Botero, el perfeccionista

Botero, el perfeccionista

27 de Marzo del 2012

Después de haber recorrido la exposición junto a su esposa, Sophia Vari, en el Palacio de Bellas Artes en Ciudad de México, y revisar hasta el más mínimo detalle su retrospectiva, invitó a la directora del museo, Iztel Vargas, y a su equipo a un almuerzo en El Restaurante Café del Museo. Botero aprovechó el espacio para interactuar con la gente, dar autógrafos y firmar libros. Como es habitual, el maestro quiso colaborar con una causa filantrópica. Asistió a la pre inauguración, con una cena privada, en la que se recaudaron fondos para El Museo Palacio de Bellas Artes y donde se subastó, a manos de expertos de Casa Sotheby’s, una escultura donada por él.