Boletín diario

RECIBA NUESTRO BOLETÍN DIARIO

Indicadores Económicos

Adulterio en la CIA (Un general infiel)

    Días después de la reelección del presidente norteamericano Barack Obama, el mundo conoció la ...

 

 

Días después de la reelección del presidente norteamericano Barack Obama, el mundo conoció la renuncia del director de la CIA David Petraeus, debido a que mantenía una relación extramatrimonial. La retirada del general de cuatro estrellas considerado el héroe de EE.UU. en Irak y Afganistán, se dio tras una serie de correos electrónicos interceptados por el FBI dirigidos a Paula Broadwell amante de Petraeus, casada y madre de dos hijos, donde al parecer revela también movimientos de tropas y lugares estratégicos, poniendo en riesgo la seguridad nacional.

Hasta el pasado 9 de Noviembre David Petraeus era un hombre ejemplar, tenía un matrimonio de más de 37 años con su esposa Holly, y la pregunta que todos se hacen es ¿que llevó a este hombre que ante los ojos del mundo llevaba una carrera laboral impecable, a tener una amante también casada y con hijos?

Pienso que la fidelidad no hace a el amor, sino por el contrario el estar enamorado nos hace fieles. A través de mi experiencia y las historias que me ha tocado vivir, he observado infidelidades en muchos escenarios de poder desde  entidades administradoras de justicia hasta políticos, empresarios, gente de la farándula y en algún estadio de mi vida, incluso yo mismo lo he sido.

Por esta razón, he querido publicar un análisis sobre los posibles motivos que impulsaron el consentimiento de esta relación extramarital entre  el general David Petraeus y su biógrafa Paula Broadwell, que motivo la renuncia a uno de los cargos más importantes de los Estados Unidos, poniendolo hoy en la picota pública mundial como adúltero y con la posibilidad de ser acusado de violar la seguridad nacional.

La infidelidad es una relación fuera del lazo conyugal, que uno de los miembros establece con otra persona, sea esta del mismo sexo o del sexo opuesto, con quien obtiene algún tipo de relación amorosa, y está basada en el erotismo que generan dos amantes, comprometidos en una aventura. Es decir una pareja de esposos paralelamente, establece otra relación sexual y pasional duradera.

Como separarse y divorciarse, no está “bien“ visto ante la sociedad y además causa efectos traumáticos en los hijos, al igual que en los intereses mutuos y financieros, a espaldas de esa relación oficial se elige tener otra relación oculta, a veces breve pero tristemente extensiva en otras ocasiones.

He conocido casos en donde la relación de amantes ha durado más de 20 años. Incluso hay personas, que mantienen dos hogares paralelos con hijos, quedándose una o dos semanas al mes con su amante, inventando toda clase de excusas a su mujer, quien  se margina de esta situación porque lo intuye o la conoce, ya que casi siempre es insoportable el dolor humillativo de saber que la pareja tiene otra persona.

Muchas veces los celos y la rabia son tan insoportables que prefieren el sufrimiento de aceptar a su pareja infiel, al dolor de sentir el abandono y la indiferencia.La mujer tiene la esperanza de reconquistar a su esposo, mientras que el hombre cuando se entera de que su mujer tiene un amante, se esfuerza obsesivamente en suplantar al otro para ganarle en el plano sexual.

A pesar de todos los esfuerzos por ocultar la infidelidad, tarde o temprano todo se descubre, puesto que lo que comenzó como una distracción o recreación, poco a poco se va convirtiendo en enamoramiento y efectivamente así sucede, y al darse cuenta de ese amor acaban divorciandose de sus parejas.

La necesidad de verse y estar juntos complica más las cosas entre los amantes, como le sucedió al general Petraeus, que empezó a enviarle e-mails peligrosos y comprometedores a su “amiga“de aventuras. Como el comportamiento de la pareja con amante cambia, ya sea por defecto o por exceso (indiferencia total o muchos regalos y atenciones), uno de los miembros del matrimonio termina por darse cuenta, sospechar y finalmente descubrir la existencia de esa soterrada rivalidad. Incluso inconscientemente el amante desea ser descubierto, es así como los errores involuntarios, olvidos, constantes descuidos y el deseo de ser mejor que el otro, son algunas de las causas para descubrir estos engaños, cuya base son el orgullo y la culpa.

A los seres humanos les gusta exhibir sus trofeos de conquista y odian el estar escondidos. Más temprano que tarde la amante, va a exigir y a probarle a la sociedad, que ella es mejor que la esposa de su pareja. Por el contrario, él abordado por sus propios sentimientos de culpa y deseo de expiación, querrá confesar de una vez por todas su relación extramarital, para poder descansar su consciencia y mitigar su insoportable presión psicológica.

Recordemos que al cabo de muchos años de convivencia entre los esposos, la relación se puede volver monótona, plana y aburrida, el verse todos los días, produce sensaciones de depresión, fatiga y desánimo, al igual que la incompatibilidad de caracteres, resentimiento y tensión nerviosa, y que decir de la mutua competencia, la terquedad e incapacidad de perdonar, la inmadurez y el egoísmo.

Todos estos factores contribuyen a que se abra la puerta de un amante, que increíblemente y muy ocasionalmente puede mejorar el matrimonio, pues su presencia produce un terremoto de emociones, que muchas veces vivifica la pasión perdida y el verdadero amor del matrimonio oficial.

Estas reflexiones son tan solo notas al margen, entorno a un tema tan complejo y profundo como la infidelidad. Así que no me hagan caso, puedo estar totalmente equivocado. Les recomiendo una frase de Victor Frankl, padre y creador de la Logoterapia quien al confrontar cualquier crisis en su vida no la aplazaba, por el contrario la abordaba con resolución y carácter. Èl decía: “Si no soy yo quien y si no es ahora cuando“. Si el renombrado general hubiese aplicado esta frase en su vida, hoy seguiría siendo el director de la CIA, y su esposa como también la nación estadounidense le habrían otorgado un compasivo y genero perdón.

@armandomarti1 Miembro de la SIP (Sociedad Interamericana de Prensa) y de la ACP (Asociación Colombiana de Periodistas) 

pasaje comercial
Estamos atentos a sus comentarios
cerrar

Dirección: Carrera 7 No. 156 – 78 Piso 8 Oficina 802, Bogotá D.C. Teléfono: 6012310