ETB, prebendas escandalosas

ETB, prebendas escandalosas

28 de Febrero del 2017

Prebendas ETB

Admito que se siente envidia de la sana, aunque saber que pagamos todos los bogotanos tanto privilegio resulta útil la discusión. O la reflexión si se quiere, a riesgo de ser flagelado.

La ciudad debe descifrar el porqué ninguno de los 2.721 trabajadores de la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá (ETB) comparte que se venda la compañía: reciben las más millonarias e insólitas  prebendas laborales que no obtiene ningún otro funcionario público en el país.

Para comenzar, gozan de siete primas anuales. Las de diciembre y junio, por ejemplo, son equivalentes a dos meses de sueldo cada una (60 días), mientras que el promedio del resto de los colombianos es de 30 días.

Por prima de vacaciones reciben otros 45 días de salario, )los demás asalariados del país sólo 15 días).

En Semana Santa, como para no creer, reciben la denominada ‘Prima del Pescado’, por la que reciben otros 15 días. A lo que se suman otra prima técnica de 32 días y una más  de ‘desempeño’ que puede ascender hasta un salario. 

Y para completar, cada vez que un empleado cumple 5 años en la compañía recibe una prima adicional, la cual oscila entre 2,5 y 5 salarios dependiendo de su antigüedad.

No hay que olvidar que todas estas primas constituyen ‘factor salarial’, por lo cual se incrementan las prestaciones sociales. De hecho, la carga pensional de la ETB es una de las más onerosas del país: 2,2 billones de pesos.

Lo más curioso de todo es que buena parte de todos estos beneficios datan de una convención colectiva que se firmó en 1944, cuando la ETB era una de las compañías más boyantes del país y la líder entonces de las telecomunicaciones en Colombia pues ostentaba el mayor monopolio de la telefonía fija en Bogotá.

Pues bien, todas estas prebendas le costarán a la compañía, este año, la bobadita de 62.000 millones de pesos que salen del bolsillo de todos los bogotanos.

Otro beneficio adicional con que cuentan los trabajadores de la ETB es que la compañía les otorga becas tanto a ellos como a sus hijos para estudiar el bachillerato como la universidad, lo que le cuesta a la compañía otros 12.000 millones de pesos al año.

Cuentan con dos colegios donde solo estudian los hijos de los empleados, y cuyos costos de operación, nómina, transporte escolar y alimentación los asume la compañía. A lo que se suma un centro de vacaciones que tienen en Ricaurte Cundinamarca, cuyos gastos de administración y mantenimiento son asumidos, obviamente, por la ETB.

Además de la EPS a la que por ley tienen que estar afiliados, la ETB tiene que asumir los costos médicos de sus empleados y de toda su familia, lo que la obliga a desembolsar  14.000 millones de pesos anuales.

 Y los señores del sindicato, reciben pagos por 351 millones de pesos anuales para cubrir gastos de pasajes (los señores se la pasan viajando), vehículos, planes de celular, cursos, seguros y capacitaciones.

Mientras que el costo laboral en empresas del mismo sector como Claro y Movistar es de apenas del 8  y el 11 por ciento, en el caso de la ETB asciende a un escandaloso 20%.

En 2014 y 2015, la utilidad neta de la ETB fue negativa. En 2015 dio pérdidas por 37.000 millones de pesos.