Boletín diario

RECIBA NUESTRO BOLETÍN DIARIO

Indicadores Económicos

Los Derechos Humanos en la gestión migratoria

A raíz de la desaparición del Departamento Administrativo de Seguridad DAS, o mejor de su escisión, ...

A raíz de la desaparición del Departamento Administrativo de Seguridad DAS, o mejor de su escisión, que como es natural generó algún colapso en la operación en materia de seguridad y de extranjería -dos de sus funciones principales-, se creo la Unidad Administrativa Especial Migración Colombia, en cabeza de su comprometido y capacitado Director General el Dr. Sergio Bueno Aguirre. Bueno, quien en la administración anterior fuera la mano derecha de Felipe Muñoz –Director del DAS- ha resaltado la imperiosa necesidad de una política de DDHH y DIH en la gestión migratoria, pues se erigió como un de los pilares fundamentales de la nueva unidad, el desarrollo de un esquema integral que brinde las garantías locales y supranacionales en materia de Derechos Humanos tanto de los nacionales colombianos en el extranjero, como de los foráneos en nuestro país. Los otros tres pilares sobre los que se fundamenta la institución son el servicio eficiente, la seguridad en la identificación del viajero y el manejo de cifras y análisis estadístico del movimiento de viajeros.

Esta Unidad que esta adscrita al Ministerio de Relaciones Exteriores, quiere dar realce al respeto de la soberanía nacional en consonancia con la aplicación de una política eficaz de derechos humanos como eje central de la gestión migratoria. Este punto es de vital importancia teniendo en cuenta el maltrato y el riesgo jurídico y político que corren los viajeros de aquí para allá y viceversa. Muy débilmente se había antes desarrollado el tema, pues los ojos del DAS estaban más enfocados al tema de la seguridad y las famosas “chuzadas” que al sustento de las regulaciones legales locales: los Derechos Humanos. El Dr. Felipe Muñoz quien realizó una tarea impecable como director de la antigua entidad hasta su liquidación, le dejó un gran legado de compromiso y trabajo responsable a Sergio Bueno, quien de manera solícita se ha rodeado de un capacitado equipo jurídico para desarrollar la tarea humanitaria que repito, es indispensable en la ejecución de sus políticas.

Para que este propósito se convierta en una realidad se ha diseñado un plan maestro que servirá de herramienta para direccionar de encause de la política de Derechos Humanos que la Unidad Administrativa Especial Migración Colombia, debe implementar. Es un instrumento contentivo de los parámetros jurídico-políticos que deben regir la causa. En ella deben participar no solo la UAEMC, sino también distintos estamentos públicos y entidades no gubernamentales para su óptimo y armónico desarrollo, pues es importante aclarar que no todas las obligaciones sobre este particular están a cargo de la Unidad.

El comienzo de esta nueva ruta se traduce en una política de DDHH sólida y a largo plazo en aras de dar cumplimiento a las normas, tratados y convenciones internacionales sobre refugio, asilo, trata de personas y tráfico de migrantes y protocolos de retorno entre otros. Con esto se busca un trato digno tanto al conciudadano que sale de Colombia en busca protección internacional en el exterior, como al extranjero que ingresa al territorio nacional solicitando proteccióninternacional en Colombia.

El punto de partida conociendo a nivel local dónde se está presentando la mayor inobservancia de las garantías humanas en Colombia debe implementar la nueva política a nivel institucional e interinstitucional, tanto local como regionalmente, partiendo de manera estratégica, con las regiones más afectadas por la ausencia de la misma. Dichas regiones a juicio de los según estudios realizados son Antioquia, Norte de Santander y Nariño.

Luego de un análisis integral de la entidad en aras de su función constitucional y legal de seguimiento y control con fines preventivos, en materia de asilo, se pronunció tanto de manera formal como sustancial, evidenciando falencias en algunos puntos y haciendo un llamado a las autoridades para la implementación de una política de DDHH que se hace necesaria en la gestión migratoria colombiana. En dicho estudio, también participaron diferentes entes controladores competentes para conceptuar sobre la Prevención de Derechos Humanos, asuntos étnicos, grupo de desplazamiento forzado y refugio, entre otros

El propósito fundamental del proyecto que hoy me oficia en estas líneas, es primero dar un trato digno a los viajeros, sobre la base de la aplicación de instrumentos y convenios internacionales y dar a conocer la estrategia no solo de los migrantes irregulares, sino de aquellas personas que se encuentran en situaciones particulares como migrantes irregulares, refugiados, asilados y aquellos que estén sometidos a los delitos de trata de personas y tráfico de migrantes; estos dos últimos, son los temas más sensibles y álgidos en la materia

