Indicadores Económicos

Levedad estéreo

Prima el grito de los locutores con la disculpa que hay que ambientar y despertar a ...

Por Jonáz:

En este  maravilloso país que se caracteriza por ser uno de los más “felices” del mundo, según estudios internacionales, también pululan las emisoras que investidas en su misión y visión de ser comerciales y ligeras, entregan productos que en muchas ocasiones muestran una cara poco agradable de los colombianos.

Para el caso particular de las radioestaciones “juveniles” masivas, la mayor parte del tiempo de sus programas tratan de forma irresponsable el sexo, antes que ser un medio educativo, lo que generan es desinformación y que la genitalidad prime sobre cualquier otra cosa. Por otro lado, se encargan de difundir el desprecio y la intolerancia, contra los “raros”, que no se acomodan al prototipo que ellos venden, como la población LGBTI, nerd o los feos, tan sólo por citar algunos ejemplos. Recordemos que recientemente una emisora en Bogotá fue cuestionada por promover una campaña contra los homosexuales del barrio, salón de clase y oficina. Será responsable en un país con altos problemas de convivencia difundir esta clase de mensajes. Todo este contexto se agrava teniendo en cuenta que su audiencia son personas que están en proceso de crecimiento.

De igual forma, algunos de los personajes que intervienen en estas emisoras son calificados como irreverentes; porque se salen de lo establecido de un modo mal entendido, con pocos argumentos, con conceptos desobligantes, arbitrarios, ingenuos y emotivos. ¡Por favor!, contestatarios son Bolívar, Jesucristo, Séneca, Ghandi, Mandela, el Che o Nietzche.

Rumba existencial

Ahora, otro aspecto que también tratan y que es disfrazado en el ámbito de lo ligero o lo comercial, es el exagerado gusto por la rumba. Será que los jóvenes sólo piensan en esto. Es una forma de inculcarles que no hay más posibilidades en la vida que estar en discotecas y tomar. Me rehúso a pensar que la mayor parte esta población base su existencia en la juerga. Eso sí, no hay que desconocer que muchos no son conscientes de su entorno, carecen de espíritu crítico y se dedican a cultivar el consumo excesivo y obsesivo de ropa, tecnología y lo trivial. Esto es una realidad que no hay que esconder, pero no son todos, afortunadamente.

Y la música, tampoco es tratada de forma respetuosa, y es que son escasos los DJ a los que se les oyen comentarios que formen público, como hablar de la historia del artista, de su significado para el género, del proceso de composición. Desde mi criterio y sin ser consumidor de regetón, vallenato, despecho o música tropical, es necesario que los seguidores de esta clase de manifestaciones sonoras, aprendan más sobre lo que escuchan. Parece que consolidar un criterio en la audiencia, comercialmente signifique una especie de sacrilegio. Sumado lo anterior, que la realidad e historia musical la resumen en 40 o 50 temas, o si no escuchen una emisora de estas en un mismo día, a ver si de un artista no repiten una canción más de dos veces, como si no tuviese más realizaciones.

En la parte técnica, en las emisoras ligeras o de índole “juvenil”, la calidad de los equipos y la producción radial es indiscutible, pero el uso a veces resulta inadecuado, porque prima el grito de los locutores con la disculpa que hay que ambientar y despertar a la gente por medio de la bulla excesiva.

Competencias cuestionables

Pero hay que analizar otro hecho y es que los miembros de los equipos de trabajo de estos medios y espacios son personas formadas más con el criterio de mercadeo (vender como sea) que de comunicación para el desarrollo.

Otro asunto que llama la atención, es que realizan eventos masivos y se jactan que tienen la supremacía, porque colmaron un lugar con 10, 20 o 30 mil personas, pues es lógico, si en una ciudad ofrecen una actividad gratuita con diferentes artistas, la gente asiste. Este proceso no debe ser sobre valorado, ni mucho menos es una proeza.

Son respetables los concursos que hacen, para que la gente gane premios y dinero. Claro con esta situación económica, cualquier obsequio o dinero extra es bien recibido. Ahora bien, no todo debe ser reflexión, cuestionamiento, soy del criterio que todos necesitamos ratos de relajación, de olvidarnos de la rutina, de reírnos, pero es que cuando se exagera en lo superfluo, en la levedad, una sociedad no avanza. Lo más preocupante de este paisaje es que tienen altas audiencias y los receptores ven en ellos una respuesta y un arquetipo. Será que Colombia se merece esto o será que esta sociedad prefiere olvidarse de su entorno y se coloca una máscara para evadir  la realidad; o que unos “poderosos” quieren mantener enajenados a una mayoría de la población. Ahí les dejo.

  • http://twitter.com/angelapolis angelapolis

    Obvio q nos merecemos ésto y mucho más, pero señor, si ud va a hablar de un irreverente, sepa cómo se escribe su nombre. Es “Séneca” el nombre del filósofo, no Céneca, como está escrito en el artículo. Por favor corregir.
    Y de acuerdo con q las emisoras mañaneras no salen del mal gusto y d personajes triviales, al menos en La Tele de Radioactiva se hacían críticas muy duras hacia los realizadores d radio y tv, y en general hacia nuestra mediocre sociedad.
    Como uso la bici y no tengo q aguantarme ninguna buseta, no extraño a los locutores a las 7 am hablando de impotencia, o de viagra o de q cómo complace a su pareja en la cama.
    Muy bello el panorama, la audiencia de éstos esperpentos está conformada por niños q no tienen q estar enterándose d las poses del kamasutra y demás detritus q nos venden las emisoras en las mañanas.

    • Juan Zamora

      Gracias por el aporte . Ya corregí lo de Séneca. se me fueron las luces. Lo peor es que el pensador estará revolcándose en el Olímpo por mi error. JEJEJEJEJEEJEJEJE. Bien tu visión. Es importante generar opinión que muestra el inconformismo de algunos por el regular proceder de esta clase de emisoras. Tu face o twitter para fortalecer la red de reflexiones.

  • http://twitter.com/andresreyes1983 Andres Reyes Rojas

    Si hablamos del tema musical, estamos de acuerdo, las emisoras no pasa el repertorio entre 40 y 50 canciones, hay géneros como la Salsa, el Rock, la música clásica e incluso la misma música colombiana que tiene un repertorio muy amplio y nunca lo colocan porque a las emisoras les interesa es vender un artista o una cara bonita. No se tiene en cuenta otro fenómeno patrocinado por los productores musicales llamado “La payola” donde se le paga al Dj de la emisora por colocar una canción de un determinado artista las veces que sea necesaria por tal de vender un producto y varios meses despues pasa al olvido. “la música se vende por si sola”.
    Me preocupa que se están acabando las emisoras independientes (HJCK, la super estación, melodia stereo) y el negocio se esta quedando Caracol (grupo prisa de España) y RCN (Organización Ardila Lulle) falta que acaben las emisoras universitarias y quedamos lindos personalmente he optado por las emisoras en internet es una buena alternativa pero las personas que no tienen estas herramientas sometidas a estas dos empresas??? les dejo la reflexión

  • jorgea

    Justamente en los últimos tiempos habia estado pensando sobre el tema. A mi juicio, la gran mayoría de las emisoras tiene el mismo “formato”, un equipo de muchachos sin mucha preparacion que hablan cualquier cantidad de idioteces, casi nunca lograr hablar nada bien estructurado, todas tienen un cuentachistes que repite los mismos con diferentes personajes y en otras emisoras, la mayoria incluye temas sexuales mal tratados o temas de farándula. Y si se trata de noticieros pues ahi si que peor pues sus análisis son absolutamente sesgados, nada objetivos y solo obedecen a los intereses politicos y economicos de los dueños del medio. La verdad es que me resulta aburridor escuchar emisoras a cualquier hora del dia, pues para colmos la unica que era mas seria, con musica poco estridente, más o menos seleccionada y orquestada, se traslado para la banda de amplitud modulada. De suerte que lo que he resuelto es digitalizar todos los LPs y cassettes que tenia, además de descargar otro tando de internet para escuchar lo que a mi se me da la gana y a la hora que se me antoje.

pasaje comercial
Estamos atentos a sus comentarios
cerrar

Dirección: Carrera 7 No. 156 – 78 Piso 8 Oficina 802, Bogotá D.C. Teléfono: 6735278