Paradise, el burdel más grande del mundo

Paradise, el burdel más grande del mundo

1 de enero del 2014

“Vienes por lo del Paradise, ¿verdad? Muchas compañeras mías se van a ir allí”, dice Iona, una trabajadora sexual de uno de los seis burdeles ubicados en la Jonquera, provincia de Gerona, en España, a sólo seis kilómetros de Francia.

“Esto es una catástrofe, la provincia se llenó de franceses”, juzga otra mujer  mientras sirve  platos combinados y filetones a la brasa en un bar de carretera de la zona. No es para menos, se refieren al prostíbulo más grande de Europa: el Paradise.

“Tenemos 80 habitaciones, hay dos salones. Con su ‘parking’ privado. La capacidad da incluso para que (los clientes) se queden a dormir, porque esto funciona como un hotel”. Así lo definió el español José Moreno, dueño de Paradise, donde trabajan más de 150 mujeres de diferentes nacionalidades.

Las mujeres que quieran trabajar en este lugar deben pagar 70 euros diarios por el alojamiento y comida. “Por cada servicio cada señorita gana 60 euros y sólo debemos pagarnos 70 euros, independientemente el número de servicio que haga”, sostiene el polémico empresario, quien lleva 20 años en el negocio.

Según Moreno, “a nadie se le obliga”, tan es así que en marzo de 2013 fue rescatada una mujer de 22 años con los problemas mentales a quien su madre obligaba a prostituirse en complicidad con el dueño.  Otra mujer, de 19, fue secuestrada en Madrid. Además de sufrir golpes y latigazos, le raparon el pelo y las cejas y le tatuaron en la muñeca un código de barras en el que constaba su deuda con la red.

El polémico dueño

José Moreno, un español de 60 años, que luce un arete en la oreja izquierda y está casado con una colombiana, tiene otros dos burdeles pero Paradise es el mejor de todos. Invirtió tres millones de euros en su construcción.

Aunque no han faltado los escándalos, Moreno, un zorro viejo en el mundo de los clubes nocturnos, ha sido detenido por  proxenetismo y presunto blanqueo de capitales. Sin embargo, él lo niega:“¿Pero Dios mío, cómo voy a engañarlas yo así? Ellas saben a lo que vienen y yo lo único que hago es pagarles el billete y pedirles que tengan papeles”.

El ‘macro prostíbulo, que atrae a numerosos clientes de Francia, donde pese a que la práctica de la prostitución no  es ilegal, están prohibidos los burdeles,  abrió sus puertas después de que el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) obligara al ayuntamiento a concederle la licencia de operación.

Según algunos testimonios, varias brasileñas fueron engañadas con promesas de trabajo en España y la facilidad de viajar. Apenas llegaban eran notificadas de la deuda de €6.000 por el  tiquete de avión.

Por su lado, ‘El viejo’, como le llaman sus empleados, dice que jamás les ha cobrado un euro más de lo que les ha prestado. Por este motivo  fue condenado a tres años de cárcel.

Ahora la fiscalía pide una condena de 12 años años por nuevos cargos y la inhabilidad para que Moreno no vuelva a montar sitios de lenocinio.

Burdel más grande de Europa, Kienyke

Los servicios

Por treinta minutos el cliente paga en promedio de 60 euros (160 mil pesos), pero también existe la posibilidad de utilizar una suite que cuesta unos 300 euros (796 mil pesos) para  pasar noche.

En total el cliente dispone de  2.700 metros cuadrados, 80 habitaciones, 50 empleados (entre esos 10 colombianos)  un puñado de suites, y con capacidad para  atender hasta 558 clientes.

Además existe ‘carné de socio’, una modalidad VIP  diseñada para los clientes  más adinerados dispuestos a pagar una cuota anual de 600 euros para calmar la libido en una sala privada con barra libre, servicio de pasabocas, vitrinas para que cada socio tenga su botella reservada, cabinas cerradas y barra para show de striptease.

La  cerveza nacional más económica cuesta 10 euros. En la sala VIP ofrecen botellas de champán de 500 euros.

Con todos estos precios no es de sorprender que, según la declaración de impuestos, el Paradise reporte utilidades por más de cuatro millones de euro al año. Eso sin contar con las ganancias que no declara el negocio, como es usual en esta clase de sitios, lo cual podría duplicar la millonaria cifra.

La comunidad

Los tres mil ciudadanos de la  Jonquera se unieron para evitar lo que consideran una mancha para el buen nombre del pueblo. El ayuntamiento le denegó la licencia de apertura. Un informe del mismo argumentó que generaría “problemas de seguridad y orden público”. Sin embargo,  el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña dio “luz verde” para que el Paradise encienda la gigantesca palmera de su  fachada.

Una habitante del lugar dijo que pese a que históricamente han ofrecido productos y servicios en la frontera, no quieren ser considerados como el lugar donde está el burdel más famoso del viejo continente. “No queremos tener el mayor puticlub de Europa”, sostuvo.

“La gente está enfadada, somos un pueblo de gente trabajadora y toda la vida hemos ofrecido servicios en la frontera, pero no éstos”, dijo otro habitante.

Burdel más grande de Europa, Kienyke

Las ‘señoritas’ de Moreno

Lorena* tiene 24  años, una media melena rubia y unos ojos verdes. Asegura que dejó  atrás Rumanía, su vida y su familia arrastrada por un joven en el que creyó ver a su príncipe azul. “Vine a España por amor”, afirma con algo melancolía.

‘El viejo’ presume que el negocio tiene a las mujeres más guapas. La policía tiene un nombre para ellas: esclavas. Al preguntarle a una de ellas cuántos clientes puede tener en una noche, responde: “lunes o martes unos trece, pero viernes y sábados unos veinte o veinticinco.

El principio del fin

Eran otros tiempos el Paradise recibía a periodistas de diferentes países para que hicieran reportajes sobre el sitio. Moreno afirma que fue por eso que a principios de 2013 unos encapuchados dejaron un carro cargado dinamita y dos bombonas de butano delante de la puerta del club, con una larga mecha para detonarlo. La policía logró desactivar la carga y evitó que ocurriera una tragedia.

Según el dueño la promoción dada al sitio generó envidia y muchos enemigos capaces de hacer cualquier cosa. Hasta el momento la justicia española no ha capturado a nadie por este hecho. Once días antes de ‘carrobomba’, desde una moto les lanzaron dos granadas contra el prostíbulo.

 

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO