Así defendió Petro su apoyo al procurador en 2008

Así defendió Petro su apoyo al procurador en 2008

10 de Diciembre del 2013

En diciembre de 2008 hubo sorpresa cuando se supo que siete de los 81 senadores que votaron a favor de la elección de Alejandro Ordóñez como Procurador General de la Nación eran del Polo Democrático. Más asombro causó saber que entre quienes más defendían la determinación de los legisladores de la izquierda estaba el entonces senador Gustavo Petro.

Las críticas le llovieron a Petro especialmente desde sus copartidarios que le cuestionaban si acaso había recibido favores burocráticos a cambio de su voto. Entonces Petro Urrego escribió una columna para el diario El Tiempo en la que defendía su apoyo al nuevo procurador conservador.

“Nuestro compromiso con los derechos humanos, el medio ambiente, las reivindicaciones de las mujeres, los derechos de minorías en su condición de población más vulnerable, incluidas minorías sexuales, fueron razón fundamental que animó a siete senadores del Polo Democrático a votar por Alejandro Ordóñez como nuevo Procurador”, comienza el argumento.

Petro escribe que habían conocido del deseo de Ordóñez de “interpretar nuestro interés en la defensa de la Constitución del 91” y por eso aceptaron su propuesta.

Reconoce, eso sí, que aunque había diferencias ideológicas hubieran podido votar en blanco, aunque de todas formas Ordóñez hubiera resultado electo “con el apoyo exclusivo del oficialismo”.

Incluso sigue la defensa a su procurador electo. “No encontramos, ni nadie nos lo hizo saber, alguna actuación de la que concluyéramos, había hecho uso de su investidura para darle rienda suelta a su fanatismo religioso”.

Según explica, no comprende que Alejandro Ordóñez -al que tanto sindican de ultraderecha- sea un defensor de víctimas de crímenes armados o asista a mujeres a quienes se les han vulnerado sus derechos laborales.

No obstante, como si augurara un posible cambio de parecer de su elegido, asume que si con Ordóñez no se cumplen “compromisos temáticos” como defensa a derechos humanos, “seré el primero en manifestarlo y asumiré mi responsabilidad”.

Y eso sucedió casi tres años después. En septiembre de 2011, cuando avanzaba la campaña por la que él resultaría electo alcalde de Bogotá, le entró el arrepentimiento. Los pronunciamientos del Procurador respecto a temas de género y población LGBTI hicieron que en un acto público pidiera perdón por haber votado por Ordóñez. Probablemente hoy, más que nunca, Petro se sienta mortificado por el apoyo que dio a quien ahora es su verdugo.

Lea también: Twitter estalló con la decisión contra Petro