“Yo siempre he dicho que ni se botó, ni se tiró. Él se cayó”

15 de junio del 2012

En entrevista con Édgar Artunduaga, Laura Moreno explica lo que ocurrió la noche en que murió Luis Colmenares.

Laura Moreno

Hay quienes dicen que usted, por pertenecer a una familia pudiente, no sólo tiene  buenos abogados sino que es una niña consentida, que algo debe estar escondiendo. Algunos plantean el asunto peor: una niña rica comprometida con la muerte de un niño pobre, Luis Andrés Colmenares….

Yo le pido respeto. No lo he podido hacer con otros medios porque no he tenido la oportunidad. Yo no soy ninguna niña rica. Eso es muy importante que lo tengan presente todas las personas en Colombia.

¿En algún momento pensó irse del país?

No. Dicen que me quería volar, es una mentira. Iba a irme del país a estudiar inglés, a seguir con mis estudios, pero sólo por tres meses.

¿Antes de que sucediera la muerte de Luis?

No, mucho después, fue casi para el momento de mi captura, que agilizaron porque supuestamente yo me quería volar. Eso es mentira porque había salido del país en varias ocasiones entre la muerte de Luis Andrés y mi captura. No tendría por qué volarme.

A estas alturas, vinculada en el proceso por la muerte de Luis Andrés Colmenares, ¿qué piensa sobre su presente y futuro?

Esto es difícil, ha sido una tragedia. Acá no solamente hay unas víctimas vinculadas, sino que estamos también unas familias destrozadas, viendo cómo están dañando nuestras vidas, enfrentando los estrados judiciales siendo inocentes.

Estoy privada de mi libertad, no puedo estudiar, no puedo hacer la vida de cualquier joven. Una de las cosas más difíciles es no poder estudiar, porque realmente uno de mis sueños era poder estudiar, terminar mi carrera, ejercerla, y estando en detención domiciliaria no puedo hacerlo.

¿En qué circunstancias se produjo la muerte de Luis Andrés Colmenares?

Salimos de la discoteca con Luis Andrés y con otros amigos suyos. Él decide caminar rápidamente hacia la 85, después casi en frente del Carulla pide un perro caliente y pasamos la calle, y ahí ya estamos Jessy, Luis Andrés y yo solamente. Yo estoy esperando el carro para que nos recoja. Luis Andrés sale a correr de un momento a otro en dirección al Virrey, y yo salgo detrás de él. Estando en el Virrey, logro hablar unos minutos con él en la cicloruta, lo logro detener y coger y él me dice que lo suelte, que no quiere que lo coja, que él se queda tranquilo y no sigue corriendo ni nada, que él se queda quieto mientras llega el carro. En ese momento lo suelto y él sale a correr en dirección al caño.

¿Colmenares Andrés estaba tomado?

Sí. Él había tomado bastante esa noche.

El caño queda en la 87, dos cuadras largas. ¿Él corre todo ese tramo?

Él corre entre el barrio, no corre en una dirección vertical u horizontal. Él corre entre las calles que hay y se mete entre el barrio por la calle siguiente a la 85, creo que es la 86.

¿Es decir, después de comer el perro salió directo al caño?

Sí. Yo en ese momento no sé a dónde se dirige porque lo único que hago es salir a correr detrás de él y perseguirlo, pero no sabía que se dirigía al Virrey. Ni siquiera cuando estuve ahí sabía que estaba en el Virrey porque yo conocía la parte de abajo de la 15, no la de arriba, entonces ni siquiera sabía que estaba en ese parque. Sí. Sale corriendo hasta que llegamos a un parque y ahí yo le digo a Jessy “estoy en un parque”.

¿Habían peleado esa noche o minutos antes de que se produjera ese episodio?

No. Luis Andrés y yo no habíamos peleado o discutido. Él sí estaba bastante extraño esa noche, como fastidiado de mí, que no quería nada y no solamente de mí sino del resto de personas que estaban ahí. Él no quería nada, no quería estar ahí, no quería hablar. Él bailaba y de un momento a otro ya no quería.

¿Cuánto llevaba la relación de ustedes en ese momento?

Nosotros no teníamos una relación formal. Yo lo conocía hacía un mes antes del suceso, del accidente. Estábamos saliendo.

¿Se conocían Luis Andrés Colmenares y Carlos Cárdenas?

Sí. En varias ocasiones yo iba caminando con Luis Andrés por la universidad y nos encontramos en dos o tres ocasiones con Carlos y se saludaron cordialmente, porque Carlos siempre ha sido mi amigo. Cuando terminamos, lo hicimos en las mejores circunstancias.

Laura Moreno
Laura Moreno asegura que la relación con Carlos Cárdenas terminó por mutuo acuerdo.

¿Había celos entre ellos, por su relación anterior con Carlos?

No. Yo hablé con Luis Andrés en algunas ocasiones de mi relación anterior y siempre le dije que había terminado en los mejores términos, le contaba más o menos quién era Carlos, le conté que nuestra relación había terminado porque ya llevábamos bastantes años de relación, nos habíamos cansado, y que había sido un acuerdo mutuo. Aparte de eso, Carlos salía con otras personas y no había celos ni por parte de Luis Andrés ni por parte de Carlos.

¿La relación con Colmenares no iba en serio?

Es decir, yo llevaba ya tres años de un noviazgo y realmente en ese momento no quería un nuevo noviazgo. Luis Andrés siempre tuvo eso muy en claro y sus amigos más cercanos también lo tenían en claro, que realmente en ese momento yo no quería una nueva relación. De todas maneras comencé a salir con él, lo apreciaba mucho. Luis Andrés era una persona muy especial conmigo.

¿Cómo se encuentra con Luis y cómo resulta saliendo con él?

Yo conozco a Luis Andrés en la semana de receso de la universidad y lo conozco por intermedio de un amigo y una amiga en común.

Volviendo al sitio, salían del perro, se fue Luis borracho corriendo desaforado, usted lo perseguía. ¿Era por cuidarlo?

Luis Andrés fue el que me invitó a la fiesta de esa noche, entonces en mi casa siempre me han enseñado que “si te vas con alguien te regresas con esa persona” y siempre me han enseñado esas cosas. Cuando yo lo vi correr, lo primero que dije es “puede pasar una calle, un carro lo puede estrellar, le pueden pasar miles de cosas”. Yo salí a cuidarlo y a saber que estaba bien.

¿Logró tener el ritmo para acompañarlo hasta donde iba?

Él me llevaba más o menos una cuadra de ventaja porque cuando me di cuenta, Luis Andrés ya llevaba bastante camino corriendo. En la mitad del recorrido a él se le cae un objeto, que después en la cicloruta yo me entero de que es su reloj. Ahí él para, empieza a caminar muy rápido, yo intento seguir trotando otro poquito y ya empiezo a caminar muy rápido para alcanzarlo. Lo alcanzo casi llegando al Virrey.

¿Jessy dónde estaba?

Ella se encontraba en la 85. Yo la dejé en la 85 con 15. Iba hablando con ella por celular, contándole para dónde iba y qué estaba pasando. Lo que entiendo es que después de que Luis Andrés salió a correr, llegó el carro y ahí se montó ella con los amigos de Luis Andrés.

Se sabe que Luis habló en inglés con alguien cuando estaba comprando el perro caliente: ¿Supo usted con quién hablaba?

Yo sí lo escuché hablar en inglés. Frente de donde compramos el perro caliente. Mientras esperamos el perro, él está hablando con una persona en inglés. No tengo conocimiento de con quién habla. No acostumbro a escuchar las conversaciones de los demás, esta no fue la excepción y no le presté atención. Simplemente vi que estaba hablando en inglés y ya.

Usted ve que Luis se arroja al caño, de una profundidad de dos o tres metros…

Si arrojar quiere decir tirarse, o botarse, no. Yo siempre he dicho que ni se botó, ni se tiró. Él se cayó. Y no sé qué profundidad tendrá este caño porque no he ido a medirlo ni nada por el estilo. Sí sé que es bastante alto porque yo me metí al caño después de eso.

Usted dice que venía hablando con Jessy mientras corría…

Sí.

Pero usted ha dicho que su celular siempre estuvo en el carro. ¿Cómo es eso?

