Cuando Pretelt y Montealegre se llevaban bien

Cuando Pretelt y Montealegre se llevaban bien

20 de marzo del 2015

El magistrado Jorge Pretelt decidió romper hoy su silencio, que quería conservar hasta el próximo martes, porque sencillamente no aguantó la afrenta del fiscal General, Eduardo Montealegre, quien decidió extender las investigaciones a su esposa, Martha Ligia Patrón, esta vez por delitos relacionados con despojo de tierras y lavado de activos.

Pretelt insistió en su inocencia ante las acusaciones que lo tienen contra la pared en la Corte Constitucional, sobre un supuesto soborno que habría pedido para favorecer una tutela. También defendió el nombre de su esposa. Convencido de su honorabilidad, dijo que no renunciaría, a menos de que renuncie toda la Corte, pues reuniones con abogados son un pan de cada día dentro del Tribunal, según confesó.

Pero su desahogo tuvo una dosis fuerte de arremetida contra Montealegre. Lo acusa de encabezar una persecución en su contra por no comulgar con sus ideas sobre la paz.

Montealegre, dijo Pretelt hoy en W Radio, lo había invitado algunas veces a su apartamento para charlar sobre el futuro del Proceso de Paz. Esperaba que el magistrado no fuera tan crítico a la idea de que los guerrilleros desmovilizados no tengan que pagar cárcel si son culpables de delitos penales. Pretelt nunca accedió a esta iniciativa.

La relación del magistrado con Montealegre había sido cordial hasta entonces. Imágenes de Kienyke.com recuerdan, por ejemplo, cuando en diciembre de 2012 Jorge Ignacio Pretelt ofreció un almuerzo en su apartamento en Bogotá para rendir un homenaje al entonces ministro de Interior Fernando Carrillo Flórez. Dos fotografías los muestran en actitud muy cordial, y amigable.

Eduardo Montealegre Y Jorge Pretel

En esta foto -de izquierda a derecha- aparecen Juan Mesa, quien era Secretario General en Palacio de Nariño; Jorge Pretelt; el actual contralor Edgardo Maya; el fiscal Eduardo Montealegre, y Carlos Correa.

En la imagen que encabeza esta confidencia aparecen el entonces ministro Carrillo, con Pretelt y Montealegre; algo así como los protagonistas de la reunión.

Hoy la relación está completamente alterada al punto de que Pretelt anticipó que denunciará a Montealegre por persecución.