El día que Gabo salvó a la Estrategia del Caracol

El día que Gabo salvó a la Estrategia del Caracol

1 de Octubre del 2014

Durante una de las conferencias del premio de periodismo Gabriel García Márquez en Medellín, el cineasta colombiano Sergio Cabrera desempolvó uno de sus confidencias más especiales sobre el éxito de la producción que, sin duda, es la más emblemática de su filmografía: ‘La Estrategia del Caracol’.

Contaba Cabrera en la charla “Gabo y el cine”, que un poco antes de  echar a rodar ‘La Estrategia del Caracol’, tuvo la oportunidad de encontrarse en una cena con Gabriel García Márquez quien le preguntó sobre sus proyectos en el horno. Desde luego, el director de cine colombiano le habló de un largometraje en el que contaría la historia de un grupo de personas que serían capaces de trastearse su casa entera (con muros, puertas y hasta pisos), ante un eventual desalojo.

Gabo, quien ya era Premio Nobel de Literatura, pidió leer el guión y quedó fascinado. Entonces le dio un enhorabuena y quedó expectante ante el resultado que tuviera.

La película se grabó en 1989 y Salvo Basile, quien también estuvo en la conferencia de Medellín, fue su productor.

No obstante los costos sobrepasaron lo presupuestado y la película sólo se puedo grabar, sin que se lograra posproducir. Cabrera recordó que su proyecto quedó encerrado en bodegas y que se enfocó en otros proyectos, casi que quedando en el olvido una de sus obras maestras.

En 1991, durante una cena convocada por Álvaro Mutis, Cabrera se volvió a encontrar con García Márquez. Para ese momento trabajaban Mutis y Cabrera en el desarrollo del guión para la película ‘Ilona llega con la lluvia’, y aunque el cineasta le hablaba a ‘Gabo’ de este nuevo empeño, el escritor de ‘Cien años de Soledad’ insistía en preguntarle sobre aquella idea de los residentes de una casa que se la trasteaban a la espalda.

Cabrera le contó que la había dejado en el baúl, pues se había acabado el dinero y el entusiasmo Gabo le pidió que le mostrara las grabaciones en una cita que se dieran pronto en Bogotá.

El día del encuentro García Márquez llegó sobre las 6 de la tarde con Mercedes Barcha, su mujer. Le dijo que no tendría mucho tiempo porque a las 9 de la noche tenían otro compromiso.

Gabo comenzó a ver las filmaciones y quedó encantado. Pidió cancelar la cita de más tarde y permaneció todo el tiempo necesario viendo la obra, que lo dejó extasiado.

Cabrera le agradeció los halagos pero dijo que, tres años después de grabada, aún seguiría en el olvido, a lo que García Márquez se opuso rotundamente. Le ofreció ayuda de su propia productora, le colaboró con gestiones ante el gobierno francés y obtuvo los recursos que salvaron a ‘La Estrategia del Caracol’.

El buen olfato de Gabo no falló. La película tuvo un excelente desempeño en cines colombianos y los festivales europeos. Quizá sin apoyo del premio Nobel la obra maestra de Cabrera seguiría en las bodegas y el olvido.