¿Por qué Master Chef lidera el rating en Colombia?

5 de marzo del 2015

El nuevo programa del Canal RCN lidera el ‘prime time’

MasterChef estrenó con un 7.0 de rating, muy bajo por cierto. El año pasado, La Prueba, reality show gastronómico del canal Caracol se estrenó con un 10.0. Ahora el nuevo programa del Canal RCN, junto a Diomedes, lidera el prime time en las noches de los colombianos.

Varios artículos califican a MasterChef de burdo, “medio pelo” y ‘pornogastronomía.’ Todo lo contrario, creo que la producción del reality, basada en la versión original de Gordom Ramsay, ha diseñado una estructura cambiante, imprevisible y eficaz.

Como lo hizo Jeff Bezos en Amazon, los comentarios negativos atrajeron más clientes. Lo que podría dañar la imagen del programa: injusticia, ofensas o humillación son mecanismos de repulsión social que, llevados a la televisión, generan controversia y desagrado por parte de los espectadores para con los jurados. Pero los televidentes se apropian, defienden y respaldan a los competidores como si fueran sus hijos. El enganche del reality show.

Los conflictos, generados por las estrategias de competencia, discordias por decisiones de los jurados, errores por parte de otros competidores y la convivencia, mantienen la dinámica en los capítulos.

Los roles actanciales de los diferentes competidores se caracterizan por ser extrovertidos (Melani), ansiosos (Claudia) e impulsivos (Jorge). Esas emociones inestables y neuróticas generan mayor conflicto y discordias en la competencia. El colombiano se aburrirá si no se altera o se conmociona en su asiento. Competidores como Betty, Samai, Ubeymar, Jorge Luis, poseen personalidades introvertidas, o sea, estables. No quiere decir que por eso hayan salido, puesto que el jurado calificó sus platos y estaban por debajo de  las expectativas, pero esas emociones juegan un papel importante para generar audiencia.

Sumemos la personalidad de los jurados. Jorge Rausch es influenciable y dominante. Paco Roncero, a pesar de ser exigente, es amigable y receptivo. Nicolás de Zubiría es sobrio y pesimista. Ninguno maneja un rol pasivo. Si viste los programas de los hermanos Rausch en el canal Elgourmet, te darás cuenta del cambio drástico en el temperamento de Jorge. Cuando están los tres tenores en la tarima y llega el competidor, es uno de los momentos de mayor climax en el programa. La gente no está acostumbrada a ver cocineros domiantes y líderes. Los colombianos se sienten estupefactos con estos jurados fuertes y agresivos.

MasterChef parece un prototipo de videojuego adictivo. La tensión y la emoción se incrementan con la excelente edición conceptual. Pueden calificarlo como deseen, pero la producción logra su cometido, mantener en vilo al público.

Por último, una de las mejores escenas de MasterChef:

Paco Roncero avanza hacia el podio. Le lanza una mirada intimidante a Diorlin, ritual ya conocido de los jurados de MasterCheff, y examina el contenido del plato. Un risoto crudo. Después de hacer el análisis, Paco la observa y le habla desafiante con un marcado acento español:

-¿Soy digno para que lo coma yo? Con sinceridad-  la mirada de Paco atraviesa como un rayo las expectativas de Diorlin.

La chocoana abre los ojos como platos.

-Contéstame- la mirada de Paco la fulmina.

Diorlin permanece en silencio y cambian para otro concursante.

@JuanCachastan

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO