¡Pendejos. Llegó la paz!

14 de julio del 2016

El escenario del enfrentamiento Santos-Uribe, es una telenovela paga

opinion

Antier el socialismo Siglo XXI mostró su cara más cruel, sus víctimas, ciudadanos que atropellándose en número de 35.000, atravesaron la frontera para comprar aquí, comida y productos de primera necesidad, porque su Venezuela, el país más rico del continente, fue quebrado por la plaga con que quieren infectarnos.

Ojalá los terroristas y sus amigos, llamados amigos de la paz, nos dejen en paz a quienes viviendo en paz y pacíficos siempre, somos llamados amigos de la guerra. Usan las redes sociales para insultar y amenazar a quienes nos oponemos a la premiación de los crímenes de los violentos, no solo con la medalla de la impunidad, sino poniéndolos en posición de ejercer su poder, con apariencia legítima, sobre los colombianos.

Pero noto que – por lo menos en mis redes sociales – la relación entre quienes insultan y amenazan redujo su porcentaje. Antes eran veinte santistas a favor de las FARC contra ochenta mensajes a favor de la democracia y del Estado.

Hoy unos ochenta santistas defienden la elegibilidad de los terroristas, contra por lo menos mil mensajes diarios de ciudadanos que saben que la paz que nos vendieron en cuba es de cobre, falsa.

Algunos siguen elevando cánticos de paz a quienes matan y narco trafican con brazaletes trocados, y piden que sea rápido, que les aprueben sus tachaduras a la Constitución; sus codicilos legales blindados con juridicidad sofista, y que se erija soberano su tribunal para la paz, desde donde las FARC, investidas con la túnica del juez, condene en su nuevo derecho, a las FFAA y a los colombianos demócratas y pacifistas que pensamos distinto.

Las normas que redactan FARC y gobierno en Cuba tienen la misma apariencia de justicia que su falsa paz, buena, sustentable, equitativa y justa, pero espuria, porque se vuelve cisco cualquier ley redactada para que los delincuentes la apliquen.

Antier los guerrilleros que atacaron la base de Fortul en Arauca, se burlaron de los soldados gritándoles ¡Pendejos, llegó la paz! Antes de despacharles su tatucazo. En el fondo, algo de razón tienen los burladores de la guerrilla, porque Santos y las FARC convirtieron en pendejos a muchos anti uribistas a quienes hicieron creer que apoyar a los criminales es hacerle daño a Uribe. Los estupidizaron al punto de oírlos argumentar que hay que dejar entrar el socialismo de Chávez a Colombia por las convivir; por agro ingreso seguro; por los falsos positivos.

Argumentos de retrovisor con los cuales condenan a sus hijos a la cubanización. Mis editoriales nada tienen que ver con Uribe, ni con el Centro Democrático, pero los admiro y los respeto. Mi voz es la de más del medio país cuya opinión a Santos y a la prensa le importan un carajo.

Soy vocero del pueblo aterrado por el complot para dejar a Colombia en manos de las FARC, lo que no me convierte en uribista. Pongamos a esto inteligencia. No se puede reducir la claudicación de la democracia a una pelea personal entre Santos y Uribe, y al odio que algunos expresan contra el ex presidente. Esto no es un problema de inquina entre dos políticos. El futuro de Colombia nos concierne a todos.

El enfrentamiento Santos-Uribe, es una telenovela paga, promocionada por la gran prensa. Una estrategia perversamente montada para engañar incautos y polarizar al país.

La guerrilla en Cuba aprovecha que los pendejos pelean por el lado que no es, y se alía con De la Calle y con el general Mora, para convertir nuestra Constitución en lo que tanta falta le hace a la socialista Venezuela. En papel higiénico.

¡Pendejos. Llegó la paz!

www.mariojavierpacheco.com

@mariojpachecog

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO