Indicadores Económicos

Atentado al patrimonio cultural de la nación

Funcionarios del Estado atacan el Festival Mono Núñez. / Columna de Federico Arellano

Como si fuera poco, los funcionarios del Estado siguen atacando, no solo los presupuestos básicos de la administración, como el impartir justicia, sino que, no contentos con los 23 años y medio de impunidad que hemos tenido que soportar por inoperancia de la rama judicial, ahora el nombre del escenario natural del Festival Mono Núñez se ve atacado.

Con intereses electoreros, porque como lo verán no hay argumento jurídico ni coherente para esto, el doctor Camilo José Saavedra Conde, alcalde de Ginebra (Valle del Cauca), avanza en la iniciativa de cambiarle el nombre al coliseo donde anualmente se lleva a cabo el festival de música colombiana más importante del país, que este año celebra su versión 39.

Como es costumbre en ejercicio de Memoria Histórica voy a hacer unas precisiones del pasado, antes de denunciar públicamente en esta columna, los atropellos de la administración del Ingeniero Saavedra contra nuestro patrimonio cultural.

El Festival Mono Núñez, que lleva este nombre en homenaje al maestro Benigno Núñez, nacido en Ginebra el 6 de enero 1897, municipio también testigo de su adiós en 1991, tuvo sus orígenes gracias a la extraordinaria idea de Sor Virginia Lahidalga, Sor Aura María Chávez, y el Señor Luis Mario Medina. Estos pioneros en 1974 decidieron hacer un Concurso de Música Andina Colombiana, (ellos la llamaban Vernácula); pensaron en grande y escogieron como Jurados a José A, Morales, Graciela Arango de Tobón, Arturo De la Rosa y Helena Benítez de Zapata. Habida cuenta del éxito alcanzado con la primera versión de aquel “Concurso”, y la gran acogida popular, los gestores y algunos habitantes de Ginebra, Buga y Cali decidieron crear una Fundación con el ánimo de manejar el Concurso, y según dicen los estatutos: “Preservar, fomentar y difundir la Música Andina Colombiana”. Me refiero a la Fundación Promúsica Nacional de Ginebra (FUNMÚSICA) que hoy se encarga de la realización y producción general del encuentro artístico. Así mismo, se tomó la decisión de darle al concurso el nombre de “Mono Núñez” en honor de Benigno Nuñez Moya, músico, gran intérprete de la Bandola, y compositor oriundo de la tierra del mejor sancocho de gallina, del planeta; símbolo por aquel entonces de la música y la bohemia centrovallecaucana, quien con el correr de los años se convirtió en una leyenda nacional. Hasta aquí una breve reseña del origen del festival que hoy es blanco de ataques por parte del Alcalde y su Honorable Concejo Municipal.

Por otra parte, debo recordar quién era Gerardo Arellano Becerra y qué representaba para el mundo artístico colombiano e internacional. Este tenor bugueño nacido el 24 de diciembre de 1946 y cobardemente asesinado por Pablo Escobar y Carlos Castaño el 27 de noviembre de 1989, junto a 106 personas más en un avión que cubría la ruta Bogotá-Cali, fue unos de los cantores más destacados no solamente en la música folclórica, sino también en la lirica, pues pertenecía a la Compañía de Opera de Colombia y cantaba con igual devoción y pasión una ópera o una zarzuela, que un bambuco o un pasillo. Trabajó desde el Ministerio de Educación por la profesionalización del artista colombiano, buscando sus garantías en materia de seguridad social. En aquella cartera se desempeñaba como Asesor Cultural del Ministro. Desde enero 30 de 1990 existe la Medalla al Mérito Cultural Gerardo Arellano, estatuida por acto administrativo del Gobierno Nacional que exalta a perpetuidad al célebre y querido Educador, artista y amigo: Resolución 00959 del 30 de enero de 1990 del Ministerio de educación Nacional.