En ejecución de este plan deben participar la Cancillería, el Ministerio de Trabajo encargado de vigilar y auspiciar la seguridad social, la protección, inspección y vigilancia del trabajo y aprobar los proyectos de cooperación técnica internacional que deban celebrarse por sus entidades adscritas en coordinación con el Ministerio de Relaciones Exteriores y demás instituciones competentes y ejecutoras sobre el particular. La Defensoría del Pueblo como entidad encargada de diseñar y adoptar estrategias para la orientación y atención de personas en estado de necesidad de protección y/o refugiados que tengan el deseo de regresar al país, también debe generar su contribución a la política de Derechos Humanos. Estas entidades han sido consideradas protagonistas activas y deben dictar una serie de seminarios en el corto plazo, en asocio con la Unidad Administrativa Migración Colombia. Esta lista no es taxativa sino enunciativa de los actores principales, pues si duda se debe contar con el apoyo y participación de la fuerza pública (Policía Nacional y Fuerzas Militares), en el ámbito de sus competencias.

Por otra parte, es de la mayor importancia el apoyo de organismos internacionales, pues es claro que estamos frente a un caso de orden transnacional y no solo nos quedaremos en el resguardo local. Estos entes desde su campo de acción institucional deben analizar la problemática migratoria en torno a la violación de los Derechos Humanos con una óptica global y así mismo aportar cifras estadísticas que permitan al Estado tener una visión más clara de la situación real internacional, en un esquema de derecho comparado con otros países. Esto va a ser de gran ayuda, pues nos va a permitir identificar los problemas más relevantes y actuar en la confección de estrategias que nos dirijan a las soluciones. La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y la Agencia de la UNO para los Refugiados (Acnur) encabezarán la lista de ejecutores de estas labores

Ahora bien, debe concebirse un protocolo orientador fronterizo paralos colombianos solicitantes de protección internacional, ya que no existe este instrumento y estas peticiones se convierten en unos de los casos más frecuentes en la actualidad. Se dará aplicación al Protocolo de Retornos de Connacionales en el Exterior, una vez esté ajustado a los estándares internacionales pues hoy por hoy no los cumple. Otro punto para resaltar es que los consulados de Colombia en las fronteras no conocen los procedimientos y rutas para los retornos voluntarios y esto afecta la seguridad y la dignidad de los migrantes. Para dar solución a esto hay que iniciar un ciclo de capacitaciones técnicas por parte de profesionales expertos en Derecho Internacional y Ciencia Política.

Los delitos migratorios más marcados e incrementados son la trata de personas y tráfico de migrantes en fronteras. Para esto se propone hacer énfasis en prevención y atención a las actividades ilícitas en la materia. La promoción de mecanismos de coordinación entre Comités Departamentales, Cancillería, y gobiernos vecinos para definir mecanismos de cooperación en prevención, investigación y acciones legales y judiciales. Adicionalmente realizar un trabajo de inteligencia para detectar posibles vínculos y participación de autoridades en estos tipos penales.

En materia de cooperación internacional deben promoverse mecanismos de coordinación para prevenir la trata de seres humanos. También se deben establecer unos puntos focales o canales de comunicación -como lo llama la Procuraduría General de la Nación- en las distintas autoridades fronterizas con sus homólogos entre Estados. Con esto se logrará agilizar la respuesta frente a la asistencia de víctimas de la trata de personas y tráfico de migrantes, bajo la coordinación y seguimiento del Ministerio de Relaciones Exteriores. Conjuntamente, debe darse aplicación al Protocolo para prevenir, reprimir y sancionar la tratade personas, especialmente mujeres y niños, que complementa la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional.

Para concluir debo exaltar esta iniciativa de Migración Colombia y su Director General, con las esperanzas de que se adelante de manera sistemática y rigurosa una formula que de a conocer dos visiones distintas respecto de la protección de los derechos de la población migrante: la primera la estatal, que permita dar a conocer los mecanismos adoptados por el aparato público para velar por la protección de los DDHH de los viajeros, en la situación que se encuentre, y la segunda, la visión de la sociedad civil a través de los organismos internacionales y las ONG a través de los cuales se visibilicen y pongan sobre la mesa las garantías conculcadas de la población migrante y las diversas problemáticas que aquejan la gestión migratoria como la trata y el tráfico de seres humanos que se desplazan.

Reconocimiento a esta excelente medida adoptada por la Unidad Administrativa Especial Migración Colombia y su equipo. ¡Qué vivan los DDHH aquí y allá, para nosotros y para ellos! Abrazo cálido. Seguimos trabajando.

@colconmemoria

presidencia@colombiaconmemoria.org

pasaje comercial
Estamos atentos a sus comentarios
cerrar

Dirección: Carrera 7 No. 156 – 78 Piso 8 Oficina 802, Bogotá D.C. Teléfono: 6012310