Indicadores Económicos

¿Por el continuismo…?

El real anhelo de paz parece haber sido confundido con un cheque en blanco para girar ...

En Casa de Nariño la campaña por las elecciones 2014-2018 empezó hace meses. No obstante, la confirmación en “código morse” de la candidatura del Presidente deja otros bemoles más protuberantes. El “continuismo de las políticas” –esguince que usó Santos para bajarle la temperatura al anuncio de su reelección–, puede leerse también como la oportunidad para asegurarle a las Farc el tiempo indefinido que demanda el proceso de La Habana. Rompe el límite para negociar hasta “noviembre” y se convierte en “rehén” de la guerrilla que, ahora tiene entre manos su triunfo o derrota.

Tras estos erráticos pasos, la pregunta es cuánto más puede flexibilizar el Presidente su postura en Cuba para alcanzar la reelección. Porque hasta donde sabemos, la “lista de mercado” de las Farc –cifrada en más de un centenar de exigencias, sólo para el primer punto del desarrollo rural integral–, ha sido ampliamente revisada, según Iván Márquez. Pero, por supuesto, no se ve humo blanco, porque aún les falta llenar la canasta. Por eso, la decisión del Presidente “libera” las negociaciones de “presiones innecesarias de tiempo… para construir un buen tratado de paz”, en palabras de Rodrigo Granda. Aunque la cuenta, en términos reales no va por 6 meses, sino por 3 años. Pero quieren más y mayores ganancias, incluso por fuera de la agenda, como la “reforma” a las fuerzas armadas. 

Ahí es donde entra a jugar el aval a la reelección que otorgó el Canciller de las Farc. Un hábil favor político que no será gratuito y puede salirle costoso al país, en especial a la ruralidad. A fin de cuentas, el gobierno adelgazó tanto la línea limítrofe entre su deber de gobernar y su dependencia de los diálogos de paz para reelegirse, que nadie sabe qué pueda pasar en el último tercio de esta administración y, peor aún, en una eventual prolongación de las negociaciones por 4 años más. Lo que parece no tener claro el gobierno y su equipo de escuderos, es que 87 de cada 100 colombianos no le juegan a lo que se está cocinando de fondo en La Habana.

El real anhelo de paz parece haber sido confundido con un cheque en blanco para girar todo a favor de los victimarios, y eso no ha pasado desapercibido para los colombianos. Pero además, la opinión podría pasarle factura al gobierno, justamente, por haber abocado una negociación con un grupo narcoterrorista, que no estaba incluida en su pasado proyecto de campaña y por el que no fue electo. El continuismo que entonces se buscaba era el de la Seguridad. Variación que, dicho sea de paso, lleva implícito un ingrediente de desconfianza sobre las preferencias que el electorado puede estar eligiendo realmente.

No olvidamos que Pastrana y Uribe recibieron, desde distintas orillas, las presiones electorales de las Farc para acceder al poder. Pastrana, con la iniciativa de embarcarse en los diálogos del Caguán, con generosas concesiones. Uribe para hacerles frente y construir  la política de Seguridad Democrática –una lonchera de la que muchos comieron y luego patearon–. Pero la ruleta volvió a girar y Santos que se eligió bajo las condiciones de Uribe, ahora intenta ser reelegido, bajo las mismas condiciones de Pastrana: dar continuidad a otra negociación. ¿Cuál será el precio en términos de concesiones, si en el pasado no fue suficiente con cederles la soberanía sobre más de 42.000 kilómetros cuadrados de patria? ¿Cuánto más puede costar esta etérea “Justicia Transicional”, para lograr el favor electoral de las Farc? ¿Qué tanto está dispuesto a transar este gobierno en favor de los victimarios y en contra de las víctimas?

El anuncio de la reelección, o del continuismo de las políticas, abre el abanico de las preferencias sobre las cuales tendremos que manifestarnos 47 millones de colombianos en las urnas. Pero desde ya la transparencia del proceso nace muerta, ante el oscuro escenario del “intervencionismo electoral” de las Farc. Fatídico inicio de la justa electoral.

@jflafaurie

  • Luis Jimenez

    Menos mal que para evitar el “continuismo”, el Puro Cuento Democraticon ya tiene un lider “honesto”, “serio”, “inteligente” y “capaz”, como es ja, ja ja… “Pachito”… Ja,ja,ja !!!

  • http://twitter.com/gloria_soto_10 Gloria Soto

    Que continúe por la paz, arreglo vías nacionales y una buena reforma a la salud.

  • MR BONES

    LOS LATIFUNDITAS GANADEROS QUE HAN FINANCIADO LAS CAMPAÑAS PARAPOLITICAS, REELECTO UN PRESIDENTE, DESPLAZADO A CAMPESINOS Y GENERADO VIOLENCIA BAJO EL ESCUDO DE ESTAR DEL LADO DEL GOBIERNO Y EL ESTADO…. JODEN TANTO POR EL PROCESO DE PAZ POR QUE SERIAN LOS PRIMEROS PERDEDORES AL TENER QUE REGRESAR ESAS TIERRITAS Y UNA QUE OTRA CABEZA DE GANADO… ESO DUELE, LA PAZ LES VA A DOLER EN EL BOLSILLO; POR ESTO Y POR MAS ES QUE SEGUIRÁN SU “LUCHA CONTRA LA PAZ” . ME PREGUNTO YO, QUIEN ESTA DETRÁS DEL ANIQUILAMIENTO DE LOS LIDERES CAMPESINOS DE LA RESTITUCIÓN DE LAS TIERRAS??? LA POLÍTICA DE EXTREMA DERECHA Y EL CAPITALISMO SALVAJE, NO PERMITIRÁ NI LA PAZ NI QUE ESTOS LATIFUNDISTAS GANADEROS…. QUE NOS ESPERA?? SEGURAMENTE MAS VIOLENCIA PARA GARANTIZAR SALVAR “MI TIERRITA Y MIS NEGOCITOS”, EL PUEBLO QUE COMA M…..

  • W.Castillo

    Excelente articulo! El presidente Santos en su desenfrenado y ciego deseo de pasar a la historia, le ha dado el mas grande triunfo político a las FARC. Los colombianos somos muy miopes y no nos estamos dando cuenta lo que nos viene pierna arriba.

    Después del “proceso de paz”, es claro que las FARC van ha ser los héroes del campo y de la clase trabajadora, Plataforma suficiente para subir al poder. Desafortunadamente no son ni defensores del campo ni de la clase trabajadora, si alguna vez eso hizo parte de su filosofía, quedo completamente desvirtuado con su alianza al narcotráfico. Los ideólogos que hace mucho tiempo existieron el las FARC ya no están, ya solo queda un grupo de sanguinarios y sínicos.

    Habríamos los ojos nuestro presidente tiene un gran objetivo que es pasar a la historia y no le importa el precio que el país tenga que pagar.

    La gran mayoría de periodistas y cadenas de comunicación tienen temor de ser mas claros porque los tildarían de enemigos de la paz. El punto principal en estas negociaciones no es la tan anhelada paz es como repartirse el pastel. Por favor despertemos y no dejamos que sigan vendiendo el futuro de nuestros hijos.

pasaje comercial
Estamos atentos a sus comentarios
cerrar

Dirección: Carrera 7 No. 156 – 78 Piso 8 Oficina 802, Bogotá D.C. Teléfono: 6735278