Indicadores Económicos

La tormenta solar que podría destruir las comunicaciones en la Tierra

Se acerca una gran tormenta solar y con ella la posible destrucción de los sistemas de comunicación de la Tierra. Una catástrofe comunicacional que aniquilaría los GPS, los satélites del clima, las conexiones a internet, la televisión por cable, la mensajería instantánea y todos los dispositivos tecnológicos que nos conectan con el mundo.

A simple vista parecería un periodo de crisis para los amantes del ciberespacio y los gadgets electrónicos. Sin embargo, este colapso de la comunicación traería severos problemas sociales.

Importantes actividades económicas se verían en peligro, no habría control de los establecimientos públicos ni privados y la desconexión de los sistemas de vigilancia ocasionaría un total anarquismo en las ciudades.

Entre octubre y noviembre de 2003, las tormentas magnéticas afectaron 47 satélites y dejaron aproximadamente 640 millones de dólares en pérdidas.

Como manifestó Blai Sanahuja, profesor del departamento de astronomía y meteorología de la Universidad de Barcelona, “La importancia de los fenómenos no ha cambiado tanto por el sol que sigue su ciclo habitual sino por nuestra dependencia de estos cambios cada vez mas tienen un impacto más grande en nuestra tecnología”. Hemos creado una dependencia a la tecnología que de ser así sería el advenimiento de una tercera guerra mundial.

“Carrington” ha sido la mayor tormenta magnética solar registrada. Sucedió en 1859 cuando no existían satélites en el espacio por lo que el impacto no detonó graves problemas mundiales.

Cada 11 años el sol cumple su ciclo regular. Durante esos años, acumula una gran intensidad que es expulsada por una onda, algo así como un tsunami de radiación que destruye potencialmente gran parte de la comunicación. Para entender el impacto de estos fenómenos hay que saber que la actividad magnética ocurre por dos factores.

El sol despide partículas que generan nubes de desechos y viajan hasta el sistema solar. Antes de llegar a la Tierra son frenadas por el campo magnético y es ahí cuando sucede la actividad magnética. Esto, sumado a los vientos veloces del sol, sirve como indicador para medir el impacto de la próxima tormenta solar.

Últimamente estas actividades han aumentado, lo que indica que el próximo ciclo tendrá un gran impacto en la Tierra. El campo magnético que es nuestro escudo protector en el espacio, no estaría dispuesto a resistir el choque a los más de 50 satélites que flotan en el espacio.

Entre octubre y noviembre de 2003, las tormentas magnéticas afectaron 47 satélites y dejaron aproximadamente 640 millones de dólares en pérdidas. El pasado 9 de marzo la tormenta magnética alcanzó una escala de cinco que incrementó el margen de error de los GPS, se vieron auroras boreales en Seattle y Sheridan y muchos aviones fueron desviados de sus destinos.

Las partículas que genera el sol, antes de llegar a la Tierra son frenadas por el campo magnético y es ahí cuando sucede la actividad magnética.

Estas situaciones avisan la próxima tormenta solar que se espera ocurra este año y se calcula traiga pérdida de aproximadamente 30.000 millones de dólares. La NASA y el físico teórico Michu Kaku ya anunciaron la catástrofe y advirtieron que más vale reforzar los satélites y tener listos los repuestos para poder asumir el problema.

Kaku reconoció el error de la comunidad científica al no medir la cantidad de cuerpos enviados al espacio pero aprovechó para dar un mensaje de alerta al mundo entero. Si este problema no es asumido con seriedad podríamos estar asistiendo al fin de la humanidad.

pasaje comercial
Estamos atentos a sus comentarios
cerrar

Dirección: Carrera 7 No. 156 – 78 Piso 8 Oficina 802, Bogotá D.C. Teléfono: 6735278