Indicadores Económicos

El derecho y el mercado laboral en Colombia, otro índice de subdesarrollo.

Ciertamente es desalentador el panorama laboral en Colombia. Con una tasa aproximada de desempleo del 12%, ...

Ciertamente es desalentador el panorama laboral en Colombia. Con una tasa aproximada de desempleo del 12%, es uno de los países de la región en donde existe mayor desempleo (por no mencionar la desigualdad).

Pero, más allá del oportuno debate político y la discrepancia de las cifras oficiales versus la realidad, tal vez uno de los peores mercados laborales sea el de los abogados.

En la pasada legislatura se debatió en el Congreso de la República un proyecto de ley que permitía, entre otras, limitar y/o restringir la apertura de facultades de derecho y la posibilidad de graduar abogados.

En un país en donde hay más abogados que cualquier otra cosa, realmente es un peligro social que haya tantos abogados, tan mal preparados, y peor aun, que el “mito” de que el derecho sirve para todo y es factor de movilidad social y/o garantía de éxito laboral y económico, se siga repitiendo.

En los apartes del debate los Senadores aducían que Colombia se ha convertido en una “fabrica de abogados”. Universidades en donde existen hasta tres jornadas para la carrera de derecho realmente lo que demuestra es una sobreoferta, una dudosa preparación y mínima rigurosidad académica, y por ende, una grave crisis social.

¿Porqué  crisis social?, porque un país en donde los profesionales del derecho (que van a ser funcionarios judiciales, van a representar intereses, etc.) son mal preparados en masa, consecuentemente alteraran las bases de un Estado Social de Derecho, y causarán un sinnúmero de problemas.

De otra parte, y aunque duela reconocerlo, un país en donde hay más abogados que cualquier otra cosa esta destinado al fracaso. No habrá suficientes ingenieros, médicos, técnicos y por ende el país se convertirá en una gran burocracia jurídica que no aportara nada distinto que memoriales y “leguleyadas”.

Creo que el único Estado en donde la tasa per cápita por abogado es más alta que cualquier profesión es en los Estados Unidos, en donde esta la excepción a la regla, sin embargo, para ser abogado en Estados Unidos creo que hay que trasegar un largo camino, y no se permiten “fabricas de abogados” con tres jornadas…

¿A donde va todo esto?, al evidente problema de que la sobreoferta de ciertas profesiones es causal de la mala remuneración (y reputación) de ciertas carreras como el Derecho, y la falsa expectativa de convertirse en abogado a cualquier precio esta causando, no solo el resquebrajamiento del mercado laboral y profesional, sino que contribuye a los altos índices de desempleo y desincentiva otras disciplinas.

Con asombro vemos como en los consorcios de ingeniería y en las firmas contratistas de infraestructura hay más abogados que ingenieros, en entidades técnicas del Estado también hay más abogados (carrera predilecta de la burocracia) que técnicos, en fin, se ha convertido en una bomba social que debe ser estrictamente vigilada (no por el Consejo Superior de la Judicatura que es otra perla de la abogacía) sino por el legislativo y/o el pueblo.

Esta profesión – el derecho – deber ser igual de rigurosa y exigente que la medicina o la ingeniería, púes pacientes mal curados y puentes mal hechos, son igual de graves que procesos llevados por malos abogados, el costo social, institucional y de credibilidad es inmenso.

En días pasados el Presidente Juan Manuel Santos señalaba que uno de los grandes problemas por superar en Colombia era la “inseguridad jurídica”, de igual manera el Ministro Vargas Lleras revelaba un informe en donde mostraba que la eficiencia judicial nos dejaba en los últimos lugares con Estados como Ruanda, Vietnam o Pakistán (aunque Pakistán tiene 187.342.721 de habitantes).

Así las cosas y en defensa del derecho al trabajo digno, bien remunerado, técnico y especializado, pienso que el índice de desempleo no disminuirá mientras que no se incentiven otras profesiones y disciplinas, y sobre todo las carreras técnicas y medias.

Tampoco creo que mientras sigamos “fabricando” abogados por volumen el tema vaya a mejorar, y pienso que, adicional al tema del TLC, el invierno, el conflicto armado interno, la ley de víctimas, la infraestructura, etc., etc., este gobierno tiene otra oportunidad histórica de mejorar los índices de desempleo, subempleo y sobre todo mal empleo que aquejan a este país, un problema tan serio como el narcotráfico, la guerrilla y la restitución de tierras.

En alguna clase algún profesor (economista) nos decía que un indicador de subdesarrollo de un país era la cantidad de abogados per cápita (a excepción de EEUU), parece que tenía razón …

P.D. soy abogado, así que con legitimidad en la causa expreso esta opinión.

pasaje comercial
Estamos atentos a sus comentarios
cerrar

Dirección: Carrera 7 No. 156 – 78 Piso 8 Oficina 802, Bogotá D.C. Teléfono: 6012310