Las prostitutas que secuestraban y robaban a sus clientes

30 de octubre del 2015

Drogaban y asaltaban a hombres en el barrio Santa Fe de Bogotá.

Las prostitutas que secuestraban y robaban a sus clientes

Cientos de hombres que buscaban aventuras sexuales con prostitutas del barrio Santa Fe, ubicado en el centro de Bogotá, en su lugar encontraron un verdadero calvario: perdían todas sus pertenencias de valor mientras que permanecían secuestrados de uno a tres días en uno de los moteles del sector. Lea también: Ella cuida a los hijos de las trabajadoras sexuales del Santa Fe.

Después de las denuncias de 10 hombres, que se atrevieron a contarle su historia a la policía, durante varios meses el Gaula, al mando del general López, se internó en la conocida zona de tolerancia de Bogotá para desarticular esta peligrosa organización conformada por cuatro mujeres y dos hombres, que fueron capturadas en diferentes partes de Bogotá.

Las investigaciones de la policía y las versiones de las víctimas dieron cuenta de qué manera la banda operaba. Lea también: Prostíbulo El Castillo: “El parque de diversiones de los sinvergüenzas”.

Las mujeres utilizaban sus atributos físicos para atraer a sus clientes, a quienes les ofrecían cómodos precios y ofertas tentadoras para sostener con ellos, supuestamente, una relación sexual, la cual, al parecer, nunca llegaba a concretarse.

Cuando las víctimas ingresaban a las habitaciones y creían que sostendrían su intensa relación, eran drogados con escopolamina por las prostitutas. Lea también: Prostitución y drogas, los karmas de Taganga de los que naie quiere hablar.

Los hombres eran amarrados y amordazados en la habitación donde permanecían por un periodo no mayor a 36 horas, mientras que sus cuentas bancarias y cupos de las tarjetas de crédito eran desocupados.

Tomaseras-01

La policía pudo establecer que los delincuentes, después de obtener las claves de las tarjetas, se trasladaban hacia diferentes tiendas y centros comerciales donde compraban artículos tales como ropa, electrodomésticos y otros artículos de alto valor.

En el momento en que los delincuentes obtenían todo el dinero de sus víctimas, estas eran sacadas del motel en vehículos y transportadas hasta parajes alejados donde los abandonaban a su suerte, no sin antes inundarlos de cocaína, con el fin de desviar las investigaciones de las autoridades.

Varios agentes del Gaula se camuflaron entre los asiduos visitantes de la zona y lograron identificar a todos los integrantes de la banda. Con ayuda de la fiscalía lograron interceptar las comunicaciones de los delincuentes, en las que quedó registrado su accionar delictivo.

Las capturadas, identificadas como Yuli Andrea Zapata, alías ‘Paola’; Yorcid Villegas, alias ‘Sandy’; Aracelys Ramírez, alias la ‘Negra y Sandra Liliana Cartagena, alias ‘ Natalia’ fueron recluidas en la cárcel El Buen Pastor de Bogotá. Mientras que Frey Antonio Aguilar, alias ‘Costeño’ y William Andrés, alias el ‘Flaco’, administrador del motel donde mantenían a las víctimas, fueron trasladados para la Cárcel La Modelo.

Todos los integrantes de la peligrosa organización fueron judicializados por los delitos de secuestro extorsivo agravado, concierto para delinquir y hurto calificado y agravado, hjechos por los que´, de ser hallados culpables por el juez, podrían pagar una condena superior a los 25 años de prisión.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO