El penoso malentendido que amargó el desayuno del personero de Cali

El penoso malentendido que amargó el desayuno del personero de Cali

18 de febrero del 2015

El personero de Cali, Andrés Santamaría, pasó un mal momento el pasado fin de semana por cuenta de un domicilio.

El domingo temprano, el funcionario pidió un desayuno a través de la aplicación móvil Domicilios.com. Una orden de calentado con huevo y jugo, más que saciar su apetito, le significaría un dolor de cabeza.

Esperó su pedido en su apartamento de Bogotá, con tan mala suerte que el sistema de dicha aplicación envió un mensaje de confirmación de la compra no solo a su correo electrónico personal, sino a varias personas más, entre ellas una mujer que recientemente había perdido su smartphone.

Según explicó Santamaría a Kienyke.com, unas horas después de recibir su domicilio se encontró con que frente a su casa había un grupo de policías y una mujer que lo acusó de haberle robado el celular y de estar haciendo pedidos a domicilio a través de este.

“Fui abordado de manera abrupta por dos agentes de policía, quienes en compañía de otras personas, me exigían devolver un celular de una joven llamada María Cárdenas”, explicó el también presidente de la Federación Nacional de Personeros de Colombia.

Todo resultó siendo una infortunada confusión. La mujer había perdido su celular hace algunos días en un bar de Bogotá, y al momento en que le llegó un correo de confirmación de un pedido a domicilio, creyó que dicha solicitud la estaban haciendo desde su dispositivo extraviado.

En ese mensaje se encuentran los datos de residencia, teléfono y nombres del personero Santamaría; de esta forma logró abordarlo.

Andrés Santamaría pidió molesto una aclaración a Domicilios.com, quienes 30 minutos después le respondieron:

“Lamentamos lo ocurrido con su solicitud, verificamos en el sistema y por motivos de actualización de la página ocurrió este error, ya escalamos la situación que es bastante delicada con el área encargada, entendemos su inconformidad y la preocupación de la misma por sus datos personales”, se excusaron en servicio al cliente.

La situación fue penosa e incómoda para el funcionario, pues denunció que fue maltratado por los agentes de policía que le reclamaban el celular. “Practicamente hubo un escándalo frente a mi casa”, sostuvo.

Ante esto, dirigió un derecho de petición -conocido por este medio digital- en el que denuncia al intendente Robinson Quiñonez y Danilo Manjarrés, “por el antijurídico procedimiento con el que además de violar la ley, me expusieron al escarnio público, atentando contra mi reputación”.

La otra queja ya fue instaurada ante la Fiscalía, pues considera alarmante que los datos personales de los usuarios de una aplicación como Domicilios.com sean vulnerables y puedan llegar a manos, incluso, de personas con malas intenciones.