El guiño de Cruz para la Contraloría

El guiño de Cruz para la Contraloría

5 de enero del 2012

Aunque es contador público y tiene estudios de posgrado en gestión pública, el perfil de Néstor Rico Rico, el candidato a la contraloría de Cundinamarca, es el de un político. Uno vinculado por todos los costados con la clase política de Cundinamarca y en especial con el gobernador Álvaro Cruz. Fue concejal y alcalde de El Rosal cuando Cruz fue gobernador, en 2001. El cargo también lo ostentó su papá, Néstor Rico, un viejo político que además fue diputado a la asamblea del departamento y apoyó abiertamente la candidatura de Cruz.

Rico Rico está casado con Lina Vargas, la recién elegida alcaldesa de Gachetá, hija del ex congresista Néstor Vargas, quien también estuvo cerca de la coalición que apoyó la candidatura de Cruz. También es hermano de Patricia Rico, jefe de control interno de la Universidad de Cundinamarca. A ambas, esposa y hermana, las tendrá que fiscalizar.

Esta historia ya se repitió con Alejandro Isaza, quien fue elegido contralor departamental en el 2001 también con el guiño de Cruz y terminó destituido dos meses después. Hay antecedentes sobre las consecuencias disciplinarias para quienes eligen como cabezas de entes de control a personas con inhabilidades o impedimentos previamente conocidos, como ocurrió con los concejales de Cali que eligieron a Erick Piedrahíta. Ellos terminaron sancionados por el Procurador General. Los magistrados del Tribunal Administrativo de Cundinamarca ya están en aprietos por una queja formulada por haber ternado a Rico.

Dicen en broma que aunque el gobernador Cruz se ha declarado neutral, últimamente todo cuanto le ofrecen le parece ‘rico’.