Regálame una mascota

24 de diciembre del 2014

“Las mascotas forman parte de este mundo; afortunadamente para bien.”

Regálame una mascota 

Carlos Gustavo Álvarez

Uniediciones

Bogotá, 2014

RegalameUnaMascota1

Carlos Gustavo Álvarez, reconocido periodista y escritor, de cuya amistad me precio tener, ha publicado para este fin de año con el sugestivo título de REGÁLAME UNA MASCOTA, la historia común de muchos de nosotros.

La avalancha de las mascotas y su mundo en la vida actual es una realidad inocultable. Ya sea por la innegable soledad que carcome a mucha gente, o por el inusitado interés en las redes sociales y programas especializados, o por la moda y el esnobismo, o por una auténtica y genuina afinidad con los animales (y por otros seres vivos como las plantas y árboles), cada día las mascotas forman parte del hogar.

En este libro corto, el autor, con su pluma clara, concisa, cotidiana, nos relata la historia de COPITO; su llegada a la casa para alegrar la vida de una adolescente; a crear los conflictos propios de su estadía entre quienes simplemente los toleran, hasta otros que los consienten al extremo, pasando por las dinámicas propias de los diferentes temperamentos que componen una familia moderna.

La vida de COPITO en una familia de clase media acomodada es la vida de muchas mascotas citadinas; su inmersión en la familia hasta convertirse en un miembro más. No habla pero se le entiende; se sabe cuándo está triste, ansioso, enfermo, alegre; se conocen sus detalles; ya todos están pendientes de él.

También está la dificultad de su tenencia; de la responsabilidad de su cuidado; por supuesto, de los costos que conlleva; de los dilemas entre tenerlo y dejarlo con otros que lo puedan tener mejor. Finalmente, está la angustia y el dolor de su pérdida y de la inmensa alegría de su regreso.

En fin las páginas del libro son el espejo de la vida de muchos que tenemos, queremos y sufrimos con estos miembros de nuestra familia, que al final son tan importantes como los seres humanos que la integran. No es simple cursilería. Así como no se conoce el verdadero amor sino cuando se tiene un  hijo, tampoco se conoce la inmensa capacidad de cariño y comprensión como cuando se tiene una mascota.

Ese es el mundo de hoy en donde las mascotas forman parte de este mundo; afortunadamente para bien.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO