Deporte, cerebro y aprendizaje

22 de noviembre del 2019

Por: Rodrigo Riaño, Vicerrector Académico Universidad La Gran Colombia.

Deporte, cerebro y aprendizaje

Estamos llegando al cierre del año 2019, y al hacer un balance del rendimiento de los deportistas colombianos en cada una de sus especialidades, la sensación que queda es de satisfacción por los triunfos conseguidos para el país. Sin duda, este es el resultado de un proceso y de una apuesta como nación para poder destacar mundialmente en este ámbito; que además de promover el talento nacional en el contexto internacional, se convierte en un canal para atraer inversionistas y reclutadores que encuentran en nuestras ligas y campos deportivos una esperanza para sus clubes y equipos.

Es importante anotar que llegar a ser campeones del Tour de Francia o ser número uno en el ranking ATP, no se obtiene de la noche a la mañana y requiere de todo un proceso que inicia generalmente en la infancia. Esto quiere decir que muchas veces el talento de los niños, que serán futuros campeones, se hace evidente en los colegios, aquel espacio que muchas instituciones consideran un apéndice del proyecto educativo llamado Educación Física.
En ocasiones, las instituciones educativas programan sus actividades académicas y los horarios de clase, dándole privilegio a las asignaturas que se consideran cruciales, por tratarse de las que al final serán evaluadas en las pruebas de estado; es decir, lectura, matemáticas, ciencias naturales, sociales, competencias ciudadanas e inglés. Es así que áreas que pueden potenciar el aprendizaje como deportes y artes quedan para ocupar huecos dentro del cronograma de los estudiantes.

La noticia es que la actividad deportiva que se puede llevar a cabo durante la clase de educación física, (importante que haya clase y no sea un “recreo” más extenso que el oficial) es un motor importante para el aprendizaje, además de traer beneficios para la salud por todos ampliamente conocidos.

Con respecto al cerebro humano, diferentes investigaciones muestran los efectos de la actividad física en aspectos como la liberación de factores de crecimiento de las neuronas, lo cual tiene un impacto muy importante en un proceso que se conoce como sinaptogénesis y que consiste en el establecimiento de comunicaciones entre una neurona y otra. De tal manera que la típica clase de educación física termina ayudando a que se forme la red neuronal, que es nada y más y nada menos, que la infraestructura sobre la cual se construye cualquier aprendizaje.

Por otra parte, ¿quién no quisiera contar con un mayor tamaño en el centro cerebral que permite la generación de memorias y por ende de nuevos aprendizajes? Pues bien, hoy se sabe que el ejercicio físico, organizado en sesiones regulares, puede provocar aumento del tamaño del hipocampo, una estructura interna del cerebro, localizada en nuestros lóbulos temporales y que es el punto encargado de ayudarnos a generar memorias. Eso quiere decir que el último número telefónico que se aprendió, el nombre de aquella capital de ese país lejano y la respuesta acertada de ese último examen, fueron conceptos que se aprendieron gracias a esta estructura cerebral que se hace fuerte con la actividad física.

Entonces, es indispensable, en el ámbito de la gestión educativa, no restarle importancia a los escenarios donde el deporte tenga cabida, pues al dejarlo de lado, profesores y directivos pueden estar perdiendo la oportunidad de hacer uso de una potente fuente de estimulación que además de mejorar la condición física de los estudiantes, puede favorecer que las sustancias químicas cerebrales (serotonina, noradrenalina y dopamina) las cuales son responsables de mantenerse alerta, tener iniciativa para estudiar y sentirse motivado por las clases, se activen y los resultados académicos mejoren.

Lo anterior sugiere que estas actividades deberían efectuarse a primera hora, para después de ello enfrentar al cerebro potenciado por el deporte al contexto de las ciencias naturales o el razonamiento cuantitativo, que no siempre es lo más importante, pero sí lo que los colegios utilizan cuando se hablar de calidad se trata.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO