En defensa de Daniel Torres y su identidad religiosa

29 de septiembre del 2016

Uno de los mayores pecados en Colombia sería ser cristiano o estar en contra del acuerdo con las Farc

En defensa de Daniel Torres y su identidad religiosa

Hace pocos días Daniel Torres, futbolista de la Selección Colombia, publicó un video que tuvo más repercusión de la esperada. En este, invitaba al presidente Juan Manuel Santos a reconsiderar lo negociado en La Habana e incluir a Jesús en ellas. Tristemente, el resultado fue el más predecible: una gran cantidad de personas escribiendo en su muro y comentando en redes sociales con insultos y ataques. Muchos de que los aplauden por su pasión y entrega en la cancha, ahora lo insultaban por tener una creencia religiosa.

Lea también: El insoportable ‘tonito’ de La Pulla.

Digo que es lo más predecible porque es lo que siempre sucede. Pareciera que el mayor pecado en Colombia es ser cristiano o estar en contra de temas como el acuerdo con las Farc. Y todo empeora si se trata de una persona famosa que hace pública alguna de estas posturas.

Lea aquí: Reaccionan con humor al mensaje de Daniel Torres a Juan Manuel Santos.

Lo que resulta indignante es que se cuestione tanto si expresan sus posiciones políticas y religiosas como si no lo hacen. Claro ejemplo el de Daniel con su video viral o el de James, cuestionado por el periodista John Carlín en su  columna en el diario El País de España, esta vez por quedarse callado. Un artículo de Semana comparó los dos casos y concluyó que la actitud del 10 del Real Madrid fue lo políticamente correcto.

Le puede interesar: Daniel Torres se confiesa y cuenta cómo salió del alcoholismo.

Sin embargo, lo de Daniel requiere de valentía. A veces lo mejor no es hacer lo políticamente correcto. ¿Por qué lo que él hizo debe considerarse incorrecto? ¿Acaso él no tiene tanto derecho a decir lo que opine como cualquier otro? ¿Ser figura pública le quita su condición de ciudadano para opinar y tener una postura política o religiosa? ¿Su condición de cristiano lo debe convertir inmediatamente en blanco de escarnio? ¿No están haciendo lo mismo que tanto le critican a miles de cristianos?.

La libertad de culto y de expresión no son derechos exclusivos de la comunidad LGBTI, ateos y partidarios del Sí. No pueden pretender luchar porque todos sean escuchados cuando son los primeros en señalar y mirar con recelo la diferencia. Cuando alguno de estos grupos habla abiertamente defendiendo sus posturas, están con todo el derecho de hacerlo, pero si lo hace un cristiano, en este caso Daniel, entonces es tildado de homofóbico, fanático o loco.

A mí me ha pasado y en todo tipo de escenarios, tanto laborales, académicos e informales. Todos pueden expresarse como quieran, menos un cristiano. Fanático, homofóbico retrógrada, intolerante, y de ahí en adelante los insultos de mayor categoría. Me han sacado de conversaciones por decir que soy cristiano, incluso me han dicho “Pobrecito”, como si mis creencias fueran una discapacidad.

¡Ah, claro! Eso si no lo consideran discriminación, no es ‘teofobia’.

Pretenden que nos quedemos callados ante sus palabras, que traguemos entero, que ocultemos y nos avergoncemos de lo que creemos como si eso nos hiciera de menor categoría.

Esta doble moral es evidente. Los mismos que se indignan y fungen de defensores de la libertad y las nobles causas cuando alguien se muestra en contra del Sí en el plebiscito o de la adopción igualitaria, son los mismos que ingenian las peores formas de atacar y ofender cuando se exponen en las redes sociales sus posturas. Prueba de esto son las burlas que pululan para quienes sacan un video como el del futbolista.

Como cristiano y como alguien que tiene claro que su voto en el plebiscito va a ser el menos popular, reconozco que muchos que piensan como yo suelen ser ofensivos y agresivos, algo que estoy seguro que no era la intención de Daniel ni es la mía con este texto. Todo lo contrario.

Si muchos aplaudieron al youtuber Juan Pablo Jaramillo cuando salió del clóset, yo aplaudo a Daniel Torres por tener el valor de hacer esto. Y a usted, querido lector, por favor, respete su derecho, el mío y el de cualquier otro de creer en lo que quiera. Después de todo, este es un país laico, pero las personas que lo habitan tienen fe en algo.

@DMateoChacon

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO