¿Por qué es más cara la gasolina en Bogotá que en Miami?

12 de marzo del 2011

Producir un galón de gasolina en Colombia cuesta 1.780 pesos y lo venden en las gasolineras cuatro veces más caro. ¿Quién se queda con la plata?

El ingrediente perverso en la fórmula de la gasolina

¿Si producir un galón de gasolina cuesta US$0,90 porque nos la venden a US$4,40?

Los que saben nos dicen que cuando hay crisis política en Egipto, se pone en riesgo la navegación por el Canal del Suez, y  es más complejo transportar petróleo por lo que debe subir la gasolina en Tolú Viejo. Cuando no es Egipto, Gadafi para darle seguridad democrática a los ciudadanos de Libia  debe quedarse otros cuarenta años gobernando hasta que su hijo esté listo para recibirle el poder y desata una guerra civil que encarece la gasolina en Fusagasugá. Lo anterior es dogma de economista y los demás mortales debemos aceptarlo sin rechistar. El problema es que ante el fracaso de los dogmas de casi todos los economistas, crece una corriente crítica de ciudadanos que se atreven a cuestionar a los sabios de las cifras, y los ponen a patinar con una pregunta demoledora; ¿si nosotros somos exportadores de petróleo, porqué es más cara la gasolina en Bogotá que en Miami?

Hace unos tres años le hice esta pregunta al viejo senador Hugo Serrano, y escuché su respuesta con el juicio que el país  no tuvo para escuchar a este santandereano cuando estaba vivo. Lo primero que me indicó fue acudir a la Agencia Nacional de Hidrocarburos (AHN) y preguntarles a sus técnicos cuanto costaba realmente producir un galón de gasolina en Colombia. Eso hice y quiero compartir la respuesta con ustedes.

Para producir gasolina o diesel, entre otros pasos, hay que sacar licencias para explorar, buscar petróleo, hallarlo, sacarlo, transportarlo a las refinerías, pagar impuestos y regalías y refinar este producto. Todo lo anterior tiene sus costos y la ANH en el 2007 desarrolló un estudio con todos los pasos de este proceso en el promedio de los últimos cinco años y ese estudio  concluye que producir un galón de gasolina en Colombia a todo costo vale 90 centavos de dólar. Si eso es así, ¿Por qué nos venden gasolina a casi 4,40 dólares el galón?

La respuesta era mantenida en mayor reserva que la fórmula de Coca Cola, pero eso de tener Congreso sirve, entre otras cosas, para que los ciudadanos tengan voceros que legítimamente pregunten y los funcionarios deben responder.

El galón de gasolina que a todo costo Ecopetrol produce a 90 centavos de dólar, la empresa no tiene consideración de los colombianos y en vez de sacarle un margen razonable de utilidad, lo vende a 2,40 dólares. Como sé que usted reaccionará indignado con este negocito, le advierto que los “técnicos” tienen una explicación a esta fórmula, y ésta se resume diciendo que la gasolina que producimos los colombianos, debemos pagarla como si la importáramos de la costa del golfo de USA.

Así como lee, pagamos precio base de gasolina que producimos como si la importásemos, además le tenemos que sumar un etanol excesivamente caro que se le mezcla, pagar IVA, impuesto global, sobretasa, margen de utilidad para mayorista y minorista, transporte y un impuesto para que Ecopetrol  que es una empresa mixta, desarrolle su negocio explorando. Sí, pagamos además de todo un impuesto que en un 10 por ciento se va a los bolsillos de los inversionistas privados de Ecopetrol.

Los colombianos no pretendemos que se regale la gasolina o el diesel, lo que buscamos es que se dé un debate público sobre la conveniencia de los actuales precios de los combustibles, que nos ubica como el tercer país exportador de petróleo con la gasolina más cara del mundo.

Los que creemos que gasolina cara es malo para la economía pues deprime el consumo, y que no es leal fijarle por decreto ingresos a Ecopetrol con una fórmula que artificialmente infla el precio de lo que vende, tenemos que prepararnos para el feroz ataque de quienes argumentaran que si bajamos el precio del diesel y la gasolina estamos favoreciendo a los ricos de este país que son los que tienen carro. Que falta de sentido de las proporciones. Más del 60 por ciento de combustible para vehículos que consumimos es diesel, y esos vehículos son los que transportan carga y pasajeros que no tienen carro, el otro 40 por ciento se lo reparten carros particulares y motos, que en altísima mayoría pertenecen a sectores populares y la clase media del país.

Como insistirán en que la gasolina no afecta sino a los “ricos dueños de carros”, les recomendaré que lean el informe de Hernán Rincón para el Banco de la República, en donde señala que el aumento en los precios de los combustibles afecta el precio de la comida, del transporte y del vestuario, en otras palabras, gasolina cara dispara inflación que según los economistas, es el impuesto más regresivo contra los pobres.

Lo que hay en el fondo con el precio de la gasolina, es una reforma tributaria  no debatida que se esconde en los altos precios de los combustibles, y que por lo mismo debemos cuestionar.

www.luisfernandovelasco.com

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO