Indicadores Económicos

El legado del Comandante

Los que no creían que Chávez se encontraba muy mal de salud, empezando por la oposición ...

Los que no creían que Chávez se encontraba muy mal de salud, empezando por la oposición venezolana, estaban bien equivocados. Durante los últimos meses se dijo hasta la saciedad que la enfermedad del presidente Chávez era un “parapeto” con fines electorales y demagógicos. Y no era raro suponer tales cosas: Chávez es un experto consumado en marrullas políticas de ese tipo. Por mi parte, siempre supe que la enfermedad era cierta: un hombre como Chávez, con un ego tan grande como el mundo entero, no iba a admitir, porque sí, que estaba enfermo como cualquier otro mortal. El cuento del cáncer podía afectar considerablemente su imagen de caudillo todopoderoso e indestructible. Pues bien, el hombre está grave si es que no está muerto ( Maduro, los hermanitos Castro y Diosdado, son capaces de lo que sea): la prueba irrefutable de ello, es que no asistió a su investidura para un nuevo periodo.

Los chavistas se pasaron por la faja la constitución que ellos mismos hicieron y en una voltereta jurídica absurda, solo predicable de los regímenes totalitarios y antidemocráticos, la guardia pretoriana del comandante asestó otro de los muchos golpes que le han propinado a la institucionalidad. El colmo de hacer una constitución a la medida de Chávez es violentarla para mantenerlo en el poder más allá de la muerte, incluso. El espectáculo grotesco de Maduro, Diosdado y demás miembros de esa BACRIM, juramentando a una multitud frenética, es digno de la película mas retorcida y surrealista de Hollywood.

A pesar de la aversión que siento por Chávez y sus esbirros (que es la misma que profeso por todos aquellos sátrapas y dictadores que oprimen a sus naciones y se aprovechan de la ignorancia del pueblo), debo reconocer que ese fenómeno político –el chavismo- existe, se reprodujo y creció gracias a la corrupción, el desgreño administrativo y la exclusión que por muchos años condujo la política venezolana. En otras palabras, Chávez es la consecuencia directa de todas las fechorías de la clase política tradicional, que, de la mano con los grandes empresarios, hizo y deshizo en la tierra del Libertador.

Es cierto que Chávez le dio oportunidades a gente que nunca las tuvo, que llevó educación, agua potable, salud y trabajo a los más olvidados de Venezuela. No hay la menor duda de que Chávez ha hecho lo que ningún político antes ni siquiera intentó, en el aspecto social en Venezuela, pero con un costo muy alto para le democracia; porque durante su largo mandato la corrupción se disparó, la violencia se incrementó y el Estado de Derecho ha padecido toda suerte de asaltos, por cuenta de los designios delirantes del mandatario y su gobierno.

El Estado es Chávez al mejor estilo de Luis XIV en Francia. El saqueo cambió de manos y es peor y más acentuado que cuando mandaban los del Copey. Acabaron con todas las empresas estatales productivas, empezando con PDVSA, para satisfacer el insaciable apetito monetario y burocrático de los llamados “Boliburgueses”, que es el nombre con el que se conoce a los que ganaron la revolución. ¡El remedio resultó peor que la enfermedad!

El gran legado de Mandela para Sudáfrica y la historia es la reconciliación y la cohesión de una sociedad polarizada y enferma por el odio, que hoy es ejemplo de tolerancia. Chávez dejará un país fracturado en lo más profundo de su esencia. Pasarán muchos años antes de que Venezuela pueda recuperarse como nación y conglomerado humano de la división planteada por las ideas y el accionar de la mal llamada “Revolución del siglo XXI”.

En el entretanto, lo peor está por venir para Venezuela: Maduro y Diosdado recurrirán a todo tipo de métodos para no soltar el poder.

La ñapa: Si Colombia es el país más feliz del mundo, es porque nos acostumbramos a la tragedia.

abdelaespriella@lawyersenterprise.com

  • http://www.facebook.com/people/Americo-Sanclemente/100000816077034 Americo Sanclemente

    “…porque durante su largo mandato la corrupción se disparó, la violencia se incrementó y el Estado de Derecho ha padecido toda suerte de asaltos, por cuenta de los designios delirantes del mandatario y su gobierno.” Parece que decribiera el anterior gobierno de aquí, solo que la violencia era organizada por el establecimiento.

  • jhonny lópez

    Estamos de acuerdo en todo y especialmente con aquello de que somos felices porque nos convertimos en conformstas.

  • Jose Albeiro Cervantes

    Que opinión verdaderamente excremental…!!!

pasaje comercial
Estamos atentos a sus comentarios
cerrar

Dirección: Carrera 7 No. 156 – 78 Piso 8 Oficina 802, Bogotá D.C. Teléfono: 6735278