Indicadores Económicos

Se sabía…

Se afirma en la prensa nacional que el secretario de Gobierno de Bogotá, Antonio Navarro Wolff, ...

Se afirma en la prensa nacional que el secretario de Gobierno de Bogotá, Antonio Navarro Wolff, renunció a su cargo y que se espera la reacción del alcalde Gustavo Petro. No son razones personales, por lo menos no las únicas, las que motivan esta salida del gabinete distrital de la persona más importante del equipo. Antes de conocerse las verdaderas razones, se habla de que un fuerte enfrentamiento habría precipitado la crisis entre Petro y Navarro Wolff.

La verdad es que se sabía que esto iba a suceder más temprano que tarde. Dos personas valiosas, sin duda, con coincidencias en sus vidas, pero con trayectorias profesionales muy diferentes en un tema crucial que los llevaría a separarse. Navarro tiene una larga y exitosa experiencia administrativa. Fue Alcalde y Gobernador de Nariño y también por un corto tiempo, Ministro de Salud. Petro, un excelente congresista, un  hombre honesto e inteligente pero sin ninguna experiencia en el arte de ejecutar políticas públicas. Era evidente que chocaría con alguien que sabe la necesidad de pasar del discurso, de la crítica, a asumir el reto de hacer. El afán de ser pragmático, de concretar obras de Navarro pudo haber chocado con la dificultad de Petro para dejar de actuar como congresista.

La verdad es que quien más pierde si sale Navarro del equipo distrital es el mismo Alcalde. La trayectoria de Navarro, su experiencia en el Ejecutivo, la serenidad que dan los años, le harán falta al Alcalde para moderar su ego, para prever los costos y beneficios de las muchas decisiones y situaciones complejas que tendrá que enfrentar durante sus cuatro años en el poder. Porque Navarro ya tienen consolidada su hoja de vida como hombre de izquierda con quien se puede hablar, como buen ejecutor, como líder cercano a la gente, como una persona que sabe manejar equipos que producen resultados. Debe recordarse que lo único que tenía para mostrar como positivo el programa Agro Ingreso Seguro, para defenderse de haber dado demasiados recursos a productores ricos, fue la positiva experiencia de Nariño. Gracias a la gestión de Navarro Wolff, fueron campesinos los que en ese departamento recibieron los subsidios de AIS; porque el gobernador se puso totalmente al frente de las difíciles demandas que imponía el Ministerio de Agricultura para obtener sus beneficios.

Ojalá el Alcalde Petro entienda que a veces, hasta los políticos más valiosos y beligerantes, tienen que mostrar cierta humildad para poder aprender de la experiencia de otros. Le costará mucho a Petro perder a Navarro, que tal vez es el único que le pude hablar duro porque se siente con autoridad moral para hacerlo. El gabinete distrital tienen gente muy valiosa, sin duda, y que además son garantía de pulcritud y compromiso con sus deberes. Pero la mayoría sufre de las mismas falencias de Petro: no han tenido experiencia en el sector público y apenas están sufriendo las profundas limitaciones que se viven en el Estado para que las órdenes se cumplan, para que los recursos se ejecuten, para que las políticas le lleguen a las poblaciones.

Definitivamente, es mejor pasar primero por el Ejecutivo y después por el Legislativo, que al contrario. Porque sin duda es más fácil criticar que hacer. Y esto si lo sabe Navarro, y Petro apenas se está enfrentando a esa realidad. Ojalá este episodio se resuelva de la mejor manera por el bien de Petro, pero fundamentalmente, por el bien de Bogotá.

E-mail cecilia@cecilialopez.com

www.cecilialopezcree.com

www.cecilialopez.com

pasaje comercial
Estamos atentos a sus comentarios
cerrar

Dirección: Carrera 7 No. 156 – 78 Piso 8 Oficina 802, Bogotá D.C. Teléfono: 6012310