Boletín diario

RECIBA NUESTRO BOLETÍN DIARIO

Indicadores Económicos

¿Alguien se preocupa de los niños campesinos en Colombia?

No son la imagen bucólica de caritas felices detrás de las mariposas entre llanuras inmensas y ...

Ahora que todos, incluidos el gobierno, las ONG, los cooperantes y las asociaciones civiles quieren dialogar con los campesinos, saber de ellos y tratar al menos de devolver algo de tranquilidad a regiones como Catatumbo, Tumaco, Chocó, Caquetá o Vichada; me pregunto: ¿Hay jóvenes y niños en esos diálogos?

Porque en diez años serán los adolescentes e infantes de hoy quienes se encuentren al frente del campo colombiano. Y ellos nunca son escuchados. Sus padres y adultos no los escuchan porque en el sector rural “manda” el que tiene la tierra o el que se gana el pan y los demás a callar.

Y los miles de niños y jóvenes que crecen en el campo se aburren tremendamente. No son, como lo pensamos los citadinos, una imagen bucólica de caritas felices detrás de las mariposas entre llanuras inmensas y hermosos atardeceres, que corren sonrientes, ordeñan vacas y comen lechugas frescas.

Los menores son, para los adultos de zonas rurales, una molestia que a veces se sobrelleva como una carga, que deben aportar trabajo antes que ir a la escuela, que deben estar “calladitos y agradecidos” con sus mayores, sin chistar ni hacer reclamos o preguntas. Nuestros campesinos respetan poco o nada las opiniones, sueños y deseos de sus hijos y consideran que por ser menores y no aportar económicamente a sus hogares deben mantenerse silenciosos y obedecerles.

catatumbo protestas, herido, Norte de Santander, kienyke

Y los niños se aburren. Por eso mismo, de puro aburrimiento, un día se alistan en un grupo armado pues las armas son entretenidas y confieren poder; otro día se van a una ciudad y se convierten en personal de labores domésticas o en vagabundos callejeros. Cualquier cosa es preferible al abandono que sienten, como olvidados de un mundo que se les presenta fascinante en la televisión e inalcanzable en sus vidas cotidianas.

En el campo crece la brecha entre jóvenes y adultos mayores de manera irreconciliable. Los sueños de los menores no se cumplen en sus vidas.

Es el momento en que toda la institucionalidad, pública o privada, debe mirar y hablar con los más jóvenes. Existe una gran oportunidad de generar nuevos valores y compromisos ciudadanos con ellos, de escucharlos y hacerlos partícipes de su realidad.

Cuando hablamos del ‘capital social’ como una manera de fortalecer a las comunidades de zonas vulnerables y/o rurales, se nos olvida que son los jóvenes quienes pueden ayudar a conseguir ese milagro a través de acciones que los visibilicen, los respeten y acerquen su mundo y el de los adultos.

Una de ellas, ahora que el MINTIC se ha propuesto interconectar a todos los municipios de Colombia para el 2014 y dotar a las escuelas de zonas rurales con computadores y aulas interactivas, es la gran tarea de capacitar a los menores del campo en el uso de internet, redes sociales y elaboración de páginas web.

Serían ellos, los menores, quienes contribuirían a tender lazos entre el campesinado y la aldea global. ¿Se imaginan a las asociaciones campesinas consultando mercados y oportunidades de negocios en la web a la vez que promocionan sus productos en su propia página y en redes sociales?

Además, a través de los jóvenes, los campesinos obtendrían información técnica sobre enfermedades, productos y aplicaciones, mercados, entidades de apoyo y todo lo que se necesita para crecer la producción agrícola y pecuaria. A la vez que exploran un camino para conocerse con sus hijos, reencontrarse generacionalmente, valorarse y respetarse mutuamente.

Así los jóvenes y niños que viven en el campo contarían con una excelente oportunidad de contribuir con sus mayores, de no aburrirse o pensar en irse de la casa y de “hacer mandados” pero en la web.

El llamado es al MINTIC: no es suficiente dotar con equipos, es imprescindible capacitar a los más pequeños en su buen uso, de manera masiva e incluyente.

pasaje comercial
Estamos atentos a sus comentarios
cerrar

Dirección: Carrera 7 No. 156 – 78 Piso 8 Oficina 802, Bogotá D.C. Teléfono: 6012310