto Nacional de Salud y Universidades, analizó la efectividad de la vacuna, hizo una revisión, discusión técnica y dio un concepto al ministerio. La vacuna fue recomendada a inicios de 2012. Su compra se hace a través de la Organización Panamericana de la Salud.

Es importante tener en cuenta que la Organización Mundial de la Salud (OMS) dice que vacunarse es la segunda estrategia después del lavado de manos para prevenir enfermedades.

Colombia tiene uno de los programas de vacunación más completos de las Américas, además ha invertido en este programa contra el VPH cerca de cien millones de dólares. Se espera que en 15 y 20 años se vean los primeros resultados.

Vacuna papiloma

¿Por qué se vacuna tempranamente?

Se pretende vacunar a las niñas antes de que inicien su vida  sexual. Así se obtiene una eficacia del 98%. Según la Encuesta Nacional de Demografía y Salud de Profamilia, a los 15 años solo el 10 por ciento ha iniciado la actividad sexual y a los 19 años el 50%.

La introducción de la vacuna se realiza en todo el territorio nacional con  niñas escolarizadas de cuarto grado de primaria y que en el momento de la vacunación tengan nueve años de edad o más. El programa se aplica en instituciones educativas públicas y privadas.

¿Cuál es la composición de la vacuna?

García Londoño explica que la vacuna contra el VPH no contiene un agente infeccioso. “No se está aplicando el virus. Es una vacuna con tecnología molecular”. Hasta la fecha se han vacunado 2.4 millones de niñas en el país.

García Londoño explica que la vacunación en Colombia no es obligatoria: “Es un acto de amor que las familias hacen con sus hijos”.

¿Qué vacuna pone el Ministerio de Salud? 

El país ofrece la vacuna tetravalente contra el Virus del Papiloma humano. Contiene los serotipos 6,11, 16 y 18; los dos primeros responsables de verrugas genitales y los dos últimos  de cerca de un 70% de los canceres de cuello uterino de nuestro país. Por esto la estrategia de vacunación debe ser complementaria con programas de tamizaje, incluida la citología de cuello uterino.

Mujer, kienyke

¿Qué dice la Organización Mundial de la Salud?

El Comité Consultivo Mundial sobre Seguridad de las Vacunas de la OMS se reunió del 13 de junio de 2013. En esa ocasión se hizo una revisión de la seguridad de las vacunas contra el virus del papiloma humano (VPH).

Una revisión de los eventos adversos reportados al Sistema de Reporte de Eventos Ad-versos de Vacunas (VAERS) de Estados Unidos, después de la distribución de más de 23 millones de dosis, fue publicado en 2009 (Slade, 2009). Muchos países donde se han registrado las vacunas contra el VPH, tienen datos poscomercialización considerables y no se han identificado problemas. Los fabricantes de las vacunas disponibles en la actualidad, han desarrollado registros de embarazo y mantienen estudios de seguridad a largo plazo junto con los de eficacia.

El Comité revisó los datos de Estados Unidos, Australia, Japón y de los fabricantes de Cervarix® (GlaxoSmithKli-ne) y Gardasil® (Merck). Las actualizaciones de Estados Unidos incluyeron una extensión de los reportes espontáneos a VAERS desde la revisión publicada en 2009, así como, de los estudios terminados y planificados registrados en el Datalink de la Seguridad de las Vacunas (DSV).

Los casos de dolor crónico reportados en Japón merecen una mención específica. Hasta la fecha, hay pocas razones para sospechar de la vacuna contra el VPH, dado su creciente uso en todo el mundo y en ausencia de signos similares en otros lugares. Reconociendo las preocupaciones públicas expresadas, el Comité insta a la documentación cuidadosa de cada caso y a una búsqueda exhaustiva para un diagnóstico definitivo por médicos especialistas con el fin de orientar al mejor tratamiento. Por lo tanto, es esencial una evaluación clínica oportuna y el diagnóstico de cada caso, seguido de un tratamiento adecuado.