Visto lo visto, el 7 de diciembre de 1989, fue sancionado por el entonces Gobernador del Valle-Ernesto González Caicedo- el Decreto 1641 de ese mismo año. Así pues, pasaron solamente 9 días desde el cruento asesinato de mi padre, para que el Coliseo de Ginebra llevara su nombre por el resto de sus días. El Decreto de la Gobernación del Valle, en su parte resolutiva dispuso: Art. 1º -El Gobierno del Valle del Cauca, interpretando el sentir de la ciudadanía de la comarca, rinde homenaje a la memoria del señor GERARDO ARELLANO BECERRA y dispone bautizar con su nombre el Coliseo del Municipio de Ginebra, escenario tradicional del Festival del Mono Núñez, evento del cual fue uno de sus más entusiastas impulsadores y realizadores.

Posteriormente, en la administración del Presidente Álvaro Uribe Vélez, se expidió el Decreto Ley 839 de 2003, por medio del cual se declara Patrimonio Cultural de la Nación el Festival del Mono Núñez y se autorizan unas obras. El 17 de julio 2007 la Resolución 314 del despacho del Alcalde de Ginebra Edgar Tabares Valencia, dispuso Que la familia Arellano Becerra ha hecho su aporte con su prestigioso apellido el nombre de nuestro coliseo municipal-Gerardo Arellano Becerra-, donde cada año se enaltece su nombre en la celebración del Festival de Música Andina Colombiana Mono Núñez, siendo un vestigio de cultura en la comunidad ginebrina, que alberga miles de turistas de todo el país. Luego advierte, RECONOCER como en efecto se hace a la FAMILIA ARELLANO BECERRA, su invaluable aporte cultural y musical al Municipio de Ginebra del Departamento del Valle del Cauca.    

Para resumir, existen una serie de normas y documentos legales que avalan y respaldan no solo el nombre del coliseo, sino el aporte al patrimonio cultural del Valle del Cauca y de la nación toda.

Hoy el señor Alcalde Municipal pretende desconocer esto al querer cambiarle el nombre al musical recinto y llamarlo a través de un Acuerdo del Concejo, Coliseo Miguel Calero. No somos opositores de rendirle un merecido homenaje al dolorosamente desaparecido futbolista, es más, vemos con muy buenos ojos y estamos dispuestos a apoyar iniciativas en su memoria, pero para esto lo más apropiado sería pensar en el estadio de futbol. Lo que es abiertamente incoherente y sin asidero jurídico, es pretender cambiarle el nombre al Coliseo Gerardo Arellano Becerra, que reitero es la sede y escenario histórico del Festival Mono Núñez y que hace parte del Patrimonio Cultural de la Nación. Considero que esa iniciativa es una afrenta a nuestra cultura y a la labor concertada con el Ministerio de Cultura, a la vez que atenta contra el nombre que durante más de 23 años, ha sido referente y sinónimo del arte colombiano que ha preservado nuestra identidad cultural.

¡Señor Alcalde! lo invito a la sensatez. Al Cesar lo que es del Cesar. Usted está completamente desfasado con esta iniciativa, además le recuerdo que jurídicamente un Decreto no puede ser revocado sino por un acto de su misma naturaleza, es decir, que con la Ordenanza no lo logra. #nomasmentiras Abrazo cálido. Seguimos trabajando.

@colconmemoria

presidencia@colombiaconmemoria.org

  • http://www.facebook.com/lilyvelascogomez Lily Velasco

    Totalmente de acuerdo , todo lo expuesto es totalmente pegado a la realidad. La perdida de Calero tambien es dolorosa y creo que su nombre debe utilizarse para alguna escuela de arqueros , algun escenario deportivo , un lugar donde se recuerde el legado que como deportista dejo , pero el coliseo , el festival y la memoria musical de ese lugar ya tiene nombre propio. Yo le llamaria a eso , una ” alcaldada “.

pasaje comercial
Estamos atentos a sus comentarios
cerrar

Dirección: Carrera 7 No. 156 – 78 Piso 8 Oficina 802, Bogotá D.C. Teléfono: 6735278