Indicadores Económicos

“Estamos pensando en salir del clóset”: Susana y Elvira

Susana y Elvira, Manuela González, Mabel Moreno, Kienyke

Para las fieles seguidoras de Susana y Elvira, el blog que se convirtió en serie en Internet, estas dos mujeres son un referente y guía en temas de relaciones amorosas, sexo, trabajo y moda.

Sus creadoras, las “Susana y Elvira reales”, permanecen en el anonimato desde el 2008 cuando fueron conocidas por su blog, que ha sido exitoso, según ellas, porque escriben “fuera del molde porrista y del SoHo wannabe”. De ellas se sabe muy poco: están en sus treinta y una de ellas es periodista.

El año pasado se lanzaron al estrellato con una serie producida por la productora Mimosa, en la que escriben libretos. Amor, trabajo, moda, son los temas principales que representan las actrices Manuela González (Susana) y Mabel Moreno (Elvira). Con la segunda temporada ya han logrado hasta 50.000 visitas por episodio en YouTube.

Susana y Elvira, Kienyke

“Gracias a Hollywood, Studio Canal y compañía, mi vida es una entera falacia. Sigo esperando a un hombre inteligente, bondadoso, fiel, talentoso, extremadamente churro y millonario (sí, todo a la vez)”.

En la serie se han visto tipos de hombre y el amor por Rodolfo, el popular consolador que no las desampara, ni abandona, y con el que varias de sus seguidoras se han sentido identificadas. En el universo de este par de mujeres se ha creado, además, toda una terminología como “chocoloba”; “Popó de toro!”; “Pancho Villa” (alias para un exnovio) y el famoso “neardental” (el tipo de hombre que se cree el macho alfa).

Kienyke las entrevistó. Hablaron sobre la última temporada, su blog, odios, amores y tipos de hombres.

¿Por qué comenzaron este blog en el 2008?

Susana: Estábamos pasando por una crisis laboral y se nos iba a suicidar la única neurona que nos quedaba. La terapia era escribir todo lo que hablamos cuando salimos de la oficina. Pensamos: “¡Oiga!, no hay un lugar donde mujeres comunes y corrientes le hablen a personas comunes y corrientes”.

Elvira: De ahí salió la idea de hablar sin tapujos. Es que ¡ola! Nostras somos así, sin censura, a veces hasta dramáticas.

En su intento por permanecer anónimas, ¿nunca se han sentido pilladas?

Elvira: No, pero sí nos ha pasado que estamos por ahí parchando en cualquier lado y empiezan a hablar de nosotras y a contar algo de la serie o el blog y nos dan ganas de decir: ¡es que soy yo!, pero nos aguantamos porque es chévere el cuento del anonimato. Nos da la ventaja de hablar de muchas cosas que nos han pasado con distintas personas sin ponerlas en el foco de atención.

Susana: Además, lo decidimos por la libertad. No queríamos que de repente el jefe dijera: “¡Ah! esta es la que hizo tal cosa el fin de semana”.

Susana y Elvira, Manuela González, Kienyke

Mi nuevo vibrador es mediano (mucho más pequeño que las miniaturas de verdad con las que me he topado), de pasta, rosado V (un color bien especial del que les hablará Elvira un día) y tiene pilas. También le puse un lindo nombre: Rodolfo.

Después de tantas y tantas teorías, ¿qué piensan ustedes del amor?

Susana: Estamos más confundidas que cualquiera. Es un tema muy complicado. No encuentro la razón porque la mamá de uno le dice todo el tiempo: ‘yo no voy a estar tranquila hasta que consiga un buen hombre’.

Yo he tenidos unos patanes, una cosa asquerosa, que uno dice: ¡Pero este man de dónde lo sacaron! Sin embargo, no me estaba viendo a mí misma: la que está mal soy yo. Si todos los patanes lo escogen a uno es porque hay algo mal ahí. Cuando describía mi patrón era: me chiflan los narcisos con complejos de grandeza. Cuando dije ese camino ya no me gusta, encontré gente muy chévere. Y ¿usted qué opina del amor Elvira?

Elvira: A mí me conflictúa un montón. Es una tarea titánica definirlo porque el amor abarca prácticamente todo.

¿Y andan solteras o cuadradas?

Elvira: Una soltera y otra muy cuadrada. Por lo menos para alguna el amor está triunfando (risas).

Entrevista a Manuela González y Mabel Moreno

Imagen de previsualización de YouTube

¿Cómo se sienten cuando Manuela (Susana) y Mabel (Elvira) las representan?

Elvira: Manuela y Mabel le han metido sus propios ‘insight’ y nosotras hemos tenido que pasar por un proceso interno de aceptar que son personajes los que están en la serie. Digamos que hay un 20 por ciento de realidad y un 80 por ciento de ficción. A veces veo a Manuela interpretando a Susana y siento que son muy parecidas y es hasta rayador, pero no sé si yo me parezca tanto a Elvira. De lo que sí estamos seguras es que la elección de estas dos actrices fue la más acertada y los resultados se ven en la serie.

Susana: Yo creo que hemos pasado por un proceso de transformación, hasta de duelo, en el que dijimos esos son personajes, ellas dos no son nosotras. Nosotras ayudamos con los libretos y creamos muchas de las situaciones que les pasan, pero entonces hay cosas que, por ejemplo, ‘Susana’ o ‘Elvira’ no harían en la vida real. Pero lo chévere de los personajes es que las hemos visto tocar fondo de diferentes formas. Son detalles que se quitan o se modifican, aunque todas las historias hacen parten de lo que hemos dicho en el blog, pero por ejemplo Elvira, gracias a Dios, no ha tenido que salir a promover productos en patines.

Ustedes tienen una interesante clasificación de los hombres, cuéntenos un poco…

Susana: En general están el neandertal (que tiene muchos matices), el narciso, el de rehabilitación… Nos gusta mucho la figura del neandertal porque está el que tiene sentimientos o el conflictuado. Hay uno perro, el otro fiel, pero lo importante es aclarar que hablamos de ellos, pero no todos son unos malditos. Muchos no tienen puestas la máscara de macho todo el tiempo. Te dicen: “ven no me digas así que me duele”, “no seas injusta conmigo”. Es bonito porque en serio en Colombia es difícil ser hombre. Los enseñan a no llorar, tienen una carga social muy fuerte.

Imagen de previsualización de YouTube

Sin meternos mucho en su identidad… ¿Cómo es un día de Susana y Elvira?

Susana: Normales. Vamos a trabajar, volvemos a la casa, aguantamos trancones… Ahora nos están cogiendo los años (risas). Antes salíamos de martes a domingo, teníamos un hígado mejor, los miércoles íbamos usualmente con dos amigos (a los que nombramos bastante en el blog) a un pub a las 6 de la tarde y nos tomábamos una botella de vodka o de ginebra y al otro día íbamos así a trabajar: con la pila en un 30 por ciento. Ahora que “crecimos”, nos levantamos un sábado a las 8 a.m. a lavar ropa como cualquier gato.

En la serie la cuota de moda es bien importante, e incluso en la página de ‘Susana y Elvira’ se vende ropa y accesorios… ¿Qué tan fashionistas son ustedes?

Elvira: Has llegado a la pregunta…. en la serie hay un gran esfuerzo porque ellas se vean súper bien y se debe en parte a Carolina Ángel, directora de la productora Mimosa. En la vida real tengo mis facetas de moda, desde el día que digo que me voy a engallar hasta el fin del mundo (que es una vez cada 3 meses), hasta el que ando en la calle como un gamincito.

Susana: Yo era adicta a los zapatos, pero mal, sin embargo mi vida ha cambiado un poco, antes era imposible verme entre semana sin tacones, y los manejaba como una gran maestra, pero ahora salgo en zapato bajito. Siempre he creído que la moda tiene un límite, hay cosas súper de moda que a bate no me podría poner. Lo que sí sé es que no salgo en sudadera a la calle.

Susana y Elvira, Manuela González, Mabel Moreno, Kienyke

“¿Será que Disney y todo Hollywood son los accionistas mayoritarios de Kleenex y Prozac?”

¿Cuál es su cuota en la serie?

Susana: Nosotras escribimos los libretos. Hacemos las líneas. Nos vemos de vez en cuando con ellas, por ejemplo, cuando hacemos la lectura de libretos, pero también tienen una gran independencia.

¿Por qué en la serie se ven tantos novios extranjeros?

Elvira: Las dos hemos tenido novios extranjeros. Por lo menos a mí me va mejor que con los locales, pero no quisiera que pareciera que los colombianos son malos. En mi caso es porque el tipo de relación es diferente: el hecho de que tenga diferencias culturales y cada vez vea el mundo desde otra perspectiva enriquece mucho la relación.

Susana: Es de pronto una relación más de iguales. No hay esa cosa sumisa. Si de pronto yo gano más que él –porque es una tendencia que más hombres se queden en la casa cuidando a los niños- no ponen problema. Cuando pasó eso con un colombiano hubo un gran conflicto. Me dijo: “Es que acaso te crees mejor que yo”. Sin embargo, las cosas están cambiando, son casos personales, cada vez se crían más niños autosuficientes.

¿Cuáles han sido sus capítulos favoritos?

Elvira: Me encanta el capítulo de ‘Yo sí me llamo Javier’. En la primera temporada el de “Adicta al sexo”.

Susana: Me gusta el de ‘Los franco fiascos‘ y ‘Orinando paredes’.

¿Cuáles han sido las entradas más vistas?

El de “Las chick flicks nos cagaron la vida” y “Claves para identificar un neardental”.

Hablando de las ‘Chick flics’ se nos cagaron la vida’, ¿cuáles son esas comedias románticas que las marcaron?

SYE: Amo Love actually, está en el podio, junto con Bridget Jones, pero la uno. Hay otras comedias románticas tan malas que ayudan a hacer el descarte.

¿Se esperaban todo el éxito que han tenido?

Elvira: No. Nos sorprende que en la primera semana de lanzamiento de la segunda temporada tengamos más de 40.000 views. Un episodio como el de ‘Los franco fiscos‘ alcanzó 50.000 reproducciones en YouTube. Incluso, con caída de página ese día tuvimos mucha gente esperando. Eso significa que no está yendo del putas. Hay mucho trabajo detrás. Nos conocen por el boca a boca, por Twitter y las cifras nos tienen muy felices.

¿Qué otros casos conocidos de blogs que se hayan convertido en serie conocen?

SyE: La loca de mierda, por ejemplo, montó sus videos y MTV la llamó para hacer serie.

¿Qué más viene para Susana y Elvira?

Elvira: Viene la tercera temporada y al final de la segunda una gran sorpresa, que no podemos piratear todavía. Todo ha sido muy raro con este proyecto, porque va en contravía de lo que toda la vida creí: que uno es dueño de su destino. Empezamos por un desparche y mire. Claro que le hemos metido mucho trabajo, a veces ganamos plata y a veces no, es de pasatiempo, no es un trabajo porque no es remunerado. Vamos a seguirle dando mientras nos estemos divirtiendo.

Susana: Estamos contemplando la opción de ‘salir del clóset’. Un día decimos que sí, pero al otro no queremos. Sin embargo, si puede salir un libro, o algo así, lo pensaríamos.

Imagen de previsualización de YouTube

Y en su vida personal, ¿qué esperan del amor, del trabajo?

Susana: Hacer todos los días algo que me guste, que me divierta, con lo que sienta que estoy haciendo algo más que ganar plata. Esto va sonar muy cliché, pero en serio quiero hacer algo por el mundo, la pobreza apesta, porque desde pequeño tienes marcado tu destino. Tampoco es que quiera hacer una fundación cual vieja desocupada que quiere sacarle plata al marido, pero sí es una idea clara en mi vida.

En general aspiro a ser feliz y tener la libertad que no da un trabajo de ocho horas a la semana. Espero sentarme a escribir donde quiera, pero tener con qué vivir porque tampoco soy heredera. En cuanto al amor quiero estar con alguien que no sea perfecto, pero que me dé lo que yo quiero y tenga las cosas que busco.

Elvira: No tengo metas tan definidas, como de aquí a dos años quiero esto, pero tal vez es importante para mí tener una vida en la que no tenga horarios y no un trabajo que me someta a estar de 8 a 6 de la tarde, porque eso no es vida, no quiero vivir para trabajar. Mi meta es descubrir muchas cosas sobre mí y perdonarme un montón de cosas para llegar a la felicidad. En cuanto al amor, espero dejar de rehabilitar gamín, estoy en este proceso, y buscar esa persona que sea el coequipero de vida.

susanayelvira.com

@susanayelvira

Facebook Susana y Elvira

@JuanaRestrepo87

Lea también

El blog más visitado en Colombia es de una española

Las fashion bloggers más influyentes 

  • Laura.

    Varios errores ortográficos.

pasaje comercial
Estamos atentos a sus comentarios
cerrar

Dirección: Carrera 7 No. 156 – 78 Piso 8 Oficina 802, Bogotá D.C. Teléfono: 6735278