Mexicanos contra los productos gringos

27 de enero del 2017

Una semana fue suficiente para que Donald Trump demostrara que lo que dijo en campaña no solo fue una estrategia mediática. El magnate ordenó, entre otras cosas, eliminar la página en español de la web de la Casa Blanca, cancelar la participación de Estados Unidos en el acuerdo comercial con Asia, conocido como TransPacífico, cancelar […]

Mexicanos contra los productos gringos

Una semana fue suficiente para que Donald Trump demostrara que lo que dijo en campaña no solo fue una estrategia mediática.

El magnate ordenó, entre otras cosas, eliminar la página en español de la web de la Casa Blanca, cancelar la participación de Estados Unidos en el acuerdo comercial con Asia, conocido como TransPacífico, cancelar el Obamacare (el sistema de salud estructurado por Obama) y firmó la orden ejecutiva para la construcción del muro en la frontera de Estados Unidos con México.

La última orden generó un terremoto en las relaciones diplomáticas entre México y Estados Unidos. La reunión entre los mandatarios de los dos países que estaba programada para el próximo martes quedó cancelada. De nada sirvió la invitación que Peña Nieto le hizo a Trump el pasado 31 de agosto. El mandatario estadounidense insiste que los mexicanos deben pagar el muro. Estudia gravar en un 20% las importaciones de México y con ese dinero financiar la construcción de la estructura.

Lea también: Muro de Trump obligará a los inmigrantes a tomar rutas más peligrosas

El tema del muro despertó la indignación de los mexicanos, quienes en las últimas horas adelantan una intensa campaña por redes sociales para rechazar el consumo productos estadounidenses e impulsar el consumo de los productos manitos. La iniciativa tiene su propia firma: #AdiósStarbucks.

La tendencia Adiós Starbucks sumó un histórico de 610 mil 701 impresiones en Facebook y un alcance en 519 mil cuentas dentro de Twitter.

Además: En la mente de los corruptos; así piensan los que se roban el país

El emblemático café gringo no es el único producto contra el que arremeten en redes. Hay más: Walmart, McDonalds, Ford, KFC, Costco y Home Depot, entre otros.

Esta protesta digital se suma a una campaña del grupo empresarial mexicano Modelo, fabricantes de la cerveza Corona,  una de las cinco más vendidas del mundo.

Para criticar al mandatario estadounidense, los creativos utilizaron el propio eslogan de campaña del republicano. “Make America Great Again” – Que América vuelva a ser grande.

¡América ya es grande!

América somos todos“, le responde la empresa cervecera al mandatario. “América es la tierra de las oportunidades, una tierra de más de mil millones de habitantes, América salvaje, América multicultural, América unida. Basta de usar nuestro nombre para generar divisiones, eso no es lo que somos. Somos la tierra de la mezcla y nos enorgullecen nuestros colores… somos el ombligo del mundo y también sus pulmones… somos un continente que ruge”, afirma el comercial.

El clip fue lanzado el martes y ya se volvió viral en YouTube con más de 5 millones de visitas.

Reacciones en México

Los ataques contra México del presidente de EE.UU., Donald Trump, han despertado un nacionalismo que dormía, y ha reunificado a un país dividido que se abrió a la globalización del libre comercio, dijo a Sputnik Nóvosti el historiador Mario Vázquez Olivera.

Por primera vez, desde el retorno a la presidencia del longevo y ecléctico Partido Revolucionario Institucional (PRI), toda la clase política ha cobijado con la misma bandera, en forma unánime, a un presidente Enrique Peña Nieto que padece los peores índices de popularidad de un mandatario en dos décadas.

Desde finales del siglo XX, antes de la histórica derrota del PRI en el año 2000, tras siete décadas en el poder, “el nacionalismo estaba satanizado desde los tiempos del entonces presidente Carlos Salinas, uno de los artífices del Tratado de Libre Comercio de Norteamérica (TLCAN) que Trump quiere acabar”, dijo el historiador y secretario académico del Centro de Investigaciones sobre América Latina y el Caribe de la UNAM (CIALC).

Peña Nieto, cuya popularidad rondaba el 20 por ciento antes de su controversia con Trump, ha recibido un inesperado respaldo de todos los partidos políticos, movimientos sociales y de toda la prensa.

Lo más curioso es que en las redes sociales, los usuarios jóvenes más cosmopolitas y cínicos, han colocado en sus perfiles banderas con los colores verde, blanco y rojo, mientras líderes opositores de todo color llaman a la población a colocar banderas nacionales en las fachadas de su casas.

No siempre fue así, “en los años 1990 se combatió hasta la burla a los referentes de la identidad mexicana, como el cura Miguel Hidalgo y los héroes de la Independencia del siglo XIX, desde dos revistas emblemáticas de la vida intelectual de México”, Vuelta, que dirigía el poeta Premio Noble, Octavio Paz (1914-1998), y Nexos del historiador Héctor Aguilar Camín, reseña el académico, doctorado por la emblemática UNAM, la mayor casa de estudios mexicana.

“En aquellos años de finales del siglo XX, en la decadencia del presidencialismo autoritario del PRI, el paradigma de la globalización de libre comercio se veía como la puerta a un desarrollo positivo contra el nacionalismo considerado aldeano”, explica el autor del libro “El Imperio Mexicano y el Reino de Guatemala”.

Solo existe un mexicano que podría ser blanco de la ira nacional: el canciller Luis Videgaray, quien tejió en Nueva York la desastrosa visita de Trump a México, en el peor momento de su campaña electoral y le inyectó nuevos bríos.

“Vamos a ver qué tan cierto fue el compromiso que hizo con nosotros Videgaray, de construir una estrategia común, una política exterior del Estado mexicano, vamos a ver”, soltó dubitativo el senador Miguel Barbosa, líder de la bancada centroizquierdista.

Mientras tanto, la prensa mexicana explica a los usuarios cómo colocar una bandera en Twitter o Facebook, con “las mejores fotografías tricolor”, para la nueva generación de internautas nacionalistas.

El jefe de gobierno de la Ciudad de México, el centroizquierdista Miguel Mancera, que también tiene aspiraciones presidenciales, sorprendió al expresar: “No creo que pueda haber alguien que no vaya a respaldar al Peña Nieto, para bien de México”.

Ninguna frase del vapuleado presidente ha sido más aplaudida que la colocada en su cuenta de Twitter, la mañana del jueves: “Esta mañana hemos informado a la Casa Blanca que no asistiré a la reunión de trabajo programada para el próximo martes con el presidente de EEUU”.

¿Pagar el muro de hasta 15.000 millones de dólares con impuesto a México de hasta 20 por ciento como amenaza Trump?

Incluso el apolítico presidente de la Suprema Corte de Justicia, Luis Miguel Aguilar, apeló a los sentimientos nacionalistas para responder: “Cada mexicano es un elemento de la defensa del país (…), no podemos tolerar que nadie nos venga a decir lo que debemos hacer”, exclamó.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO