A la cárcel por llamar 65.000 veces

A la cárcel por llamar 65.000 veces

17 de septiembre del 2011

Una holandesa de 42 años fue denunciada por acoso telefónico. Su víctima, un hombre de 62 años, recibió 65.000 llamadas, sin contar los mensajes de texto o de correo electrónico que ella le envió. Desesperado por la situación, el hombre acudió a la policía, que allanó el domicilio de la acosadora. En el juicio, la mujer dijo que su comportamiento no era excesivo y que la víctima era su pareja. El juez decidió dejarla en libertad bajo fianza con la condición de que no podía volver a llamar. Apenas salió del juzgado, tomó su celular y llamó de nuevo al hombre. Por este motivo fue detenida una vez más y ahora espera el veredicto en una celda.