‘Los ojos de Humberto’ ¿quién soy?

‘Los ojos de Humberto’ ¿quién soy?

11 de noviembre del 2016

Es un placer poder presentar mi Blog titulado: “Los ojos de Humberto”. Mi primer deber con ustedes es presentarme: mi nombre es Humberto Gil; vengo de familia de boyacenses y santandereanos, mi abuelo: conservador por valores y mi abuela liberal por convicción. Desplazados por la Violencia de los años cincuenta llegaron la capital cuando esta no pasaba más de un millón de habitantes; cuando las casas de 3 pisos y solar eran la norma; cuando se podían reconocer los cachacos tradicionales en sus formas de vestir y modales; cuando Chapinero era un suburbio de Quintas y los lagos y humedales aun ocupaban extensamente la sábana de Bogotá; cuando las plazas de mercado abundaban y el olor a cilantro y pino silvestre se podía percibir junto a los cantos de pájaros ahora en vía de extinción como tinguas y copetones. Mi padre dedicó largos años de su vida a transmitir por medio su conocimiento como profesor de  Física y mi madre ejerciendo su labor de juez.

Nací en la década de los 80, una época en que los medios de masas rotulan a sus descendientes como “Millenials” los jóvenes que actualmente estamos tomando las riendas de los asuntos trascendentales del mundo. Tengo la influencia de todo: el temple santandereano de mi abuela, (traspasado a mi madre) el amor al estudio de mi padre ; el honor y las formas de mis años en Londres; la solidaridad la entrega de mi esposa; creo entonces que pueden encontrar todos estos ingredientes plasmados en las palabras de este blog.

Estudié Comunicación Social en la Universidad Santo Tomás la cual ejercí por 4 años trabajando en la editorial “Cátedra Pedagógica”. En el año 2012 se me presentó la oportunidad de hacer un Posgrado en el Reino Unido, tiempo en el cual por esas confabulaciones del destino conocí a la dulce, amorosa y solidaria Nathalie, mi esposa. Después de este periodo de tiempo la invite a conocer Colombia, así que armamos maleta. Ella trabajando en el área de los idiomas en la localidad de Suba. Durante el  tiempo que llevo después de haber regresado a Colombia he estado dedicado a la enseñanza y los idiomas, pero la espina por ejercer lo que llamara García Márquez  “el mejor oficio del mundo” quedó incrustada en el fondo del alma así no hay que perder la practica ya que para mí es muy importante no perder la relación con mi profesión.

En este 2016 tan lleno de caos e incertidumbres no solo para Colombia sino para el mundo; creo que es positivo escribir algo que le deje al lector razones para reflexionar, concientizarse, poder entender de alguna manera que la situación que vivimos no es accidental. También yo les transmito mis vivencias y pensamiento sobre cosas que han marcado mi vida. Una de las partes que considero más importantes de este blog es que ustedes sepan quién está detrás de él. Conocer quien escribe, saber cómo piensa o como se siente la persona a la que estamos a punto de leer (o por qué no, ya leímos) nos da un panorama de cómo va a ser todo lo que sigue. Creo que las descripciones de la personalidad no están muy bien hechas cuando son a título propio. Pero aquí voy: Soñador incansable, viajero infatigable, amante de la poesía, practicante de la meditación, alguien con ansias de conocer y trasegar por los mundos internos y externos, que son universos infinitos. No tengo mucha madera para hacer lo que ahora se llama “políticamente correcto” ni para vivir la vida que todos creen que hay que vivir; lo que está bien visto, lo que se considera “normal”. Si hay algo de lo que estoy convencido es de que nací para ser libre, para luchar por las cosas que quiero hacer y sobre todo, para hacer que cada segundo de mi vida valga la pena, para no tener que arrepentirme después por no haber hecho las cosas que me llenan el alma.

Un interrogante que constantemente me hacía antes de comenzar a escribir este blog, era el de un escoger un tema ya que habían tres que me llamaban mucho la atención: el primero es el de actualidad nacional, (política)…el segundo: los viajes: he tenido la oportunidad de conocer a fondo 15 países y gracias a los viajes parafraseando al célebre Henry Miller “Nuestro destino nunca es un lugar, sino una nueva forma de ver las cosas” y estoy convencido de que la mejor manera de abrir los ojos de la conciencia a un mundo nuevo es agarrando la mochila. Y tener la percepción del mundo no a través de libros o una pantalla sino a través de las experiencias que nos brindan los viajes.

El tercer tema: la meditación. Desde hace más de 15 años todo comenzó por medio un libro de un maestro español por el que entré en contacto con la meditación Zen. Este precioso tesoro que muy pocos conocemos o infravaloramos tomándolo como algo superficial. Si invertimos tanto tiempo en estudiar, tanto esfuerzo en trabajar pero no tomamos la meditación como una herramienta muy útil y valiosa para conocer el interior de nuestro ser y nuestra alma. En estos tiempos cada vez más turbulentos, tiempos de discordia, tiempos de en los que nuestros gobernantes parecen no ponerse de acuerdo es prudente mencionar una herramienta, práctica, útil e importante en nuestras vidas como lo es la meditación.

Desde hace algún tiempo  me preguntan cómo pueden hacer para iniciarse en la meditación. Siempre les digo lo que me dijeron a mí…” Meditar solo se aprende meditando”. Meditar en grupo o en soledad? Como creo que esta respuesta crea más incertidumbre, y aleja a muchos,  he decidido contarles cómo me inicié. Considero que al hablar de meditación se debe ser cuidadoso de definir de manera absoluta y universal de lo que es y las motivaciones que llevan a practicarla. A mi parecer, al hacerlo se diluiría la intención de introducir al que se acerca a ella a una panorámica general que le pudiera ayudar a entender más su interés inicial por conocerla y practicarla y, por el contrario, se le podría influir sobre qué esperar o no esperar de ella. En palabras prácticas, se pueden escribir muchos libros de culinaria, pero hasta que no probemos la comida no se sabrá a ciencia cierta cómo es .

La meditación, sobre todo al principio, es un ejercicio de paciencia, de constancia; por esto mismo, es conveniente practicar en grupo y, preferentemente, con alguien que corrija la postura y fije las pautas a seguir. Una vez aprendida la técnica (si es que hay alguna técnica), acostumbrado a la postura y fijada la rutina, se puede intentar la meditación en solitario.

En todo caso, la práctica en grupo refuerza la rutina y evita el desánimo. Por el contrario, meditar en soledad puede conducir a una práctica más auténtica, aunque resulte más difícil perseverar. Puede ser una buena idea combinar los dos métodos: practicar solo habitualmente, o pertenecer a un grupo.

Cualquiera que  siga estos mismos pasos, comprobará en breve los beneficios de la meditación. Yo les hablaré de como contribuye la práctica meditativa a mejorar nuestro estado emocional y la salud en general ¿por qué hay más personas que meditan?, ¿es sólo una moda? ¿Cómo ayuda la meditación en los procesos terapéuticos, y qué beneficios tiene la meditación?

Todo escrito desde un punto de vista riguroso y serio apoyándome en mis experiencias

Entonces eso es todo por hoy les envió un saludo muy grande con la intención de poder crear una interacción con ustedes. Coméntenme. Un saludo

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.