El otro enredo de Andrés Felipe Arias

El otro enredo de Andrés Felipe Arias

9 de diciembre del 2011

Durante más de un año una  fiscal apoyada por un equipo de contadores trasladó su despacho al Banco Agrario. Las pesquisas tenían una ruta: descubrir la naturaleza de créditos por 220.000 millones que el Banco Agrario le otorgó a 32 empresas cultivadoras de flores, dentro de la línea de estímulo a las exportaciones, aparentemente sin las garantías necesarias para asegurar que el Estado no perdiera los recursos. Pero algo más. Los investigadores buscaban también encontrar la relación entre los favorecidos y las cuentas de la campaña presidencial de Andrés Felipe Arias, para lo cual cruzaron cuentas.

La justificación que dio el gobierno para otorgar los créditos, muchos de los cuales no cumplían los requisitos legales ni aportaron garantías reales y con extensos plazos para el pago, fue la de apoyar a los floricultores exportadores, golpeados por la revaluación. Buena parte de ese dinero se esfumó, algunas empresas se declararon en quiebra al punto de incumplirles los pagos a los trabajadores y otras simplemente no devolvieron los recursos prestados.

La investigación involucra a 22 funcionarios, entre los que se encuentran nada menos que el director de BancoAgrario durante el Ministerio de Andrés Felipe Arias, David Guerrero y al ex director de Finagro Luis Fernando Criales. Los interrogatorios comienzan el 12 de diciembre y de lograrse establecer alguna relación entre los favorecidos y la campaña presidencial de Arias, recaerá sobre él un nuevo delito, distinto al de Agro Ingreso Seguro, por el que está detenido y cuyo juicio empieza el próximo 15 de diciembre.