Carta de Luis Alfonso Galán

Carta de Luis Alfonso Galán

15 de febrero del 2012

Bogotá D.C., 8 de febrero de 2012

Señora

MARÍA ELVIRA BONILLA


Directora Revista digital Kienyke.

Ciudad

Amparándome en el derecho fundamental del asunto, solicitó respetuosamente se rectifique la publicación de su dirección electrónica http://www.kienyke.com/2012/02/07/el-hijo-oculto-de-luis-carlos-galan/ de fecha 7 de febrero de 2012, titulada “El hijo oculto de Luis Carlos Galán”, en el siguiente sentido:

1.     Nunca he concedido entrevista alguna a la revista Kienyke que Usted dirige. La información publicada fue tomada de una edición de la revista Cromos del año 1999.

2.     Mis hermanos medios Carlos Fernando, Claudio y Juan Manuel, sólo conocieron de mi existencia en el año de 1996, cuando se inició el proceso del reconocimiento de la paternidad, al cual ellos y Gloria Pachón nunca se opusieron, como obra en la sentencia.

3.     La comunicación con mis medios hermanos y con Gloria ha sido siempre cordial y fraternal. Y ahora más que nunca, pues nos une el hecho de ser parte civil en la investigación del asesinato de nuestro padre. Circunstancia que obra en cada una de los procesos vigentes y sentencias de la justicia colombiana, dando muestra clara de nuestro compromiso en hallar la verdad en tan doloroso episodio de nuestras vidas.

4.     La no presencia de mi parte en algunos eventos públicos con ocasión de los aniversarios de la muerte de mi padre, es por voluntad propia, y por distanciamiento que ellos y ella impongan. Al igual que la ausencia en eventos o hechos privados que hacen parte de la intimidad familiar.

5. No obstante valga mencionar, que mi hija fue en las elecciones pasadas a la Alcaldía de Bogotá fue la Secretaria Privada de Carlos Galán. Hecho que  puede ser verificado en las páginas sociales (que por cierto parece ser la fuente de sus diligentes periodistas) como también que hace unos días asistí con mis hijas a un homenaje de mi padre en la pasada administración de la Gobernación de  Cundinamarca, información que puede ser consultada en la dependencia de presa de esa entidad, dado que existe registro fotográfico. Es evidente que la revista no tuvo objeto distinto que dar una información tendenciosa, contradiciendo el objeto social de todo medio de información que es el de prestar una información veraz y objetiva, nacida de la confrontación para que estas no impongan sus criterios personales o que los mismos medios se presten para dejar en sus artículos la evidencia de un “periodismo mandado”.

Esta clase de periodismo es en cierto modo generador de violencia y destruye cualquier teoría de la ética periodística, tan ausente en muchos medios de comunicación de nuestra Nación.

Finalmente, me permito trascribir lo que decía en alguna oportunidad Luis Carlos Galán respecto a los medios de comunicación. “Que los medios de comunicación sólo sean leales al pueblo y que por lo mismo le comuniquen de manera imparcial y objetiva todas las alternativas, todos los pensamientos, que la Nación entienda (…) como una reflexión colectiva de lo que somos, de lo que hemos sido, lo que debemos ser como Nación…”.

Atentamente,

LUIS ALFONSO GALÁN CORREDOR

Cédula. No. 79.490.750 de Btá.