Sí. Yo dejé mi celular en el carro toda la noche, no lo bajé. Yo hablo con Jessy del celular de Luis Andrés.

Luis Colmenares, Laura Moreno
Laura Moreno y Luis Colmenares salieron de la discoteca Penthouse después de las 3:oo de la mañana.

Luis Andrés iba corriendo adelante, usted iba atrás. ¿Usted iba corriendo con el celular de él mientras iba delante de usted?

Sí. Como lo he dicho, yo tenía el celular de Luis Andrés antes de que él saliera a correr.

¿Usted era muy amiga de Jessy?

Yo no conocía a Jessy. Antes de esa noche la había visto una vez en la universidad y ese día creo que fue Luis Andrés el que nos presentó, “mira, te presento a Jessy, te presento a Laura”. Nunca la había visto, no éramos amigas ni con Jessy ni con ninguna de las personas que se encontraban esa noche ahí.

¿Usted se sabía el teléfono de Jessy, para llamarla corriendo?

No.

¿Entonces?

Yo no me sabía el teléfono. Yo no tenía el teléfono de Jessy.

Pero usted no conocía el teléfono de Jessy, ni era amiga de ella, ¿De dónde lo saca?

En ese momento, creo que estará en los registros telefónicos, no estoy segura de si Jessy es la que me llama a mí o soy yo quien la llama, pero cuando yo respondí en alguna de las llamadas sí estoy segura de que ella es la que me llama a mí y se ve en el teléfono “Jessy Quintero” o “Jessy”, no sé cómo la tendría. Yo respondo y supongo que esa fue la primera llamada porque yo sigo hablando con ella por celular y le voy contando las cosas.

¿En ese momento llegan el carro con Jessy, un conductor y seguramente unos guardaespaldas?

No. El carro que estaba ahí era de mi propiedad y lo iba manejando uno de los amigos de Luis Andrés y en el carro iban los amigos de él. No iba ningún conductor ni ningunos escoltas porque siempre he dicho que para esa época yo no tenía escoltas ni nadie de los que iba conmigo tenía escoltas.

La mamá de Carlos nos dijo que Carlos había estado esa noche no en la discoteca sino frente a la discoteca y que se habían saludado cuando salían. ¿Fue así?

No. Cuando nosotros salíamos yo no vi a Carlos. Cuando yo vi a Carlos fue las 10 u 11 de la noche, que era cuando estábamos entrando a la discoteca, que había una fila para entrar. Ni siquiera lo veo yo, lo ve Luis Andrés y lo veo como a la distancia. Yo no me saludé con él. Simplemente lo veo pasar con una niña que ahora lo que entiendo es que ella es María Camila Romero. Lo veo con ella pero no nos saludamos. Después no vuelvo a ver a Carlos en toda la noche.

¿Usted cree que a partir de ese momento se irritó Luis Andrés, se incomodó, se puso celoso o algo?

No.

En algún momento, dijo usted que Jessy era testigo suyo…

Claro. Lo dije en una llamada. Digo que es testigo mío porque iba hablando con ella, y ella fue la que vio correr a Luis Andrés. No solamente Jessy, todos los amigos vieron cuando yo estaba muy preocupada, cuando estaba alumbrando en el caño, cuando lo fuimos a buscar a la policía, cuando llegaron los bomberos. No solamente Jessy es mi testigo sino que hay muchas personas que saben que lo que yo estoy diciendo es verdad.

¿Son ellos, entonces, testigos de su buena fe?

Lo repito, sería incapaz de permitir que a Luis Andrés le hicieran daño y sería incapaz de hacerlo o permitir que se lo hicieran. Luis era una persona bastante apreciada para mí y no solamente una persona que aprecio, sería incapaz de ver a una persona que veo que le están haciendo daño, se lo hagan. Estoy en contra de eso.

¿Cuántos de esos amigos de Luis Andrés, y que estaban esa noche, van a ser testigos a su favor en el juicio?

Eso yo no lo sé. Es una pregunta que le tienen que hacer a mis abogados porque realmente no conozco qué irá a hacer mi defensa. Yo confío en mi defensa y en mis abogados.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO